El rincón de María.

Página 1 de 15. 1, 2, 3 ... 8 ... 15  Siguiente

Ir abajo

El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Mar Sep 13, 2011 4:39 am



Salgo a la calle a buscarme la vida, como se la busca diariamente una de mis clientas que subo a mi taxi. La misma que me paga con un billete de veinte euros escondido en la puntera de su zapato para que su chulo no se quede con el y así pagarme el trayecto. Y hablamos desde profesiones distintas, no sin guardarnos las distancias por convenio o vergüenza; pensará ella, que a mí el único sentimiento que me embarga al verla, es entender el motivo más horroroso que la ha llevado a ejercer la prostitución. Deja una estela de perfume barato y olor rancio; cuando la dejo ventilo de nuevo la herramienta de trabajo. Mi taxi aguarda a que suba un nuevo cliente.

Noto a la lejos una mano que pide que me acerque. No da muestra de nada raro. El alcohol sin excesos pasa desapercibo. Me saluda y me digo: “la que me espera”. Le advierto que si se encuentra muy mal que abra la ventanilla. Otro que impregna de hedor y desvarío el corto trayecto. No acierta abrir la puerta; me bajo y le ayudo, y para sorpresa mía me propone una guarrería conjunta. Tenía unos cuantos tacos para decirle, opte por cerrarle la puerta en las narices y quedarme con su cara. Necesitaba un descanso, así que entro en la parada y cojo aire.

Media hora más tarde una pareja mayor me preguntan el precio para llegar hasta El Teide. Le enseño la tarifa y aceptan encantados. Se nota a priori que el hombre tiene dificultades de concentración .Por el camino me informa que su marido padece Alzheimer. Venían de Inglaterra, y no era la primera vez que visitaban la isla. Las mismas preguntas sonaban en su boca, y ella a su vez respondía sin ninguna muestra de cansancio o derrota. Lo que veían al pasar, lo dejaba como la primera vez para disfrutar al unísono. Me preguntó mi nombre. Esta vez no les mentí como hago con todos. Estaba disfrutando de mi trabajo viéndolos tan enamorados. Los traje de vuelta hacia su apartamento, y mira por donde me dieron otra reserva para el lunes próximo.

Historias diferentes que se viven en un coche, con sus miedos, sus rabias, sus propias adicciones.
¿Quién puede aportar más información a cerca del intrusismo en el taxi…? el que ha estado trabajando o sigue en el sector. Sale a la luz una campaña destructiva para desacreditar las formas en el trabajo, el control del asalariado, el número de licencias justas o de sobra, cualquier información que llegue sin estar contrastada previamente. No hay día que no salga en el periódico de la isla, ese grupo de antiguos empleados, hoy afiliados a diferentes sindicatos, que reclaman reformas (lo resumo así para no entrar en el despropósito de lo laboral) porque supuestamente los actuales dueños de paradas asfixian al empleado. Esos mismos patrones que se niegan a los furgones ilegales (intrusismo en toda regla) que cargan el turismo sin la licencia correspondiente, dejando sin trabajo al que ha estado currando años enteros como transportista. Hombres que pagan sus impuestos, elevadísimos por ser autónomos, y que se les niega un paro como a cualquier trabajador. Trabajador, sí, para pagar puntualmente, pero no para beneficiarse de ninguna prestación si fuera necesario.

El mes pasado cayeron dos taxistas a manos de unos delincuentes comunes. ¿En cuánto estaban valorado esas vidas? Creo que la recaudación de la noche no llegaba a unos cuantos euros. Hoy se trabaja para pasar el mes; no hay más que ver las colas de taxis en la parada y el poco movimiento de turistas.

Creo que lo que no sobra en el sector del taxi es unanimidad. Aquí todos tiran la piedra y esconden la mano. Se deja notar por su ausencia una huelga general para pedir "las necesarias mamparas que separan al conductor del pasajero. La eliminación del intrusismo. Un comité que los defiendan del más mínimo ataque mediático ( los propios patrones tienen que costearse sus propias defensas) aún teniendo que aportar un tanto por cierto cada mes a la cooperativa de taxi de su zona". Y todavía se oye por ahí que los patrones viven como verdadero jeques, sin imaginarse los de fuera lo que se cuece de puertas para dentro.

Un asalariado se lo lleva limpito; ese treinta o treinta y cinco por ciento de lo que gana en el día. Del resto de lo recaudado se le resta el gasoil, el seguro del chofer, mantenimiento del vehículo, y tocando madera, pequeños percances con terceros ( que a veces son golpes fuertes, y otros más leves)

Lo de decir que ser patrón de una parada es un chollo, tiene su guasa, ahora que se trabaja con el euro. Preguntadle a alguno de ellos cuánto se deja mensualmente en el taller, y que es lo que siente cuando suena el teléfono a unas horas tardías de la madrugada.


Última edición por Clarisa_42 el Lun Mar 25, 2013 3:56 am, editado 2 veces
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

DEDICADO A LAS MUJERES MALTRATADAS.

Mensaje  Clarisa_42 el Jue Sep 15, 2011 8:51 pm

PALABRAS MALSONANTES.



Escribí esto, una noche que me cansé de buscar soluciones:

"No se puede ser más cabrón; o era igual de cabrón y no lo había notado; o es un grado más de cabrón y se ha desbordado el vaso; o sus cabronadas ya no me hacen llorar cuando coge la puerta y se va ,y llega a eso de las once pasadas. O es que … igualmente su cara de cabrón ya no me dice nada y no pierdo mi valioso tiempo en analizar sus cabronada". Palabras malsonantes.

Quizás el recuerdo del que fue ya quedó estancado, y no quisiera arrastrar ni una partícula de lo que era o pudo ser. Nadie me llama basura y luego me pasa la mano.

A la mañana siguiente sigo pensando lo mismo. Pensé que tenía que hacerme la misma pregunta tras la explosión de ira de la noche anterior.

No recuerdo el día en que dejé pasar de largo alguna señal de las suyas. Una de aquellas ocasiones, supongo, que estaba distraída con sostenerme. Ese día bajé la guardia y se sintió muy cómodo. Ahí es dónde comienza el maltrato en cualquiera de sus formas.

Créeme si te digo, que todos los amantes viven en un mundo inventado. O puede ser que cada instante tenga un punto de maduración y el mío esté en fase de putrefacción, como las mismas manzanas de la huerta de al lado. Lástima que no hubiésemos parado a tiempo, cuando el tiempo daba señales de algo, cuando mi piel se resecaba y perdía su brillo, cuando el llanto aparecía sin previo aviso.

Conseguí ser una experta en el disimulo para quitármelo cuanto antes de encima; estaba pues haciendo añicos la risa tonta que sale por gusto, la improvisación y sus formas, el estilo indemne tocado a deshoras, por ese miedo o cumplimiento. ¿¡Pero como amar tenido miedo y poner gestos de complicidad cuando se te van la vida en ello!?

Es tan humillante que te rocen sabiendo la mucha distancia entre ambos. El no poder soltar un grito y desaparecer. Emociones libres, como las mismas aves que vuelan libres.

Y me refugié en un poema lindo que escribió Benedetti, que decía:

"Compañera

usted sabe

que puede contar

conmigo

no hasta dos

o hasta diez

sino contar

conmigo"

Si que obtuve de mi compañero palabras malsonantes, y si " compañera usted sabe que puede contar conmigo, siempre y cuando… siempre y cuando" Diría él y no Benedetti.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Vie Sep 16, 2011 9:22 pm

Empieza el capítulo más complicado en este libro: "hablar de mi misma".

Si descartamos mis fobias, mi negatividad, mis gritos; el tener que contar muy a menudo anécdotas de mis animales, de negarme a ser otra en la cama disimulando bien poco, y de ser una feminista pasiva… ¿qué es lo que queda de mí? Poco o casi nada.

Así que voy a estrujarme el cerebro y buscar el momento o la causa que provocó tal disfunción para convertirme en una loca lúcida, en fin una loca con motivos.

Me lavo mucho las manos; uso jabones buenos para no escamarme la piel, y la frase que más utilizo a lo largo del día es: ¿te lavaste las manos? Optan por mentirme y comer con bacterias de todos colores y tamaño ¿Por qué de ésta obsesión por la limpieza? La primera imagen que me viene a la mente es cundo yo tendría diez o doce años; me veo jugando con mis amigos haciendo casetas con cartón y palos, y objetos que encontrábamos tirado por el campo; horas y horas convirtiéndonos en "mayores" con nuestras casas, al aparo de una fina lluvia y un frío que calaba.

Recuerdo la cara de mi madre cuando nos veía llegar, pero más, las veces que no nos abría y gritaba desde dentro ¡¡ir a jugar otro rato que estoy lavando!! Mi madre fue muy limpia y lo sigue siendo. Pues eso a mi me marcó muchísimo; no poder lavarme en la tarde y esperar a la noche para deshacerme de tanta suciedad. Había una niña, igual de míseras que nosotras llamada… ¿Cómo se llamaba la tipa? Joder, si solo me acuerdo de que a su madre la apodaba la "Pichona". ¿Tendría muchos pichones el marido?; no lo sé. A sí, porque el marido era un hombre bajito y farruco. Tendré que preguntar este dato. Bueno, el caso es que aquella niña era raro no verla a eso de las cuatro de la tarde con su vestido limpio, sus dos coletas y sus cromos en la mano. Yo jugaba con ella, pero apestando.

Olía tan bien… y cómo se sentaba. Yo me cruzaba los pies imitándola, y sí que observaba la costra de tierra en mis rodillas y tobillos. Hoy, salga el sol por donde salga, tenga visitas o trabajo acumulado en la casa, el baño de las cuatro de la tarde no me lo quita nadie.

