Coincidencia entre U. Eco y L. Durrell

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Quién copió a quién? II

Mensaje  papapepe47 el Jue Abr 11, 2013 6:37 am

Del primero,Tito Lucrecio Caro, no pude encontrar nada de su obra "De Rerum Natura" (De la naturaleza de las cosas)

De Paracelso si lo hallé y me sorprendió que hubiera encontrado la fuente de los dos autores:

"No se debe abandonar la generación de homúnculos; en efecto, hay cierta verdad en esta materia, aunque durante mucho tiempo fue vista como muy oculta y secreta. Largamente algunos filósofos antiguos discutieron y dudaron si sería posible, por la naturaleza y por el arte, engendrar un hombre fuera del cuerpo de la mujer y de un madre natural. A lo cual yo respondo que esto no repugna para nada al arte espagírico ni a la naturaleza; es más, se trata de algo muy posible. Para lograrlo se procede así:
Encierre durante cuarenta días en un alambique licor espermático del hombre, que allí se pudra y continúe a componerse en un recipiente lleno de estiércol de caballo, hasta que comience a vivir y moverse, lo cual es fácil de reconocer. Después de ese tiempo aparecerá una forma parecida a la de un hombre, pero transparente y casi sin sustancia. Si, luego de esto, se alimenta todos los días este joven producto, prudente y cuidadosamente, con sangre humana secreta (es decir una preparación alquímica roja), y se lo conserva durante cuarenta semanas a un calor constantemente igual al del vientre del caballo, este producto viene a ser un verdadero y viviente niño, con todos sus miembros como el nacido de la mujer, pero sólo más pequeño y al que llamamos un homúnculo. Es necesario educarlo con gran esmero y cuidados hasta que crezca y comience a manifestar la inteligencia"

Pero hay algunas notas (personajes, huída,...) que no están en Paracelso y sí en L. Durrell y U. Eco.
avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¿Quién copió a quién? III

Mensaje  papapepe47 el Mar Abr 16, 2013 2:25 am

Los párrafos "Había un rey, una reina, una monja, un arquitecto, un minero, un serafín y, por último, ¡un espíritu azul y uno rojo!" de Lawrence Durrell y sus semejantes en Umberto Eco "Reconocimos al rey de los cabellos grises, a la reina, al moro, al guerrero y a los dos adolescentes con coronas de laurel, uno azul y otro rosa..." sólo los he hallado en una película: La novia de Frankenstein

Película de terror y ciencia ficción dirigida por James Whale y estrenada en 1935. (1931) y está protagonizada, de nuevo, por Boris Karloff y Colin Clive. Además de aquellos actores, la cinta cuenta con la actuación de Elsa Lanchester como "la novia del monstruo" y Ernest Thesiger como el doctor Pretorious. Es la secuela de Frankenstein (1931)

La anterior fiinaliza con el molino incendiado, los aldeanos celebran la aparente muerte del monstruo (Boris Karloff) y regresan a sus casas. Aunque fue creído muerto en un principio, descubren que el científico sobrevivió a su enfrentamiento con el monstruo. Frankenstein se arrepiente de su creación, aún cree que está destinado a encontrar los secretos de la vida y la inmortalidad. Elizabeth, por el contrario, se opone a esta idea. Posteriormente, el científico es visitado por un hombre llamado Dr. Pretorious (Ernest Thesiger), quien había sido su profesor en la universidad. Pretorious le propone trabajar juntos, combinando sus conocimientos. Para convencerlo, le muestra diversos homúnculos de tamaño reducido, que creó tras años de investigación, conservados en tarros, incluyendo un obispo, un rey, una reina, una bailarina, una sirena y un diablo. La idea de Pretorious es crear una mujer, que sea la compañera de la criatura que Frankenstein creó.

(Los críticos Richard Schickel y Richard Corliss de la revista Time la incluyeron entre las 100 mejores películas de la historia. En 2008, la revista Empire llevó a cabo una encuesta entre lectores y críticos de cine para seleccionar las 500 mejores películas de todos los tiempos, y La novia de Frankenstein fue ubicada en el puesto 204)


Última edición por papapepe47 el Mar Mayo 21, 2013 7:56 am, editado 1 vez
avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¿Quién copió de quién? IV

Mensaje  papapepe47 el Jue Abr 18, 2013 9:55 pm

¿De dónde sacaba la película a estos presonajes de homúnculos?
¿Qué relación hay entre el guionista o el director o el productor y estos autores? Ésto aún no lo tengo claro.
Sí parece que estos personajes -diversos tipos de homúnculos- se relataba en los siguientes textos: Esfinge de Emil Besitzny y en Vida de Paracelso de Franz Hartmann.
Todos los mencionan pero nadie los ha leído porque no hallo referencia alguna entrecomillada.

avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¿Quién copió de quién? V

Mensaje  papapepe47 el Mar Mayo 21, 2013 8:02 am

Es magistral la escena en que Pretorius (interpretado por Ernest Thesiger) acude a la mansión de los Frankenstein para persuadir a Henry de buscar juntos los secretos de la inmortalidad. Nunca más la saga Universal de Frankenstein tendrá un villano secundario tan rico e importante.
Pretorius le muestra a Henry los resultados de su investigación a lo largo de los años, que son unos seres en miniatura que están guardados en campanas de cristal.
Pretorius se pone una especie de quipá o kipá o yídish o yarmulke (pequeña gorra ritual empleada para cubrir parcialmente la cabeza, usada tradicionalmente por los varones judíos) cuando trae el baúl que contiene estos seres. ¿Fueron confeccionados a través de la ciencia o con la magia negra?
Esto es lo que se pregunta Henry al ver a los pequeños homúnculos, que tienen forma de rey, de una reina, de una bailarina, una sirena, un arzobispo...
Ciertamente la imagen de Pretorius en esta secuencia inolvidable es más lejana del académico que supuestamente era que de un Mephistófeles (y ahí la conexión con el Fausto de Goethe, con el tema de los homúnculos y la tentación en superar a Dios).



Última edición por papapepe47 el Dom Oct 27, 2013 3:18 am, editado 1 vez
avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ironía de Umberto Eco

Mensaje  papapepe47 el Jue Mayo 30, 2013 7:56 pm

papapepe47 escribió:Cita en el capítulo 5 GËBURAH:
“Y si se engendran tales monstruos hay que pensar que son obra de la naturaleza, aunque parezcan distintos al hombre (Paracelso2. De Homunculis, en Operum Volumen Secundum [segunda obra denominada “De la Naturaleza de los cosas”, Natura Rerum], Genevae, De Tournes, 1658, p.475)
….
...había seis ampollas de vidrio en forma de pera, o de lágrima, herméticamente cerradas con un sello y llenas de un líquido cerúleo

Dentro de cada recipiente flotaba un ser de unos veinte centímetros de estatura

Reconocimos al rey de los cabellos grises, a la reina, al moro, al guerrero y a los dos adolescentes con coronas de laurel, uno azul y otro rosa...
...
Era difícil saber si se trataba de modelos de plástico o de cera o bien de seres vivos, entre otras cosas porque la ligera turbiedad del líquido impedía determinar si el leve jadeo que los animaba era un efecto óptico o una realidad
...
Se desplazaban con un ágil movimiento natatorio, como si estuvieran en su elemento
...
Cada mañana hay que enterrar los recipientes en un montículo de estiércol de caballo fresco, o sea caliente, que proporciona la temperatura necesaria para el crecimiento. Por eso Paracelso prescribe que los homúnculos se críen a temperatura de vientre de caballo
...
Nuestro anfitrión me ha dicho que una mañana encontró al adolescente azul fuera de su prisión, tras haber escapado por algún medio desconocido, tratando de romper el sello del recipiente donde estaba su compañera

..Pero estaba fuera de su elemento, le costaba respirar, y le salvaron un poco, volviéndole a meter en su líquido
...
Según nuestro anfitrión, estos homúnculos le hablan, le comunican secretos, emiten vaticinios, unos le revelan las verdaderas medidas del Templo de Salomón, otros le explican cómo hay que proceder para exorcizar a los demonios



“El péndulo de Foucault” es considerada una gran crítica a todo el esoterismo y contiene un alto grado de sátira.
Casi al término de la narracción que nos ocupa existe una conversación con la siguiente intervención en referencia a los homúnculos y su procedimiento de mantenimiento:

“ -Terrible- comentó Diotallevi-. Así no me interesan. Siempre hay que andar con el recipiente y conseguir estiércol, en todos los sitios que uno va. ¿Y en verano qué se hace? ¿Dejárselos al portero?”

Umberto Eco. “El péndulo de Foucault”. Edición: Círculo de Lectores. Traducción - cedida por Ediciones Orbis, S.A. y Editorial Lumen, S.A. - de R.P. Revisada por Helena Lozano. Barcelona, 1990. Página 31.
avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Referencias en El Cuarteto...

