¡Absalón, Absalón! - W. Faulkner

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Absalón, Absalón! - W. Faulkner

Mensaje  JB el Dom Ene 29, 2012 4:04 pm




Autor: WILLIAM FAULKNER
Título: ¡ABSALÓN, ABSALÓN!
Traductor: Beatriz Florencia Nelson
Editorial: ALIANZA
Año de publicación: 2004
Colección: El libro de bolsillo - Bibliotecas de autor - Biblioteca Faulkner
ISBN: 978-84-206-5720-2
Número de páginas: 392
Encuadernación: Rústica Fresado
Formato: 11 x 17,5 cm.
PVP: 12 euros


A la vez fuente de inspiración literaria y materia de reflexión ética e histórica, el Sur transmite su abigarramiento y complejidad a la gran saga que constituye la obra de William Faulkner (1897-1962), en la que el condado de Yoknapatawpha (mítica transposición de la región norteña de Mississippi) constituye, más que el ámbito de la fabulación, su propio objeto.

En ¡ABSALÓN, ABSALÓN! (1936), Quentin Compson ­vástago del linaje cuya ruina se describe en El ruido y la furia (BA 0776)­ recrea, con la ayuda de su compañero de habitación de Harvard, los obstinados esfuerzos de Thomas Stupen para regir una gran plantación y fundar una dinastía. La destrucción y el fracaso son la conclusión final de una historia de violencia, orgullo, incesto y crimen.


avatar
JB

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 02/03/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Absalón, Absalón! - W. Faulkner

Mensaje  Carmen Neke el Dom Ene 29, 2012 8:20 pm

Me gustó mucho El ruido y la furia, y esta novela lleva ya un tiempo haciéndome ojitos. Creo que no tardará demasiado en caer.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Absalón, Absalón! - W. Faulkner

Mensaje  Ese maldito yo el Mar Ene 31, 2012 3:26 am

Obra maestra. La cara oscura de la épica, trenzada con estos mimbres:

Había en otros tiempos... ¿ha observado cómo aromatizan e invaden el cuarto las glicinas bañadas por el sol de esta pared? Lo hacen como si (liberadas por luz) se movieran con avance secreto, rozando y pasando de uno a otro átomo los mil ingredientes de esta penumbra. Ésa es la esencia del recuerdo: sensación, gusto, olfato. No se trata del entendimiento, del pensar. La memoria no existe; el cerebro recuerda lo que los músculos se esfuerzan por hablar, ni más ni menos, y la resultante es por lo general falsa, merecedora apenas del nombre de sueño... ¡Ah sí, el dolor se aleja, se desvanece, lo sabemos muy bien..., pero pregunte usted a los lagrimales que han olvidado llorar! Hubo en otros tiempos un estío de glicinas. Todo estaba impregnado de glicinas (y yo tenía catorce años entonces), como si todas las primaveras futuras se hubieran condensado en una sola en un verano: la primavera y el verano que pertenecen a toda mujer que ha respirado en este mundo, deudora de todas las primaveras traicionadas que, desde tiempos irrevocables, quedaron detenidas para volver un día a reflorecer. Era una vendimia de glicinas, pues el año de vendimia consiste en esa dulce conjunción de raíces, flores y ansias, horas y tiempo; yo (que tenía catorce años) no insistiré en la floración, puesto que ningún hombre podía mirarme aún (ni lo haría jamás) con algún detenimiento, no como a una niña, sino como a algo menos que una niña; no sólo más niña que mujer, sino menos que cualquier especie de carne femenina. Tampoco hablaré de hojas... yo, hoja amargamente pálida, raquítica y frustrada, temerosa de cualquier derecho al verde luminoso que podía haber iniciado los tiernos juegos infantiles de novios de un día, o detenido el vuelo de las voraces avispas masculinas de una pasión futura. Pero insisto y reclamo la raíz y las ansias, ¿no he heredado acaso de todas las Evas solitarias que han nacido después de la Serpiente? Sí, lo afirmo, yo crisálida frustrada de una ciega simiente perfecta: pues ¿quién podrá decir que una raíz nudosa y olvidada no florecerá un día en un capullo redondo y concentrado, más pleno y concentrado y embriagador porque esa misma raíz abandonada no estaba muerta sino dormida?

Ese maldito yo

Cantidad de envíos : 600
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Absalón, Absalón! - W. Faulkner

Mensaje  Carmen Neke el Mar Ene 31, 2012 3:40 am

Ya tengo el libro, a la espera de tiempo de lectura para ponerme con él.

Una duda, Ese Maldito yo, ¿la cita anterior es del propio libro? Disculpe la pregunta si es algo evidente, para ciertas cosas soy un poco espesa.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Absalón, Absalón! - W. Faulkner

Mensaje  Ese maldito yo el Mar Ene 31, 2012 3:57 am

Carmen Neke escribió:Una duda, Ese Maldito yo, ¿la cita anterior es del propio libro? Disculpe la pregunta si es algo evidente, para ciertas cosas soy un poco espesa.

Descuide, Carmen, que yo la diluyo... Del libro, sí. ¡Ya me gustaría que fuese mía y no del viejo William!

Ese maldito yo

Cantidad de envíos : 600
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Absalón, Absalón! - W. Faulkner

Mensaje  Carmen Neke el Mar Ene 31, 2012 4:01 am

Gracias Very Happy
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Absalón, Absalón! - W. Faulkner

Mensaje  JB el Jue Feb 02, 2012 8:10 am

Me ha gustado pero es muy fría para el lector, o muy exigente. Debemos ir atando cabos a medida que se avanza, el relato se sigue bien pero lo difícil es enlazar los hechos por qué son varios los narradores y no parece que lo tengan claro.
Al final viene una cronología que es mejor conocerla de antemano, puede servir de ayuda.


-Cronología
1807 Nace Tomás Sutpen en la región montañosa del oeste de Virginia. Familia blanca, muy pobre, de ascendencia angloescocesa. Familia numerosa.
1817 Los Sutpen van a vivir a Tidewater, Virginia. Tomás cumple diez años de edad.
1818 Nace Elena Coldfield, en Tennessee.
1820 Tomás Sutpen, a los catorce años, huye de su casa.
1827 Tomás Sutpen se casa con su primera mujer en Haití.
1828 Goodhue Coldfield llega a Jefferson, condado de Yoknapatawpha, en el Misisipí, con su madre, mujer, hermana e hija Elena.
1829 Nace, en Haití, Carlos Ron.
1831 Al saber que su mujer tiene sangre negra, Sutpen la repudia, lo mismo que al hijo.
1833 Sutpen se presenta en el condado de Yoknapatawpha, Misisipi, obtiene tierras y construye su casa.
1834 Clitemnestra (Clite) nace de una esclava de Sutpen.
1838 Sutpen contrae matrimonio con Elena Coldfield.
1839 Nace Enrique Sutpen, en el Ciento de Sutpen.
1841 Nace Judit Sutpen.
1845 Nace Rosa Coldfield. 1850 Wash Jones y su hija se instalan en la pesquería abandonada de la plantación de Sutpen.
avatar
JB

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 02/03/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Absalón, Absalón! - W. Faulkner

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.