Vale, lo de la limpieza fue motivado por algo. Una locura menos no provocada por mí.

Pasemos, pues, a lo de la "negatividad". Me adelanto a los acontecimiento. Cierto. Crecí teniendo mala salud y poco dinero en casa. ¿Lo cogéis…? No me gusta el olor de la miseria. Hasta ahora he sido una hormiga que ha ahorrado hasta el último céntimo para no vivir aquello. ¿qué pasa? Que convivo con un señor acostumbrado a vivir el día a día, poco previsor y amante de la buena vida ( se creerá él que las buenas rachas duran siempre) Así nos va. Soy negativa porque no dispongo de nada ahorrado; en este momento. Y que por circunstancias de la vida tengo mi nevera llena de citas médicas. Mi casa es más del banco que mía. Me explotan como a una cerda siendo la chacha de todos. Y lo más gracioso, qué paso de "cerda" ante todos los que me visitas, que no son muchos. Nadie friega un vaso, ni se preparan nada. A veces me canso, y es ahí, en ese lapso de tiempo cuando tocan al timbre. Seis días la casa limpia, y llegan de visita cuando está todo patas arriba. Llevo días haciendo limpia en mi casa. He encontrado la solución para el desorden; tirar o guardar toda estantería que sirva para acumular cosas. Tienen la fea costumbre de depositar lo que traen en las manos encima de los muebles. Amo el espacio.

De mis gritos, decir, que la paciencia no funcionó con los míos. Somos la típica familia italiana, sin ser de Italia, que gesticulan con las manos y con otras partes del cuerpo. Hiperactivos con la rabia. Gente con sentimientos desbordados. ¡Queda más fino!

Pienso que mi carácter contribuye a no ser tan modosita con mi marido en la intimidad. Se queja mucho de las escasas muestras de afecto; pero lo tengo bien perdido:solo él lo sabe.

Llegar a la vulgaridad hablando de sexo, o mostrarse cómo es uno en determinado momento, no va conmigo; muchos interrogantes abiertos que sólo dos saben a solas. Por ahora funciona, todo un reto cuando se separan en España una pareja cada cuatro minutos. Ahora menos, según dicen, porque la crisis afecta hasta el bolsillo de los desgraciados en el amor. Aguante y miseria van bien enlazados en este proceso de separación. ¡Y después dicen que el dinero no da la felicidad!

Lo de contar las anécdotas muy a menudo de mis animales tiene una explicación que resumo en esto:" cuanto más conozco al ser humano, más quiero a mis perros".

Lo del sexo, he dado detalles antes. Decir que el "no" entra en mi vocabulario cuando no me apetece algo.

Catalogarme de "feminista pasiva" es afirmar con palabras entendibles, que son mucho de hablar y poco de actuar. Con el tiempo y mis ganas se conseguirá todo.

Mi casa está llena con los poemas de Benedetti, la voz en palabras de Gabriel García Márquez, Paul Auster, Isabel Allende, Mark levy, Juan José Millás y tantos otro…

Libros que llenan la vida.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Dom Sep 18, 2011 3:46 am

MI HERMANA PEQUEÑA.
De mi hermana la más pequeña diría, que se diferencia por ser la menos cominicativa; apenas si sigue nuestro ritmo cuando coincidimos las tres.

Controla más la respiración, fundamental para no caer en excesos de palabraría que la podría dejar al descubierto en un momento dado. Apenas si la conozco, lo digo así, abiertamente: no sé si es arrogante o desconfiada, si oscura o clara, si dura o débil. Es muy suya y muy rota.

Empezó los estudios, y siendo buena los dejó. Hoy limpia el instituto donde cursó sus estudios y quisiera meterme en su cabeza para saber qué siente. Si le formulase ésta pregunta cara a cara me diría seguramente "qué es una priviligiada por tener un trabajo fijo en tiempos de crisis" Yo con su cabeza no me hubiese estancado; no se estudia igual con veintitantos, que ya superado los cuarenta. Creo que ahora apuesta por no quedarse atrás económicamente. Últimamente está saliendo de lo justo, y eso para ella es más que un subidón de adrenalina. Su divorcio tiene mucho que ver en todo ello. De los dos, ella era la que apostaba por tener una vivienda en condiciones ( hacía su vida en una casa minúscula cedida por la empresa de su marido; ya dije que trabajaba en el campo)Tanto padres como hermanos de él, vivían de ello, y habitaban esas mismas casas, así que cualquier cambio o expectativas de mejora eran impensable para ellos, pues no echaban en falta nada. Mi hermana trabajaba de vigilante, y me supongo, porque no lo sé, que su sueldo era destinado a otros fines, distintos a los de su familia política, que lo invertían en excesos de comida.

Sacaron un préstamo y comenzaron una casa vistosa, que se quedó a medias por un divorcio rápido, por una infidelidad oculta, por un infantilismo de mi cuñado por querer compartir dos mujeres ( a mi hermana y a una jornalera casada y con un hijo) y sobre todo por el fin de unos sueños rotos. Dejó atrás unos pocos años de su vida y se llevó lo más importante a casa de mi madre: a su hijo bello. Empezaría otra etapa de adaptación, tanto para una cómo para la otra. Mi madre se había amoldado a su mucho espacio, y mi hermana regresaba a su habitación de soltera. El tiempo ayudó a juntar ambas diferencias. No les va mal, diría que entre los Álvarez son las más que congenian; el roce, quizás, o el no haber otras opciones. No existe régimen de visitas, porque simplemente el niño no es negociable. Aquí el buen entendimiento se instaló para bien en la cabeza de ambos, pero tengo que decir, que buena parte de esa mediación se debió a mi hermana, simplemente para preservar la estabilidad emocional de su hijo. Una gran madre, con dos trabajos de media jornada y un carácter más agrio que espera algo, pero que no lo cuenta. Desde mi punto de vista, ésta mujer está dotada de un aguante descomunal. No sé lo que habría hecho yo en su lugar, probablemente no ser tan generosa con ése desgraciado que le metió los cuernos. pero me imagino que mentalmente ella lo habrá despellejado en varias ocaciones, no hay más que verla cuando la nueva pareja de novios, viene a recoger a su hijo. En sus ojos saltan chispas.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Miér Sep 21, 2011 4:50 am

SOÑAR.


Me gustaría que alguien hiciera algo por mí a cambio de nada.

Me gustaría reír como lo hago sin ridiculizar al de al lado; sólo por cuestión de protocolo.

Me gustaría no temerle a las arañas; y puede que llegue el día de entendernos mutuamente.

Me gustaría adentrarme en un mar con olas, y no percibir una sola taquicardia.

Me gustaría tener a un hombre como amigo; la mujer no es de fiar.

Me gustaría trabajar para vivir, y no vivir para trabajar. Y es que los caprichos que tengo no me salen gratis.

Me gustaría ser gaviota para volar, nadar y caminar… y no hacer colas.

Me gustaría, sólo por una vez, llegar impuntual a una cita. La pereza rejuvenece.

Me gustaría lograr entender una corrida de toros y no morir en el intento. Y de intentarlo, muero.

Me gustaría saber lo que se siente siendo homosexual. Y es que no entiendo al heterosexual, cuando descalifica otra condición.

Me gustaría haber tenido más carácter, porque de debilidades estoy sobrada.

Me gustaría que el violador se atragantase con el sufrimiento de la víctima. Pero más, que no hubiese víctimas.

Y me gustaría que el libro de toda la vida no fuese engullido por los libros electrónicos.

…Pero es tan fácil soñar.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Vie Sep 23, 2011 8:20 pm


CARTA A MI MARIDO.

Parecían todas iguales, enfundadas en unos diminutos trajes de verano y unos zapatos altísimos. En una verbena, mujeres de quince.

Y por primera vez me sentí mayor al lado de un compañero de etapas, recorriendo con la mirada la juventud de unos cuántas que pasaban por nuestro lado.

Habíamos dejado de pensar en nuestra edad jugando con los regímenes, los químicos para el cabello y las posturas nuevas.

No íbamos cogidos de la mano, ni reíamos como antes; ni teníamos un lugar para escondernos ni una mentira en mente.

Habíamos olvidado lo que es tener mariposas en el estómago.

Estábamos extasiados de sexo, de palabras comunes, de promesa claras, de nítidos recuerdos; de tantísimos reproches, de las malas caras, de las no miradas. De años y de convivencia.

Éramos esposos en la más absoluta soledad de hijos; Estábamos cómo al principio de nuestra relación, pero era una soledad distinta, una soledad compartida y viva, de esas soledades escogida donde no tiene cabida los sueños de otros.

Ahora seguíamos caminado echando no sé qué cosa en falta, cuando las mirábamos; y no era su juventud ¿o quizá sí?; y no era su hiperactividad ¿o quizá sí?; y no era su ilusión ¡creo que esto sí!

Andábamos con desgana, cuando caímos en la cuenta que ya no éramos los mismos.

Y por primera vez, desde hacía mucho tiempo, nos miramos….y nos dijimos tantas cosas, que sólo supimos cogernos las manos y disfrutar del momento.

Empecé amarlo con una nueva edad; sin utilizar los gestos de moda o el ritmo imposible.

En distinguir y seleccionar; en verlo todo.

Y supe, que puede tener muchas más tonalidades los amaneceres nuestros, si caemos en la cuenta de que el enamoramiento alborotado lo distorsiona todo.

Se mira de distinto forma cuando el pensamiento es calmo.

No será fácil, pues, despertar sin un plan; sin recibir una llamada sin motivo, de no ser acariciada como antes; porque el "antes" ya no existe. Y aceptarlo, para alguien que aún llora por amor, que se emociona con un poema, y que disfruta con una puesta de sol… es muy complicado. Más, reinventar el amor entrado en los cuarenta con toda esta revolución hormonal y todo lo que sabemos el uno del otro, más difícil todavía..