Mensaje  papapepe47 el Lun Jun 10, 2013 11:39 pm

He mencionado el tono irónico de Eco. Su narración es de apenas 2 páginas.(“El péndulo de Foucault”. Edición: Círculo de Lectores. Traducción de R.P. Revisada por Helena Lozano.Traducción cedida por Ediciones Orbis, S.A. y Editorial Lumen, S.A. Barcelona, 1990. Páginas 314-315)

La de  L. Durrell es más amplia. (“El cuarteto de Alejandría”. Clea (IV volumen). Edición: Pocket-Edhasa. Traducción de Matilde Horne Segunda reimpresión, Barcelona abril 1987. Páginas 235-239).Por su extensión no las copio. Digamos que echa a volar su fantasía.

Y, al final del volumen, existe la siguiente nota:
"Los incidentes registrados en la casa de Capodistria han sido tomados y ampliados de una nota al pie del libro de Franz Harmann, Vida de Paracelso".







Última edición por papapepe47 el Miér Jun 26, 2013 3:54 am, editado 1 vez
avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Otra referencia en "El cuarteto..."

Mensaje  papapepe47 el Miér Jun 26, 2013 3:24 am

Aparece en el último volumen, Clea, otra referencia a los "homúnculos" pero con un significado completamente diferente.

Invito a leerla. Es Clea la que narra:

"Un mes después abandoné Siria... Sabía que debía destruir al niño. Lo lamentaba amargamente, pero no parecía existir ningún otro medio honorable para solucionar el problema.... Después el viejo y amable anestesista me llevo una pileta sucia para mostrarme el pálido homúnculo con sus pequeñas uñas, sus membranas. Llore con gran tristeza. Parecía una yema de huevo aplastada. El anciano la dio vuelta con curiosidad con una especie de espátula, como quien da vuelta una lonja de tocino en una sartén. No me pude reconciliar con su fría curiosidad científica; me sentía enferma. El sonrió y dijo: "Ya pasó todo. Que alivio debe de sentir ahora"  


(“El cuarteto de Alejandría”. Clea (IV volumen). Edición: Pocket-Edhasa. Traducción de Matilde Horne Segunda reimpresión, Barcelona abril 1987. Página 130)



avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Nombres parecidos

Mensaje  papapepe47 el Jue Sep 12, 2013 3:42 am

He reparado en una semejanza -digamos que "pillada entre alfileres"- entre ambos autores.
Digamos que es una coincidencia.
Tanto tiempo hablando de Alejandría - en Egipto- donde vivió Durrell y resulta que Umberto Eco nació en Alessandría en el Piamonte

avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Paracelso: citado por Durrell y Eco

Mensaje  papapepe47 el Dom Oct 27, 2013 3:23 am

Philippus Aureolus Bombast von Hohenheim decidió latinizar su nombre y autobautizarse como Paracelsus (que significa  “superior a Celso”, un famoso médico de la antigüedad romana).
Médico y alquimista de origen suizo alemán, nacido en 1493. Su buen nombre y notoriedad lo adquirió debido a -supuestamente- haber logrado como alquimista la transmutación del plomo en oro.
Si lo consiguió, alcanzó la meta final de todo alquimista era la conversión de los llamados metales innobles tales como el plomo en oro a través del uso de la piedra filosofal.
Otros de sus logros es haber nombrado al zinc, llamándolo originalmente zincum. Es decir, usando otro término en latín, como era común en la época.

Fue Paracelsus o Paracelso un practicante viajero. Imaginamos que buscando la verdad. No sabemos si su imaginación exaltada la adquirió en todo estos viajes, o la heredó de algún ancestro.
Planteó que la cirugía no debía ser una actividad marginal relegada a los barberos sino una disciplina médica. Considerando la época hay que reconocerle cierta agudeza de pensamiento y entendimiento general.
Es considerado el precursor de la  homeopatía, pues planteó, sin evidencia alguna “similia similibus curantur”. En español,  “lo parejo cura lo parejo”  y basado en este simple principio creó todo un arsenal de medicinas, desconozco cuan efectivos fueron estos brevajes.
Paracelsus era hijo de una época donde la ciencia y la magia no estaban bien separadas y no pudo sustraerse de su contexto histórico. Era un tiempo donde se podía ser científico y mago a la par, era el tiempo donde la ciencia se comenzaba a deslindar para siempre de la magia.
Paracelsus no escapó a esa dualidad, fue un medico visionario y un mago.