Amar tiene que ser algo parecido a esto; a la no resignación de los sentidos.

Nunca le he escrito una carta de amor a mi marido; puede que hasta ahora no haya sido conciente de lo mucho que lo necesito.

No sé si serán suficiente unas cuántas palabras para definir esta relación; no tengo ni idea. Lo que si sé es que ¡aún queda tanto por decir y por vivirlo!
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Sep 26, 2011 5:25 am


ABORTAR.

Por aquellos días me comunicaron que iba a ser abuela. Mi hijo daba vueltas a mi alrededor y no soltaba palabra. Sí que lo ví más descompuesto; entraba al baño más veces de lo acostumbrado.

Suena el teléfono a eso de las nueve de la noche. Era la novia de mi hijo. "Te comunico, porque sé que tú hijo no te lo va a decir, que estoy embarazada"__me dijo. Golpe bajo en todos los sentidos. Pensé: ¿tan mal está la comunicación entre mi hijo y yo? Fue lo primero que me pasó por la cabeza. Despúes me soltó lo que viene a continuación:

__Tú hijo no está de acuerdo con este embarazo y quiere que aborte, pero yo no estoy de acuerdo; ya sabes que tengo quistes en los ovarios y es un riesgo abortar por si no vuelvo a quedarme embarazada. ¿Tú que opinas?

__Si estás embarazada te voy apoyar como mujer que soy, pero... es vuestra decisión y si fueron adultos en hacerlo, también tendréis que ser responsables de lo que quieren hacer con vuestro futuro y con lo que viene en camino.

Me tomé una tila doble y me tumbé en el sillón, a oscuras, porque en ese momento mi vida carecía de lux. De ahí en adelante asomaron más los silencios, por miedo a opinar inadecuadamente; sin proponérmelo estaba amando al ser que venía en camino, y pensando y pensando llegué a la conclusión de que la única manera de protegerlo era estar al margen de un hijo inmaduro para ser padre. Si lo apoyaba, se refugiaría más en mi casa y pasaría de su responsabilidad. Hablé con él sólo una vez, y lo tenía claro: se sentía presionado y no capaz, para asumir ese papel. Tuve claro dos cosas: La poca inteligencia de ella por pensar que un embarazo es un seguro para atar a un novio, y dos: que jugaban a ser adultos y eran unos irresponsables natos.

A veces tengo la sensación de que mis hijos no maduran a la misma velocidad que otros jóvenes. No intentan ser autónomos, y esa pasividad me está matando. Lástima por los "agregados" que entren en la vida de mis hijos. Sacar el día a día con ese pensamiento no traerá más que conflictos, pero espero estar lejos y que no les dé por pernoctar en las habitaciones vacías de mi casa, de cobijarse para pasar de los problemas. Y si ser mala madre es pensar cómo pienso, que se pongan en mi lugar. También necesito vivir, y vivir significa dejarles y que me dejen. ¿Hasta cuándo tengo que decidir por ellos, adaptarme a sus horarios o a tragarme sus enfados de novios? Creo, que el ponerme más edad llevaba un mensaje, y era la desesperación de verlos crecer y notarlos adultos. Llegados a esta etapa vería cumplida mi misión: el haber estado ahí en todo momento, por ley, por ética, por amor. por las tantas ganas que le puse en el intento.

Y son adultos, y siguén muy cómodos tumbados en el sillón, y a escondidas de sus parejas chateando en el ordenador; y comiendo a deshoras, y no pasando la puerta de entrada cuando salen a las tantas de la noche, para dormir a la otra casa, porque mi hijo ya es un hombre con compromiso. Un compromiso que no entiendo porque no hay nada estable.

Ya está aquí ese día; un viernes cómo otro cualquiera, pero complicado a su vez:"decidieron no tener al niño". La noche anterior hablé con mi hijo: estaba tumbado en la cama viendo una película y aproveché para decirle que se pensase su decisión, que lo ayudaríamos en todo si dejase que el embarazo de su novia continuase. Me dijo que lo dejara en paz y que no me metiese más en sus asuntos. Y eso hice. Cobarde o no, es que...no me he sentido tan mal como ahora. Tengo un vacío extraño, un sentimiento de impotencia, de inseguridad de no haber hecho lo suficiente para remediar esa situación, que otros han provocados, pero que me afecta de lleno. Siento mucha rabia por la inmadurez de ellos, y sobre todo, indiferencia hacia ella por atreverse a elegir, y optar por quedarse con mi hijo ( que no es nada seguro), y deshacerse del suyo ( que es lo más hermoso). Cómo mujer no la entiendo y como ser humano, menos. Por retener a un hombre, no se puede tomar una decisión de esa magnitud. Ellos son sustituibles, pero un hijo es lo máximo; y ahí no entra el chantaje, la compañía, la costumbre o la poca o mucha conveniencia. No creo que entre ésta pareja vuelvan a existir los mismos sentimientos de antes. Hay mucho amor odio por medio. Porque hay un viernes distinto, de un mes de diciembre.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Sep 26, 2011 5:55 am

TACTO.

¡¡ Hay tantos hombres como el mío, incluso peores!!

Fue la semana pasada, aguantando un frío de mil demonios, en un pueblo de altura, el mismo que me vio nacer. Y estaba allí, ella, una mujer danesa de unos cuarenta y cinco años aguardando la salida de su hijo parapléjico, de la hora de piscina. Marta acude allí por problemas menores de espalda; todo es menor con lo visto.

Empezamos a hablar, y me contó lo que quería contar. Lo que había repetido años atrás sin el menor síntoma de cambio. Un marido que no la ayudaba a bañar a su hijo impedido, o a darle de comer, o acompañarlo a su rehabilitación, sabiendo que disponía de ese tiempo. Había tirado la toalla con ese marido seco. Había agotado toda esperanza de ver una partícula de sensibilidad de un compañero nada “acompañante”

Un día le cambió la vida, un día cómo éste ¿por qué, no?, en el que te levantas con energía y acabas echado por los suelos.

Sé que le dije: “¡Qué fuerte!, lo mío comparado con lo tuyo no es nada, da vergüenza inclusive, comentarlo”.

Y dejé de ver a Tomás como un monstruo. Hay muchos monstruos sueltos en el mundo, y el marido de ésta mujer danesa, es uno de ellos.

Solo recuerdo que me dijo: “_Necesito que me mimen. No recuerdo lo que es eso. Mi hijo lo hace, y me siento viva. Pero vivo con un marido muerto, y con la esperanza de no ver muertas las piernas de mi hijo”. Dos muertes distintas: “El cambio que podría dar mi vida viéndome sola, con mi marido lejos (aún teniéndolo no está), y por otro lado no viendo las piernas de mi hijo dormidas, sino despiertas.

Vida y muerte: depende del significado que les de, y en que circunstancias…, y metidas en qué sé yo tipos de sentimientos. ¡Hay tantas variedades de ellos!



Me metí, como por arte de magia en su cuerpo y mente y juro que estos pensamientos son sólo míos y nada más que míos:

Marido muerto, pasiones muertas, ilusiones muertas. Una muerte dulce “verme sola”, digo, anteponiendo que la separación es la opción más justa. Pero existen esos monstruos en la calle, que llegados a casa asesinan lo más bello en una pareja: “La complicidad y la entrega”. Entonces te acuerdas de un cuerpo presente, de una misa previa, de unas horas de sueño y de un adiós definitivo. Ves a la muerte como la mejor solución… “Y que me perdonen los creyentes”. Vida sólo hay una.

Y reconozco que esa mujer es más noble que yo, de más aguante, y me siento sucia, asesina, malvada. Y otra vez, como por arte de magia vuelvo a mi cuerpo y mente, y curiosamente por esta vez dejo de sentirme vacía.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Miér Sep 28, 2011 4:45 am

Hablando con una profesora en el taxi. Hablo, me escucha.


(Dedicado a los profesores)

Se oye por ahí, que el sistema falla. Se graban en móviles, agresiones a los profesores, y se cuestiona el porqué de tales consecuencias.

Para empezar, cualquier maltrato físico o psíquico es injustificable. Entonces nos preguntamos si las formas de otros tiempos en cuestión de enseñanza eran más válidas que las que tenemos en tiempos presentes. El “trato del tú a tú, del llego hasta vosotros por un acuerdo igualitario”, a mi entender no funciona ante ésta generación indecisa.

Sin meter a todo el alumnado en el mismo ejemplo, entiendo que “el respeto” es la base de las DISTANCIAS, y dudo, que éstos jóvenes adolescentes entiendan lo que no ven ni en sus propias casas. La pregunta en cuestión es la siguiente: ¿Puede un profesor adaptarse al modernismo de ahora?... porque “pasotismo y ganas” no están ligados.

Y asfixian al que llega con esas ganas, y cae en la misma onda para no ser un alumno acosado. Digamos que sufre en silencio la humillación de ser una mente adaptada, por entender que estudiar es su trabajo. Esos estudiantes conflictivos arrasan con todo, y lo más que me duele es esa ley del menor que los libran de un escarmiento digno. Oigo por ahí, que los expulsan una semana, a lo sumo, por tales gamberradas. Lo oigo, y alucino. Y digo claro y alto, que el castigo físico es inhumano en cualquiera de los casos. Pero hay otras formas para evitar tanta agresividad en los colegios. Los profesores de ahora tienen que ser psicólogos, guardaespaldas, asistentes sociales, y de más profesiones añadidas, para sacar el día a día. Aumentan las bajas por depresiones, simplemente por intrusismo, (digo: Hay padres con razones de peso, y otros padres más comediantes que padres), aumentan más éstos últimos, de ahí el poder de grandeza que coge el alumno ante el profesor de turno.

Es una pena que estemos a la cola en esa lista, donde se nos señala como uno de los países con más fracaso escolar.

Implicándonos, pero sin entorpecer el trabajo de los profesores, sería la mejor manera de incentivar las ganas de unos alumnos desmotivados.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Jue Sep 29, 2011 5:31 am

La iglesia y el trabajo andan como perdidos por el mundo.


No sé cuanto tiempo hacía que no iba a misa. Sé que me entraron esas ganas de repente, y acudí a eso de las doce menos cuartos, como siempre más puntual de la cuenta. Ocupé el último asiento, y para sorpresa mía, veo llegar y acercarse al vecino del tercero izquierda. No sé su nombre, le pondré Oliver Mendoza. Muy atractivo, mi vecino, pero no me encajaba esa otra imagen de católico y traficante discreto. Me sorprendió sus silencios, su mirada ausente, su figura inocente. Me conoció, y por no adelantarse, tal vez por cuestión de pereza o de orgullo, continuó en mi mismo asiento, él en un extremo del banco duro, y yo en la otra esquina sin coincidir apenas. Pensé: ¡Ya veremos si eres capaz cuando el cura pronuncie "démonos fraternalmente la paz" de mirarme a los ojos y estrecharme la mano! Porque llegó y no me miró, y apostaría que se encontraba algo molesto. Y así fue. Evitó ese encuentro religioso, y la verdad, tengo que decir que me pareció de lo más grotesco. Yo loterías no me saco, pero mi intuición rara vez falla, y esta vez acerté en la diana.
¿Lo tendré tan pronto como enemigo, o es que bajo esa seguridad aplastante habita una amenaza cercana?
De quién, me pregunté, se estaría acordando, o encomendándose , o implorando a un Dios moderno el perdón de su delito diario. ¿Saldrá más bueno del templo con acudir hasta allí, bajar la cabeza y rezar tres padres nuestros? Ahora si que no entiendo nada con respecto a las normas de la iglesia. Oigo decir: "no vengáis a comulgar sin haberos confesado antes" a esa gente de pueblo que como único pecado es tener la lengua más larga de la cuenta. Y se abstienen de hacerlo. Pero estos tipos que manejan dos posturas opuestas, o dos falsedades… engañan o así me lo parece al más joven de los párrocos o al de más experiencia -___ "Demos la bienvenida a los nuevos hermanos católicos practicantes" ( oigo escuchar en mi subconsciente) feligreses nuevos que alegran la casa de Dios y a los aquí presentes.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Jue Sep 29, 2011 8:09 pm

PAGAR PARA QUE ME ESCUCHEN.( mini relato)

Esperaba encontrarme un diván confortable donde reposar el culo por espacio de la hora estipulada. Me encontré la silla de toda la vida enfrente de la silla del loquero.

Después de las presentaciones cortas, me tendió una mano larga; la mía se perdió por unos segundos de nada; pero volvió.

Estaba cómo distraído apuntando no sé qué en un cuaderno marrón. Me dije:"escribir de mí sin empezar a largar…" ¡Vamos bien!

__Cuéntame:¿Cómo te sientes?

__Se ve que no muy bien, si tengo que acudir a un lo… ¡Perdón! Psicólogo.

__Ya veo. ¿Y sabes el motivo del porqué estás así?

__Creo; pero me es muy ridículo contárselo a un desconocido que está esperando que pase la hora, para que entre el siguiente. No tengo muy buena impresión de los loqu… psicólogos.

Usted puede estar más pirado que yo; pero usted cobra por su trabajo y yo me quedo hecha una mierda contándole mis intimidades. Ya, ya sé que su trabajo consiste en vaciarme; ¿pero, para qué…? En esta hora que vamos a estar contándonos, o mejor dicho, yo largando y usted escribiendo ( que por cierto me está poniendo de los nervios con tantos apuntes en esa libreta que intenta que pase desapercibida), cuando salga por esta puerta ni se acuerda de que va la cosa, sí no hace uso de las anotaciones. ¿Qué impresión le doy?

__¿Para qué quieres saberlo? ¿Té importa la opinión de los demás a cerca de tú comportamiento? ¿Qué valor le das?

Silencio

__Creo que no tengo opinión. O mejor dicho: tengo mucha y vale una mierda.

__¿Quién lo cree así. Tú pareja, tú familia, tus amigos…?

__Vivo con un desconocido; bueno, para todo mi entorno: mi pareja; pero yo no lo siento así. No es de fiar.

Silencio

__Me siento utilizada. Es un hombre que me ha demostrado la estupidez en todo su esencia. No se puede ir por la vida así, siendo el perrito faldero de una madre dominante. A veces le he preguntado ( porque no calla nada) si se le ha escapado las veces que lo hacemos.

¡Y se rie, el muy idiota…! No me gusta los hombre sin personalidad. El otro mes pagó a un pintor para que pintase nuestra casa. Le estalló 1000 euros por dos días de trabajo. Hace una semana bajó para el pueblo a pintarle la casa de su madre. Lo invitó a comer y vino reventado por el palizón de horas. Se le veía feliz con la buena acción del día.

Pero lo más que me jode ( y perdón por los tantos insultos que suelto) es que habla usando los mismos términos que ella; se ha vuelto un cotilla y pierde infinidad de tiempo en hablar sandeces y anécdotas de otra época, cómo sí fuera un viejo,con sólo cuarenta años.

__¿Antes cómo era?

__Pues…con ideas fijas. Muy sencillo, y más callado. Me gustaba su personalidad. Ahora habla tanto, que cansa. Pero sí al menos tuviera un tema de conversación que te aportara algo, que te invitase a entrar en ella, que disfrutase de esos momentos, valdría cualquier cambio. A mi no me interesa quién se ha separado;ni quien se ha quedado preñada. Yo solo quiero a alguien a mi lado que viva su vida. Sólo eso.



El psicólogo anotó algo; esta vez le llevó menos tiempo.



__Hay una frase hermosa que debería poner encuadernada en la pared. Dice así: "¿Sabe el loco que está loco? ¿O los locos son los demás, que se empeñan en convencerles de su sinrazón para salvaguardar su existencia de quimeras?"

Le vendría bien a la gente que viene a sentarse en esta silla incómoda.

__¿Estás incómoda?

__Bueno,no tanto. Me fastidia más no saber lo que ha puesto en la libreta sobre mí.

__Al final de esta consultas, lo sabrás. Sí es lo que quieres.

Silencio.

__¿Sabe una cosa…? Yo no pretendo cambiar a nadie. Cada uno es como es. Pero él no era así.

Por eso le dije que me acuesto con un completo desconocido. Siento que me desplazan, y le digo sinceramente de que no son celos.

__¿Vivís cerca de la familia?

__No,no muy cerca. Ya sé por dónde vas.

__Vale. ¿Qué harías para que se normalizase la situación de pareja que tenéis?

Un silencio larguísimo.

__Dejarle.

Miró el reloj. Se había agotado el tiempo de consulta. Le tendió la libreta abierta y le enseño lo que había puesto. Una página con garabatos sueltos.

__No necesitas otras consultas. Que venga él.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Sáb Oct 01, 2011 5:00 am

SIN AIRE



Oigo decir: “Así como pensamos, así somos”

…Pues, la verdad, tengo que estar bien podrida por dentro para pensar cómo pienso. Y no es que vaya ahora analizarme, entrada en los cuarenta. Para medir las consecuencias de otros, para ver llegado a lo que soy, porque lo que soy es obra de un todo, no hay que disponer de mucho tiempo. Soy una loca sin diagnosticar, algo así cómo una loca lúcida que se parte el culo viendo a los más cuerdos o normales que andan sueltos y sin atar. ¿Quién me lo asegura? Una doctora Mingó…de la que oímos hablar; mi traumatólogo que se hincha de trankimazin, para sacar la consulta del día; quizás el hombre que comparte mi cama. Pobre iluso que cree ser el bastón que sostiene mi desequilibrio. El sí que es una mente inquieta.

Hablemos de él. Lo conocí por descarte. Me escondía en las verbenas, porque odiaba la elección de unos machos muy machos, que en fila india iban sacando a bailar a las chicas empapadas de maquillaje y colonias baratas, y que ponían a su vez cara de circunstancia. Odiaba ese machismo absurdo. Por aquella época mi madre me “obligaba” a ir, porque según ella, “los novios no iban a buscarme a casa”

Continuo. Lo vi pasar; tímido, almidonado y con la raya al medio. Esto último lo noté más tarde; apenas le miré a los ojos. El tiene otra versión de los hechos. Según mi actual marido, compañero de baile, de entonces, me pegué a él cómo una lapa, porque supuestamente estaba de buen ver.

Llevaba un botón negro en la camisa. Curiosa la forma más silenciosa de aclamar que era huérfano de padre. Supe que el perdido era él. No solo yo

Me empezó a gustar un poco más cuando me enseñó la moto. Soy motera hasta la médula. Y egoísta, y torpe. Me invitó a dar una vuelta cuando había pasado unos meses de habernos conocido. Le dije que no. ¿Por qué de esta respuesta? Mi fondo de armario, era eso… fondo. Tenía una falda de volantes blanca que llevaba esa noche, cedida por mi hermana, unos pantalones que picaban de lo lindo, y dos o tres blusas usadas. No estudiaba (tampoco me obligaron) y no me obligué, y el trabajo para alguien con diecisiete años, era escaso. Experiencia nula.

Me compró unos vaqueros y un suéter rosa. Me pregunto si fue por lástima o para adelantar el momento de llevarme lejos.