Aparte de su actividad medica Paracelsus dedicó ingente esfuerzos -como he dicho en otros notas-en crear un homumculus, un pequeño ser humano de 30 cm de altura, que -según él- hablaría, comería y al cual le asistiría todo lo demás atributos que caracterizan a un humano. Un atributo curioso del homunculus es que dormía muy poco.
El método de crear un homumculus, acorde a la detallada receta de Paracelsus, consistía en tomar algo de semen, huesos y pelo y poner la mezcla en una botella y enterrarlo en estiércol de caballo durante 40 días.
Paracelso aconsejaba alimentarlo con sangre durante los próximos 40 días. Después era aconsejable extraerlo de la botella.
Según algunos relatos, no confirmados, Paracelso llegó tan lejos como decir en la universidad de Paris que poseía un homunculus como asistente personal, por supuesto que los profesores le exigieron que lo mostrara, el prometió mostrarlo al siguiente día. Apareció Paracelsus lamentando, frente a los profesores,  porque el ingrato homunculus escapó aprovechando la noche.
Paracelsus afirmó algo por lo que merece ser recordado:
“Únicamente un hombre virtuoso puede ser buen médico”

avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La creación de un homúnculo en Fausto de Goethe

Mensaje  papapepe47 el Lun Nov 04, 2013 6:00 am

Hay una escena que Fausto que recrea la consecución de un homúnculo y éste llega a bromear con sus "familiares"
Se desarrolla en un Laboratorio, al estilo de la Edad Media, lleno de enormes y toscos aparatos con fines fantásticos.
Wagner (W) (Junto al fogón.) Suena la campana, la terrible, su tañido resuena en los muros llenos de hollín. La incertidumbre no puede durar más tiempo, ya las oscuridades se aclaran; en el fondo de la redoma empieza a estar incandescente el carbón enrojecido, parece el más magnífico de los carbunclos y despide destellos a través de la oscuridad. Aparece una luz clara y blanca. Ah, ¡que no lo pierda otra vez! Oh, Dios, ¿qué produce ese ruido en la puerta?
Mefistófeles (M) (Entrando.) ¡Saludos!, es con buena intención.
W. (Con miedo.) ¡Salud a la estrella de esta hora! Pero callad y contened la respiración. Está a punto de consumarse una gran obra.
M. (Más bajo.) ¿Qué está ocurriendo?
W. (Mas bajo aún.) Se está dando forma a un ser humano.
M. ¿A un hombre? Y ¿a qué pareja de enamorados has metido en el hueco de la chimenea?
W. ¡Dios me libre! Declaro que el estilo antiguo de procrear es una vana necedad. El delicado punto del que brotaba la vida, la suave fuerza que surgía del interior, recibía y daba, para darse forma a si misma y asimilarse primero a lo más cercano y luego a lo extraño, esta ya privado de su dignidad. Aunque el animal todavía se solaza con ello, el hombre, mucho mejor dotado, ha de tener en el futuro un origen más no¬ble y más elevado. (Volviéndose hacia el fuego del horno.) ¡Ved como brilla!… Ahora sí que se puede confiar en que, por la mezcla de cientos de ingredientes -pues esto es una mezcla-, compondremos la materia humana, la encerraremos herméticamente en un alambique y la destilaremos en su justa medida. Así, serenamente, la obra habrá sido culminada. (Volviéndose hacia el fuego del horno.) ¡Todo va saliendo! La masa se va aclarando, mi convicción se confirma cada vez más. Aquello que se considera secreto en la naturaleza, voy a probarlo de modo racional, con osadía, y lo que ella antes organizaba por su cuenta, ahora lo voy a hacer cristalizar.
M. Aquel que ha vivido mucho, ha tenido muchas experiencias. No puede encontrarse con nada nuevo en este mundo. En mis años de viaje he visto ya muchos pueblos cristalizados.
W. (Siempre muy atento a la redoma. ) Esto sube, centellea, se conglomera; en un momento estará hecho. Un gran proyecto siempre parece al principio obra de un demente, pero riámonos del azar, un cerebro que puede pensar bien, creará con el tiempo un pensador. (Observando entusiasmado la redoma.) Una suave fuerza hace que resuene el vidrio; se enturbia, se aclara, por lo tanto tiene que surgir. Ya veo un hombrecito moviéndose graciosamente. ¿Qué más queremos?, ¿que más nos exige el mundo? El misterio ha sido desvelado y está a plena luz. Prestad oídos a este sonido, se va a convertir en voz, se va a hacer lenguaje.
Homúnculo (Dirigiéndose a WAGNER desde la redoma.) ¿Qué tal, papaíto? Ya veo que no ha sido una broma. ¡Ven y abrázame con ternura contra tu pecho!, pero no lo hagas muy fuerte, no sea que se rompa el vidrio. Fijaos en la naturaleza de las cosas: mientras a lo natural ni siquiera parece bastarle el mundo, lo artificial solo requiere un reducido espacio. (A Mefistófeles.) Primo, ¿te ha dado por llegar en el momento justo, eh, sinvergüenza?; te lo agradezco. La buena suerte te ha traído aquí con nosotros. Ya que existo, he de mostrarme activo. Quiero afanarme enseguida a trabajar. Tú eres capaz de acortarme el camino.
W. ¡Sólo una palabra! Hasta hoy tuve que avergonzarme, pues los viejos y los jóvenes me atormentaban con problemas. Por ejemplo, nadie ha podido entender cómo el alma y el cuerpo, compenetrándose tan bien y estando tan estrechamente unidos que al parecer nadie puede separarlos, estén siempre amargándose mutuamente la vida. Además…
M. ¡Alto ahí! Yo preferiría preguntar: ¿por qué el marido y la mujer se llevan tan mal? Esto, amigo mío, nunca llegarás a aclararlo. Aquí hay mucho que hacer, y trabajar es precisamente lo que quiere el pequeño.