Me subí a una moto grande, con un casco rojo y detrás de él percibía lo
limpio que era ese hombre. Aún hoy usa el mismo frasco de colonia, que intencionadamente me recuerda a momentos mejores. Hoy ese cuerpo no llevaría esa fragancia, tal vez un “Armani”, algo más arrogante, más desafiante. No siempre lo más caro es sinónimo de elegancia. Lo veía elegantísimo y con mucha más personalidad con un baño de colonia barata. Hoy su piel me transmite prepotencia
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Oct 03, 2011 6:20 am

AMARSE.

Alguien consigue alcanzar la luna con los dedos; existen esas noches claras, sin intervalos, sin saber que no se pierde nada con intentarlo; tal vez el goce de la existencia, el saber que la vida es tanto, y es nada.

Sólo dos cuerpos que se aman sabiéndose únicos.

Aquí se escapan las diferencias, los horarios, la forma de ser de cada uno.

Aquí se hace notar más el ritmo pausado de los latidos, los jadeos, la lágrima fácil, si consigues alcanzar la luna con los dedos.

Y si nos acariciásemos, te diría: sin las urgencias de los otros días, sin repetirme la palabra TE AMO, por conveniencia o delirio. Amar significa MÁS QUE TODO ESO.

AMAR es la unión de dos cuerpos ambiguos, ese sentimiento sin frase que describa toda su esencia.
¡¡Quién no amara de esa forma, pues no hay razón que lo aguantara!!

Amarse; amada.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Oct 03, 2011 8:08 pm

La vida es aquello que ocurre.

Decía John Lennon: “La vida es aquello que ocurre mientras estás haciendo otros planes”. No paso por alto el crecimiento de ellos, porque al mismo tiempo veo pasar los años por mi piel fláccida, por mis tantas goteras de un cuerpo no tan sano, y los otros cambios, no físicos. Estoy viendo lo que ocurre, sin duda, para darme cuenta que mi niña se va haciendo mujer. De que mi pelo tiene los tonos de mi alma, algo impensable unos años atrás cuando me importaba la opinión de la gente. Pelo corto, color ceniza y mechas rojizas. Mi alma es de un rojo pasión, enamoradiza y traviesa, pero silenciosa a los ojos de otros ojos. No dejo pasar un solo día sin que busque un tiempo para mí misma, bien por la mañana cuando permanece la casa vacía, o por la noche cuando todos duermen. Y elijo si me apetece el menú del día, ya que voy a comprarlo, a cocinarlo, a recoger las sobras del almuerzo o cena, y a fregar los cacharros más tarde. Y lo mejor de todo es que controlo más el llanto, mis crisis y alguna que otra mirada con mensaje. Eso quiere decir que lo controlo todo, y no es cierto, sigo con esta vulnerabilidad enfermiza que no pasa desapercibida por los más fuertes de la casa. Pero doy esa imagen de mujer de carácter, de fría y distante, que no logra ubicarse en ninguna etapa. Me lo decía muchas veces él, cuando le ponía ganas al riesgo, y me atrevía con todo: “… Y cuando termines la casa azul querrás un apartamento cerca de la playa. No hay quién te entienda”__ me decía muy cabreado. Sigo, pues, buscando lo que anhelo, y no son paredes o propiedades, es solo una razón para no seguir deshaciéndome de cosa.

Me siguen asustando los planes, lo sabe bien él cuando me recrimina mi pasotismo. Lo llama así, al poco interés que pongo con sus santísimas ideas, cocinadas a fuego lento para joderme un poco. La casa azul es otro de los ejemplos. Cuando empezó a construirse, iba muy a menudo por la finca. Hablaba con los albañiles y rectificábamos los múltiples errores que iban apareciendo por el descuadre monumental que habían dejado los anteriores albañiles. Fui notando una frialdad extraña de él cuando me veía entrar, y peor aún cuando no avisaba y aparecía de improvisto. Yo se lo achacaba al mucho tiempo que estábamos distanciados el uno del otro; pero, no. Supe que estaba invadiendo su territorio, y yo allí sobraba. Empecé analizar su realidad para poder entender lo que se había ubicado en su cabeza. Romper con la rutina es jodido, más aún sí te aporta la desconexión justa para pasar de los problemas y hacer lo que te viene en ganas sin dar cuentas a nadie. Imagino, que a solas, sentiría la casa llena; muchos ojos, demasiados para sentirse libre. Reconocía que el matrimonio le estaba quedando grande; su matrimonio, el que él vivía era mucho más atípico: “salir por la mañana y tener una familia que lo esperase por la noche”. No era posible ver tantos cambios en tan poco tiempo. Sentía que tener dos viviendas acabaría con nuestro matrimonio.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Miér Oct 05, 2011 5:32 am

A los hijos de hoy se les denominan “la generación llavero”, por eso de llegar a casa y estar la mayoría de las veces solos. No me arrepiento de estar con mis hijos en la etapa escolar. De hecho, aún recuerdo mi infancia y jamás utilicé la llave para entrar en casa. Con esto no quiero decir que sea mejor o peor para una buena educación; a la larga, ellos mismos, los hijos, exigen una mayor independencia. Por una series de caprichos, te invitan (así como lo oyen), a que encuentres un trabajo. Una proposición muy disfrazada, pero que en ocasiones surge efecto.
Sí que oí, en unos momentos de ira, de mi hijo adolescente, la inapropiada frase: Tú sí que eres una mantenida. Tendría que empezar por el principio, por el desencadenante de esa pelea, y citar cada palabra para sacar una idea clara del ambiente que había en casa. Con catorce años y un ordenador, con un bajo rendimiento en clase, con unas hormonas en ebullición. Con un padre ausente (había días que no intercambiaban palabra), y una madre (quizás demasiado presente), no era de extrañar que su carácter afable se volviese tosco y muchas veces agresivo. Él había escuchado esa palabra y su cerebro lo había almacenado. “Mantenida” en el diccionario significa: Persona que vive a expensas de otro. No me vi reflejada en ese término, y no me afectó en lo más mínimo. Me dolió más, pensar que me lo decía en plan insulto, como el que llama a su madre puta sabiendo que no ejerce la prostitución. Pero no era su voz. Oí a su padre. Había heredado de él, sus malas maneras.
Lo más que deseaba en el mundo era ver pasar los días, meses y años para eludir la mucha responsabilidad que tenía encima. El hecho de ser padre y madre a la vez, me estaba creando una inseguridad espantosa. El modelo de familia que estaba ubicado en mi pensamiento distaba bastante del que había en mi hogar. Tanto mis hijos como yo, le necesitábamos.
Creo, que lo que peor llevaba era la otra imagen que daba mi marido entre familiares y amigos. Bonachón, disponible, hombre de muchísimo tiempo para escuchar y compartir un picoteo en cualquier chiringuito o casa particular…, en fin, un ejemplo de persona.
Me acostumbré a no tenerlo, y por esa costumbre nuestra relación se fue tensando hasta verme a gusto cuando lo veía marchar. Lo invitaba a relajarse ¿absurdo, no?
Lo que dice una mirada, y ya la suya no me decía nada.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Sáb Oct 08, 2011 6:05 am

LO QUE ME CUENTAN.

No recuerdo que tarde ni la hora en sí; me acuerdo de una mujer derrotada detrás de mi diciendo algo por lo bajo.
__Disculpe, señora, no la he entendido ¿Me decía algo?
__¿Qué? OH, no.
__¿Se encuentra bien?
__No sé que hacer. Es la primera vez que estoy tan perdida. Siento rabia, asco de mi, de lo que he creado… no entiendo nada.
__¿Su marido…?
__¡No! Él no. Tengo una hija que me pega.
Me mostró los dos brazos. Unos segundos que se me hicieron eternos.
¿Cómo es posible…?
__Ya, no siga. Sé la pregunta, pero difícilmente podría dar un solo motivo. Acabo primero citando al más destructivo: el ordenador.
__¿Chateo?
__Transformación.
Llego como premio a unas notas ejemplares, y como no se le podía negar ( error numero uno) dicho capricho, decimos comprárselo. Como todo al principio, se pactaban los horarios. Los cambios de actitud no asomaban y aparentemente todo iba bien. Pasaron los meses y el número de amigos, o conocidos, o agregados se incrementó de tal forma que se multiplicó la estancia en la silla, se redujo el contacto con la familia, y se dejó de hacer lo que habitualmente se hacía. Teníamos una psicópata en casa.
Nos gritaba si la llamábamos para comer, y nos trataba como si estuviera hablando con todos: con los mismos gestos y los mismas formas. Una completa desconocida.
__¿Y no optaron por quitarle la línea de Internet? Digo
__Lo intentamos todo. Todo está ahí, en la calle, la casa de los amigos, los lugares más comunes.
__¿Pero para que una hija pegue a su madre tiene que haber algo más?
__ Hace apenas tres horas la vi descalza por el piso con unos calcetines nuevos que tenía guardados en mi armario. Suelo tener algo guardado por si necesito salir a un médico e ir con ropita nueva ¡ya me entiende usted! Un sujetador sin estrenar y unas braguitas, ya sabe como somos las mujeres. Pues miré como empezó todo que me enfadé sin gritos y le recriminé eso: el no pedir la cosas y adueñarse de todo. Se quitó los calcetines y me los tiró a la cara.
Los volví a recoger y cuando le dije si eso estaba bien, me cogió de los brazos y me zarandeó. Tiene mucha fuerza para ser tan delgada.
Estaba como poseída; daba miedo sus ojos, la expresión de su cara. Eran todos ellos menos mi hija.
__Tiene que ser muy duro enfrentarse a esa situación.
__¿Qué hago? Denunciar es lo último que haría. Mejor esperar a ver si se da cuenta y cambia.
__Usted perdone si me meto en ello, pero necesita ayuda: ambas.
__¡Yo no estoy loca!
__Yo no he dicho tal cosa..
La mujer, nerviosa buscaba en el bolso el monedero para pagarme la carrera. Noté un leve temblor en sus manos.
__Tranquila, no hay prisa.
La vi pasar a la calle de enfrente, sin rumbo.
Marqué el número de casa y me salió mi pequeña:
__¿Qué haces?
__¿Tú que crees? Aquí, que a tu marido le ha dado hoy por la limpieza y me ha quitado el ordenador hasta que no ordene mi habitación. Estoy en ello
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Oct 10, 2011 9:25 am

COMO CADA AÑO.

A mi no me gustan los sms, y menos en estos días ñoños de la Navidad donde reaparecen amistades olvidadas deseándote amor y paz y deseos divinos.

Mensajes fríos donde te recuerdan que están ahí aunque no aparezcan en todo el año; y ese "hasta luego", que yo interpreto como un "hasta el año que viene".

No me gustas los sms porque han acabado con las visitas de toda la vida o la charla de siempre.

¿Pero qué serían de las navidades sin esos sms…? Podríamos decir que un encuentro forzado para llenar los huecos de la mesa de los más longevos; maridos y esposas, cuñados y primos… brindando hasta por el mismo aire y zampando a destajo.

Recuerdos que vuelven por Navidad, como el mismo turrón de los anuncios y las amplias sonrisas de unos padres orgullosos de ver la familia al completo.

Si bien, tontos no son y disimulan por el mal rollo que existe entre algunos; entre tantos, ya se sabe.

Y la noche que da para mucho:para interrogatorios, para soltar alguna puya, para sonreír sin gracia, para arrimarse al que más afinidad tiene, para buscar la mejor oportunidad de salir el primero y no quedar como un grosero.

La Navidad del mejor regalo,

del regalo menos acertado,

del regalo hecho a posta; todo material más tarde rebatido.

Que si no fuera por la crisis me perdería en un viaje por estas fechas,

Sin móviles, sin dirección alguna.

¡Cómo me sabrían los polvorones, la sidriña y las almendras!

Nota: se me ocurrió ponerlo después de que Albanta formulase la siguiente pregunta sobre las cenas de Navidad. Dejé algo sobre el "teatro"
¿Sabe la fórmula para huir de ese teatro sin dañar a nadie?.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Mar Oct 11, 2011 8:38 pm

Vuelta al pasado.
Mi etapa laboral comenzó como un reto. Había una cooperativa de tomates cerca de mi casa, y sugerí trabajar ahí. La primera reacción de mis padres fue mi “incapacidad física” para sacar el trabajo adelante. Tal incapacidad era nada más y nada menos, que una delgadez excesiva y un carácter débil; creí entender.

Me presenté en la oficina de dicha empresa y solicité trabajo. Empezaría a los dos días.

Mi primer día en ella, fue un choque brutal. Ya el olor que desprendía dicho fruto, tumbaba para detrás, me refiero a la cantidad de productos químicos y kilos y kilos de tomates que pasaba por unas máquinas atrasadas en el tiempo.

Al no tener los dieciocho años trabajaba como una adulta, pero percibía la mitad del salario que las que tenían la edad correspondiente. Un abuso total que solucioné al mes de entrar en dicha empresa. Ya era mayor para ver mi dinero íntegro.

Mi piel blanca y mi melena rubia destacaban entre las jornaleras que llegaban de la isla de la Gomera. Ellas morenas y bajitas y con ese acento tan peculiar, imponían y dejaban claro, que una pija salida de una barriada no tenía nada que hacer allí.
En la mañana, a eso de las once, se paraban las máquinas y el personal desayunaban. Vi volcar las mismas cajas vacías que trasportaban tomates, en el suelo, e improvisar un comedor para desayunar; en círculos, mirándonos unas a otras. Formaban grupos, cómo todo en la vida. Yo no encajaba en ninguno de ellos por ser novata, desconocida, intrusa. Me arrimé como pude al grupo más longevo, al pensar que alguna de sus hijas o nietas pudieran estar allí. No me equivoqué, la fábrica era un puente de varias generaciones, incultas o cómodas, en la que no entraba ni por asomo aspirar a nada más. ¿En cuál de estas categorías entraba yo? Creo, en la ser demasiado cómoda en los estudios.
Pasaron los meses y el cansancio iba dejando mella en mis tobillos. Llegaba a casa, después de nueve horas de trabajo apestando a tomateras y con el uniforme, naranja butano. La reacción de mi hermana pequeña, estudiante de bachillerato, fue la siguiente: “¡aparta ese bolso de aquí, que apesta a distancia!” Moraleja: También dejó los estudios, no fue a trabajar a la misma cooperativa, pero sí se casó con un empleado de esa misma empresa, que también se pringaba con las ramas de la tomatera. Hoy por hoy le recuerdo esta anécdota__ está separada de su marido__, pero niega tal comentario por su parte. Los Álvarez nos caracterizamos por ese orgullo intacto.
Mi relación con Juan iba funcionando. Me sentía pletórica al verme acompañada. Me esperaba a la salida de la fábrica; en frente de ella, un cementerio. No le importaba el lugar en sí. Después de todo, el horario era pasable y… nos veríamos de nuevo. Cada Mayo, al término de la zafra, pedía por lo bajo no volver a trabajar allí. Pero volvía. La economía familiar era pésima y necesitábamos ese dinero.
Hay que vivir como se piensa, sino se acaba por pensar como se ha vivido.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Sáb Oct 15, 2011 3:49 am

Los abuelos viajeros.

Los anuncios de aquella época, invitaban o elogiaban, la forma de llevar los días de una generación jubilada, o en fase previa: consistía en vivir para los familiares que estaban saliendo.
No se oían, por entonces, los viajes programados para jubilados marchosos, ni el coqueteo burbujeante de una segunda adolescencia; ni que decir del lujo exagerado en cenas o reuniones de unos abuelos presumidos, aunque esos trapitos que llevasen encima se pagasen a plazos (ya sabemos que en España las pagas son tercermundistas comparadas con nuestros vecinos europeos).
Me asombra también la labor humanitaria de ayuntamientos, con alcalde incluido, integrándose de lleno en ésta forma nueva de hacer los deberes.
A fin de cuentas, son los futuros votos de una España cada vez más envejecida. Aquí un poco de interés sí que sale a flote por los improvisados políticos.
Los abuelos de ahora tienen las agendas al completo. Preguntar por ellos es esperar siempre la misma respuesta: ¡quién sabe dónde andarán! Lo mismo pueden estar en “Buenavista del Norte, como en Tegueste”. De punta a punta de la isla o islas, o territorio peninsular. Abuelos viajeros que abrieron los ojos, o las ganas, o el sentido común de una sola vida, y como tal, hay que vivirla.
Así aumentan las guarderías, los turnos compartidos, y una natalidad cada vez más baja. Estos abuelos de ahora están programados para ver mundo y no estar encerrados para que otros viajen, otros disfruten… y ya entrados en esa etapa de estorbo, arrimarlos cómo simples objetos en desuso.
Como dirían ellos: “a nuestros hijos lo hemos criado nosotros solos, sin los adelantos de ahora, con más miserias que gozos, con las ataduras propias de una vida con sobrada estrechez.
Eso, de limpiar mocos a los nietos, de ser criada y no invitada… pasó a la historia. Ahora, el pasado se arrincona, ahora, lo que impera es el día a día, con sus tradiciones puestas de moda, y cuidándose en arrugas.
¡¡Ay qué ver lo bien que viven los abuelos de ahora!! … Y cómo me alegro.
Quisiera una plaza en el autobús de los abuelos viajeros; para entonces.
Por el momento los observo boquiabierta, mientras me aburro como una ostra, sin otro plan a la vista que ser utilizada. Pero ya se sabe “que madre sólo hay una”.
Hoy no ha habido mucho movimiento en el taxi y me he acordado de ellos: los abuelos viajeros.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Dom Oct 16, 2011 5:14 am

¿Qué tipo de maltrato es el mío?

Ya estamos viviendo en la casa. Cada mañana me levanto con más ánimo; solo tengo que mirar por la ventana de mi dormitorio y ver lo verde que está todo. En Villa Marina solo se veía cemento y letreros indicando una venta o alquiler. Aquí se regala el aire puro que se respira, ni por asomo se deja ver el terror de una nueva cara desconocida que llega de paso, y como llega se va.
Mi pelo se ha fortalecido; me dice que estoy mejor por dentro. Y le miro a él, a mi hombre que siembra la tierra, el mismo que escucha, que se detiene para recoger otras ideas. Pienso que mejor fue así, no decirle a mi madre la opinión que tenía de él, tan distinto, como digo, desde que vivimos bajo el mismo techo. Ya no cierro la puerta del baño cuando me ducho. He dejado los complejos porque no me mira como antes, y eso es tan dulce…
Se le ha suavizado las facciones de la cara, pero no sé, la verdad, sí todo lo que veo es real o fruto de mis ganas. No tengo que fiarme, no tengo que bajar la guardia; un hombre que ha llegado a quererse tanto hasta el límite de ignorarme, no puede cambiar de la noche a la mañana.
Hecho de menos estar enamorada para dejar ésta frialdad que endurecen mis movimientos, pero está tan reciente el odio que he tenido hacia él, que me es imposible disimular para acabar cuanto antes y que me duela menos. No regalo más dolor; me lo juré cuando me enfrenté a mis miedos, y lo dejé ir. Me fui apartando de él para no tocar fondo. Supe que había hecho un buen trabajo conmigo cuando ya no era capaz de elegir mi propia ropa. Me acompañaba a las tiendas y pagaba. Las dependientas me miraban con una mirada de superioridad que te hacían sentir más ridícula que antes de entrar. Me sentía muy puta siendo esposa; creo que menos que puta… idiota, es el término ideal.
Sé que puedo estar sola, y me siento tan libre con solo pensarlo… ¡si siempre he estado sola!
No, no tengo que estar muy bien para querer recuperar lo que tuve en un tiempo. Estas no son unas vacaciones, de esas que te aconsejan para desconectar y aclararte o reencontrarse de nuevo. Éste es el día a día con el hombre que comparte mi cama, de nuevo, pero que no es el mismo aunque él intente convencerme. Aunque la casa sea distinta, azul, y no me sienta tan pequeña; ya no le amo ¿lo oís todos? Por primera vez reconozco este sentimiento y es como si me hubiese quitado una loza de encima y ver algo más que una torpeza mía. No le amo, no puedo acariciarlo con ternura, no puedo pensar con cordura, no puedo reír hasta dolerme la cara, no puedo mantener la mirada ni dejar por un segundo mi mente en blanco. No puedo, no, porque en vez de amarlo le temo, aunque esté en una casa azul y al asomarme por la ventana de mi dormitorio vea un campo verde y a mi hombre sembrando un mundo perfecto.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Oct 17, 2011 8:15 pm

SE OYEN...