(Págs. 256-258)
avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tristam Shandy

Mensaje  papapepe47 el Lun Abr 07, 2014 7:53 am

En “La vida y opiniones del caballero Tristram Shandy” de Laurence Sterne, conocida en abreviatura con el nombre de Tristam Shandy (volumen I, capítulo II; recuerdo que existen nueve volúmenes publicados con anterioridad a 1768) y para algunos un anticipo –más de un siglo y medio antes- de “Ulyses” de Joyce hay una referencia al homúnculo:

«[...] los espíritus animales, cuya responsabilidad era escoltar e ir mano a mano con el homúnculo y guiarlo seguro hasta el lugar designado para su recepción.»

Recomiendo la traducción de Javier Marías  de 1978 que obtuvo el  “Premio de Traducción Fray Luis de León de 1979”

avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia entre U. Eco y L. Durrell

Mensaje  Menuda el Lun Abr 07, 2014 11:42 pm

Tomo nota.
avatar
Menuda

Cantidad de envíos : 14779
Edad : 52
Localización : Al ladito del mar
Fecha de inscripción : 20/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Regalo de Navidad

Mensaje  papapepe47 el Vie Ene 02, 2015 5:09 am

Después de un paréntesis -por crianza de mi nieto- retomo a este foro deseando a todos un feliz año 2015
Mi hijo mayor. que es Pepe pero no aún papá- me acaba de regalar un libro-ilustración de Umberto Eco.
avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia entre U. Eco y L. Durrell

Mensaje  Menuda el Vie Ene 02, 2015 12:37 pm

Buen regalo, Papapepe.
avatar
Menuda

Cantidad de envíos : 14779
Edad : 52
Localización : Al ladito del mar
Fecha de inscripción : 20/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia entre U. Eco y L. Durrell

Mensaje  Mala el Jue Ene 08, 2015 4:17 am

Felicísimo año a los que todavía dejamos letras por estos lares, y un propósito de enmienda a los tímidos ex-pertenecientes, que visto lo que da de sí el impersonal facebook, dan ganas de que el foro reflote su naturaleza de islote para letraheridos y amantes interruptus de la buena literatura...muchos ánimos a todos, en cualquier caso!!
avatar
Mala

Cantidad de envíos : 3801
Edad : 46
Localización : Valencia
Fecha de inscripción : 14/03/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

En el "Quinteto de Aviñon"

Mensaje  papapepe47 el Lun Feb 16, 2015 9:02 am

En el "Quinteto de Aviñon"... en concreto, en el volumen primero "Monsieur o El Príncipe de las tinieblas" (Novela EDHASA, página 305, con traducción de Jordi Fibla) retorna L. Durrell a mencionar a los homúnculos:
" ....Estaba sentada en el suelo, ante el fuego llameante...A su alrededor,sentadas en cojines de terciopelo de distintos y brillantes colores, había unas muñecas de todos los tamaños y nacionalidades con llamativos trajes...Mi dramática entrada -estaba lleno de pesar y de sincera adoración-sorprendió a Pía en un estado de terrible desorden,muda y pálida. pero cuando vi las muñecas, me pareció reconocer enseguida a mis auténticas rivales y una rabia abrumadora se apoderó de mí...No sabía con claridad qué había descubierto exactamente en aquella exhibición infantil,pero supe con certeza que era preciso apartar del aso a aquellos homúnculos, que constituían un obstáculo en nuestra relación. cogí una muñeca, y luego otra, y las arrojé a las llamas..."
avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia entre U. Eco y L. Durrell

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.