Se oyen unas notas de piano que proceden del edificio de enfrente. Salgo al balcón para asegurarme de que piso proceden, porque aún no salgo de mi asombro al escuchar algo de cultura (tan impensable) en este edificio corrupto y mal avenido. Creo, con toda certeza, que las notas salen del piso de Candela, porque es la única puerta de balcón que permanece abierta. ¿El amante casero_aparte de cumplir como semental_, es un artista en potencia? Aprovecha bien las horas que permanece solo, aunque la verdad, yo lo hacia un chulo en toda regla. Pero puede que esa mente trabaje en soledad, liando notas, armando sueños, volando lejos. Cocinero, cabalgador, compositor, Carlos Daniel (como en las telenovelas) Una gran coincidencias de tantas "C" para tan grande hombre discreto, que solo de vez en cuando, sale a coger aire al balcón. Su mundo es la noche, o mas bien "lo era", porque su novia Candela madruga para ir a trabajar de camarera y no se puede permitir , sobre todo por cuestión de salud, trasnochar y cumplir adecuadamente en el hotel donde trabaja. Un cambio que no le ha afectado, por lo que parece al Carlos Daniel. Otros estarían agobiados, como presos; a este tipo se le ve a gusto. ¿Quién sabe si se estará formando con este cambio de vida, un genio o un artista? Vuelvo a sentarme en el sillón que tengo al lado de la cristalera, desde donde entra una melodía relajante, ideal para seguir pasando página del libro que estaba leyendo. Él en su mundo, yo en el mío, sin saber Carlos Daniel que le estoy siguiendo. Es como estar en primera fila en un concierto esperado. Presiento que a Candela le va a durar este amor compositor, cocinero, cabalgador__ y algo nuevo que añado yo con la letra "c"__, con corazón, porque todo artista esta dotado por naturaleza, de abundantes sentimientos liados, que lían notas, lían pinturas, lían poemarios.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Jue Oct 20, 2011 5:35 am

NECESITO ESCRIBIR.

Siempre he tenido el gusanillo de escribir, pero me echaba para detrás cuando ojeaba el currículum de los escritores que leía:
Rosa Reglás: se licenció en Filosofía … y muchísimas cosas más.
Espido Freire: estudió Filología Inglesa ( ama la música, la antigua).
Elsa López: es doctora en filosofía, y hace de todo un poco.
CLARISA: la que me estas leyendo. No he pasado por ninguna universidad y la que se arrepiente de no haberlo hecho. Clarisa se metió en el mundo de la lectura para no ser una analfabeta perdida. Ha sido su escuela cuando acababa las faenas de la casa y la mejor terapia para no caer en la rutina. Todas con estudios importantes y una trayectoria literaria larga. Yo, no. Entonces desistía. Me sentía ridícula con mi nivel cultural y mi poca experiencia en las letras. Hasta que un día leyendo "Eva Luna" encontré un párrafo que decía:
__Eso no es para ti. Tienes que estudiar para escritora__ alegaba Mimi.
__Eso no se estudia en ninguna parte__ contestaba Eva Luna.

Interpreté aquello como:
"que los sentimientos y las ganas no entienden de grandes estudios; se sienten y punto"
¿Cuántos personajes, gente con estudios superiores hay, que no saben transmitir lo que en verdad desea oír …? A veces les faltan las palabras idóneas. En otras, liberan demasiadas y caen torpes. En otras, se niegan a ser pronunciadas, y no asoman.
Reconozco que tengo un vocabulario corto, nada bueno para expresarte abiertamente y no caer en las mismas repeticiones. Pero los grandes cultos de las letras me sorprenden muy a menudo con tantas palabras mal dichas, y me digo: Mira si hay palabras en nuestro léxico, para andar con esos tacos y arruinar un texto hermoso. Así que en la escritura todo vale si lo que narras lo cuentas con el alma. O mejor dicho: viva la libertad de expresión y la igualdad de oportunidades.
Ahora que estoy en la madurez óptima de la mujer ¡semejante estupidez acaba de largar!, quiero decir en esa etapa de hacer lo que me viene en gana, quiero vaciarme por dentro y ahorrarme alguna que otra úlcera, haciendo lo que me gusta que es escribir, aunque no sea periodista, filóloga, profesora o ministra.
No quiero inventar nada porque creo que ya está todo inventado. Lo que quiero es sentirme más viva y menos aburrida porque a fin de cuentas la vida es una sucesión de hechos idénticos.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Jue Oct 20, 2011 8:43 pm

ALGO TAN SENCILLO.


Llego hasta la playa y me mojo los pies; eso tan sencillo que parece.
Y aspiro el aire regalado sin dejar de mirar al horizonte, hasta que llega
el silencio extremo, porque desconecto.
Eso tan sencillo que parece, como no oír los ruidos de la tecnología helada.

Para entonces, rompen las olas, y veo el blanco de la espuma, eso tan
Sencillo que no capto por estar concentrada en encontrar algo que no busco.

Ahora es distinto ¡eso que es tan sencillo! de notarlo todo y vivirlo.

Se detienen los caminos y los planes, por detenerse … las dudas más inverosímiles que
Atormentan al cráneo, al sistema nuestro que llaman exacto.
Laten los latidos, siento los sonidos bajos, y rastreo la calma más tímida, aquella
Que no percibo con toda la prisa.

Algo así, tan sencillo, como sentir que existo.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Dom Oct 30, 2011 6:04 am

Me preparé una infusión de manzanilla, y mientras esperaba que se concentrase en la taza, pensé en mi propia historia. En el hombre que dormía conmigo, en la forma de tratarme, en nuestra convivencia diaria. Y por un momento, me imaginé verme sola en esta enorme casa, con un adolescente suelto y una damisela sensible. Con mis inseguridades en fechas determinadas, en las reuniones familiares rodeada de miradas críticas. Sé que me entraron esas ganas locas de acurrucarme a su lado, y sentirlo. Pero si me acercaba, ese acercamiento lo interpretaría como un calentón repentino y lo tendríamos que hacer; y no lo entendería, me refiero a ese acercamiento espontáneo, más cargado de amor que de sexo, diría. Pero los hombres no entienden de impulsos, de ráfagas de ternura. En el caso de mi marido ( y creo que el de muchos) la forma más expresiva que tienen de demostrarnos que nos aman es haciéndonos el amor esos poquitos minutos a solas. Así que intenté hacer el mínimo ruido, y observarlo mientra mis ojos se adaptaban a la oscuridad de la noche.
No me sentí tan vacía, ¿vacía por qué? Pensé de repente. Pero no era éste el término apropiado para describirlo. Estaba siendo sin quererlo dependiente de él. Dependiente de sus entradas y salidas, de las comodidades que me proporcionaba ( de ahí el pánico que me produjo verme en la casa sola y con todo a mi cargo), de poder ver alguna vez el distanciamiento de mis hijos metidos de lleno en esas edades de fuga, de huida voluntaria o aventura pasajera. Más difícil encarar esta situación al lado de un compañero. De hecho no es nada fácil aguantarme por mis cambios de humor, sobre todo si estoy acercándome a la bajada de la regla, que solo él soporta ignorándome y pasando tres pueblos de mí.
Todos estos argumentos sirvieron para odiar a los tipos como Paolo, que son unos ángeles por fuera y unas fieras por dentro. A los tipos como Santi ( el marido de la difunta vecina) hoy más presente que nunca por ser Día Internacional contra la violencia de género. O como Oliver Guzmán, que manda de vacaciones a su mujer a Colombia, y de regreso trae escondido en su estómago las "ganancias de unos meses". Así está la pobre mujer que apenas puede mantenerse en pie desde su salida del hospital. A tipos como Guillermo, mi inquilino semental indomable, libre mortal, amante libre. No podría, no, por mis tantos celos y su inagotable frescura. Así que mirándolo bien, eres lo más parecido a mi alma gemela, amor mío, que duermes ajeno a estos pensamientos en esta noche de comparaciones.
No suena tan fuerte la palabra marido, si este marido no es un maltratador, un mujeriego o un celoso paranoico. No eres Paolo, ni Santi, ni Oliver. Eres lo más parecido a un marido en condiciones.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Oct 31, 2011 5:09 am

Hoy empecé el día pintando la balaustrada de los balcones y pasamanos de la casa. Con ropa vieja y gorra de visera me tomé el tiempo justo para colocarme en el suelo rodeada de trapos y brocha, cubo y espátula y una mezcla de buenos recuerdos que me trasportaban a mis veinte años, cuando en parecidas posturas pintaba las humedades de las habitaciones de la otra casa.
Éramos novios y me daba vergüenza que me visitara y encontrara aquel aspecto humilde y limpio pero ennegrecido de humedad.
Mientras mis hermanas contabas sus cosas, cosían o simplemente se acicalaban para estar aún más guapas, yo me embadurnaba de pintura blanca sin mezclar, dura como una piedra pero olorosa a reventar. Iba a decir que aprovechaba la mañana para adelantar el trabajo, pero no es cierto; por lo general las primeras horas de sol se distribuía entre recoger la casa y preparar el almuerzo. No recuerdo ver un vaso sucio en el fregadero o ropa amontonada, y el olor a lejía, y la hora exacta para el almuerzo, todo muy milimetrado hecho rutina.
Estoy segura que cubrir aquellas necesidades, tapando la miseria con el blanco, quedó tan agarrado a los sentimientos de culpa o gusto, que disfruto haciendo las veces de un pintor profesional, porque como es para mí me esmero más.
La mañana apareció gris; temía que las primeras lluvias de otoño fastidiasen el trabajo. Según iban pasando las horas se asomaba un tímido sol que secaba el trabajo hecho. De vez en cuando mi gata Divina me obsequiaba con un ratoncillo que había traído de las huertas de abajo, y lo lanzaba por los aíres, como diciéndome que en esto consistía lo suyo.
Han pasado un montón de años y sigue gustándome pintar. En el rato que iba cubriendo la superficie pensaba en la suerte que tenía mi hermana la mayor.; le daba lo mismo todo ( ella estaba saliendo con mi cuñado por aquella época) Aprovechaba a meterse en la ducha cuando estaba cerca de venir o la cogía con la toballa en la cabeza recién lavado el cabello. Nunca tenía apuro y eso le ha servido para tener una piel tan tersa.
Es muy extraño sentir el pasado tan cerca, acordarme de los olores, rescatar las imágenes, inclusive oír las voces, las risas, la ansiedad de verlo mejorado.
Se han ido tan rápido los años, han habido tantos momentos difíciles y porqué no decirlo, cambios buenos, como los que hoy estoy viviendo, y que no encuentro una explicación de esta añoranza que tengo. ¿Será el olor de la pintura que no cambia con el paso del tiempo?
Será.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Vie Nov 04, 2011 8:57 am

Dicen que del amor al odio va solo un paso. Luego digo: que de la indiferencia al asco, hay mucho menos. Eso es lo que siento por Silvia. Por su hipocresía y sus tantos personajes montados. Me la encontré en la calle y hablamos.
___Tenía ganas de verte y disculparme, Clarisa.
___¿Disculparte, por qué? Le digo.
___Del escándalo que armé en la calle con Paolo, el pasado jueves. Fue bochornoso. Y lo siento. Siento haberte incomodado, y como tú bien sabes, no estoy acostumbrada a involucrarme en esas "formas"
___Ya. No estaba allí, y no me enteré de nada. Y si hubiese estado, habría hecho como en otras ocasiones __ y recalqué "otras ocasiones" para hacerle entender a Silvia que era una experta en dar espectáculos con su ex Paolo __, hubiese cerrado todas las ventanas y me pondría al Boss para no escucharos__ le respondí.
Algo más seria me dijo:
___Bueno, lo que pasó fue que fui a pedirle una explicación por su comportamiento como padre, de lo más lamentable, por cierto, por una pelea ente el hijo de su amante y nuestro hijo Iván. El ve una chiquillada sin importancia las marcas en el cuello que tiene mi pequeño hechas por ese violento niño que supera en tres años al mío. Como comprenderás, Clarisa, fue tan grande la rabia que me invadió, que empecé a insultarlo en la calle misma sin importarme quien me estuviese escuchando. Inclusive lo amenacé con no dejarlo ver más a los niños.
___Los chicos a veces exageran como sucedieron las cosas: los más que se pelean son los más que se quieren. Lástima que esto no funcione en la edad adulta. Yo no soy nadie para aconsejarte, pero si te recomendaría aclarar este incidente con los dos chicos juntos y la novia de tu ex.
___¿Dijiste novia de mi ex …? Perdona, pero este calificativo le queda largo a esa tipa. Yo la llamo la intrusa, o la ladrona, o la mantenida.
___¿Pero no era la jefa de tu marido?
___Sí, jefa en todos los sentidos, porque está haciendo con ella lo que nunca hacía por mí. Un verdadero borrego es lo que se ha convertido el padre de mis hijos. Tampoco me apetece verle la cara a esa zorra, porque me conozco y sé como actuaría si la tuviera delante.
___¿Qué le harías? __le pregunté algo intrigada.
___Lo primero, cachetearla. Y segundo, desearle mucha paciencia por lo que se le viene encima. Paolo es un mal nacido y sé que a ella se la va a jugar igual que a mí.
Sigue tan violenta la Silvia, y no duda en sacar las uñas ante cualquier contratiempo por absurdo que sea por incordiar a la amante de Paolo. Respecto a las amenazas que le hizo a su ex con no dejar ver a sus hijos, es la más absurda idiotez que he oído de boca de Silvia, primero, porque no es mujer que aguante todas las horas del día la hiperactividad de los hijos, y segundo, que seguirá acosándolo ( al Paolo) porque aún espera LAS SOBRAS.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Dom Nov 06, 2011 10:08 am

Me he dedicado acechar a las gallinas en la mañana. Si es que son todo ventajas tenerlas sueltas en la huerta sobre todo si la limpian de hierba que sale tras la humedad de un invierno corto, si se alimentan de los tantos gusanos que andan bajo tierra, si ahorramos en pienso por comer la fruta madura que cae de los árboles plantados.
Hace días que el nidal está vacío. Nos preguntamos por los motivos de esa retirada, y los menos sabios afirman que las propias aves envejecen como todo ser viviente. Cortarles el cuello y saborear un caldo caliente, solo saben decir.
Me entristece la osadía de sacrificarlas por no cumplir. Hoy las seguí. Y debajo de una señal que alguien de la casa colocó sin un fin concreto, quizás como gracia o cachondeo, se la oyó cacarear a una primera, en forma de huevo tibio. Como señal, acudieron las otras y por fin recogí la esperanza de no verlas decapitadas, que viejas son y usadas, pero trabajadoras como ninguna.
Me dio para preparar un almuerzo rápido: tortilla de papas y flan de huevo. Bendita la hora que me dio por seguirlas y confiar en ellas. Con crisis, pero con algo que llevar a la boca. Me acuerdo de los que compraba en el supermercado con esas yemas pálidas y cuando se introducía al aceite caliente, la burbuja de aire que se formaba disolviéndola con la punta del tenedor o lo que tuviésemos a mano. Malísimos.
Sé que hay algunos comportamiento suyos que no los entiendo. Eso de sacarle los ojos a las nuevas de su misma especie que llegan para quedarse, me parece terrorífico. Llegan a matarlas.
Manos mal que una pregunta a los más experto del lugar, y me aconsejaron que "si compráramos gallinas nuevas y tuviéramos que ponerlas con las otras más viejas, nada mejor que dejarlas en el mismo lugar cuando las otras estuviesen durmiendo . Se levantarían y las verían allí, deduciendo que no ha habido cambio alguno. Y es que no recuerdan".
Cuando llueve se esconden debajo de los naranjos, y cuando aprieta el calor forman hoyos en las tierra para aislarse de las altísimas temperaturas. Pero se mueven, y eso es placer y gozo, no más que ver en que condiciones las tienen en granjas apiñadas unas con otras, cientos, miles, nacidas para ser explotadas.
A veces tengo la impresión que agradecen tales comodidades, sobre todas las últimas que entraron y que por falta de costumbre no saben andar por amplios espacios.
Hoy ha sido un gran día lleno de sorpresas.
Mis gallinas no han dejado de poner huevos, solo que han cambiado su rutina y han desafiado la confianza de los inexpertos dueños de la finca.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Medea el Miér Nov 16, 2011 4:54 pm

Me agrada leer sus historias y reflexiones, Clarisa. Me da la sensación de que llego a su campo y, apoyada en la baranda del porche de su casa, la escucho contar historias mientras se balancea en su mecedora, con chal encima y tacitas de té incluídas. Me ha encantado la historia de las gallinas. Nacida y crecida urbana, me llena de fascinación todo lo que tenga que ver con la natural-naturaleza, los animales de campo, la verdad de las historias.

Bueno, sólo pasaba para decirle eso y que aquí me estoy enfriando en su porche, esperando que venga a mecerse y contar algo, cualquier cosa... Smile
avatar
Medea

Cantidad de envíos : 6850
Localización : Ni ahí.
Fecha de inscripción : 04/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Clarisa_42 el Miér Nov 16, 2011 8:58 pm

Es la cosa más bonita que he oído últimamente. Pero cambiaría el té por café, y sí que tengo una mecedora que utilizo todas las tardes. Siento que me conoce muy bien.
Un beso muy grande y gracias por alegrarme el día.



Última edición por Clarisa_42 el Miér Nov 16, 2011 9:34 pm, editado 1 vez
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 48
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Madison el Miér Nov 16, 2011 9:10 pm

Hola Clarisa, no había comentado antes porque creí que no estaba permitido en este hilo, que solo era para ir escribiendo tu diario, pero al leer a Medea me he dado cuenta estaba equivocada.
No importa, me apetece que sepas cuanto disfruto leyendo tus crónicas, creo que son magníficas y algunas muy emotivas. Lo haces genial y te felicito por ser así.
Un abrazo
avatar
Madison

Cantidad de envíos : 5195
Fecha de inscripción : 17/03/2008

Ver perfil de usuario http://cafedemadison.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El rincón de María.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 15. 1, 2, 3 ... 8 ... 15  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.