Cuéntame algo y te sirvo un café.

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Vie Jun 28, 2013 10:09 am

Hemos sufrido con los tiros a penaltis, con la rabia del graderío, pero estamos en la final.
Brasil y España. Será un gran espectáculo.

avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Sáb Jun 29, 2013 3:23 am


Me encanta esta música y el contenido de el.


avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Jul 01, 2013 3:05 am

Los cambios de clima son muy frecuentes en la isla. Por la mañana el viento azotaba tan fuerte que desplazaba la mesa y la sillas de la terraza. Miraba desde la ventana de la cocina y veía los rosales zarandeados por la fuerza del temporal. No quedaba otra que esperar viendo el desastre, en la distancia. A eso de las ocho de la tarde todo volvía a la normalidad: una temperatura suave de unos veinte grados y  apenas se movía una hoja. Tocaba reparar los daños en los jardines que tenemos a ambos lados de los pasillos. Apetecía empapar los geranios y las hierbas de olor. El jazmín con  su altura, el galán de noche, el romero, el toronjil. Limpio todo se empezaron a mezclar los distintos olores de las hierbas aromáticas, como cuando nos adentramos en una perfumería, sí bien esta vez la esencia era mucha más placentera para la vista y el olfato. Daba gusto ver reanimado todo lo sembrado, sentir a nuestro paso la humedad del suelo, como oxigeno para un cuerpo. Valía la pena no responder a un portero de la casa y dejar lo que estaba haciendo para atender a una visita inesperada. Mientras seguía allí, me preguntaba cómo alguien encuentra  sentido acudir a casa de algún conocido, un fin de semana, a eso de las ocho y media y con una luna tan bonita como la que tenía  en lo alto. Me sentía tan a gusto con mi ropa de faena, mi coleta desplazada, mis pies del color de la tierra y el agua juntos, que egoístamente no me sentí maleducada haciéndome como que no estaba, aún estando. Sé que llegaron en coche porque escuché dando la vuelta en el terrero de enfrente y dejándose ir por si alguien acudía a la puerta, algo apurado.
El día anterior había acudido a urgencia con uno de mis hijos. Agradecía poder disfrutar de esa tranquilidad, de la lentitud de las cosas, y sinceramente no me apetecía dejar lo que estaba haciendo por nadie.
Luego pensé: ¿Debería existir un día para las visitas? ¿No estaría mejor llamar y confirmar que vienen a visitarnos? ¿Dan por sentado que siempre nos apetece esas reuniones?
Lo bueno de vivir en el campo es que disponemos de esa muletilla por si nos encuentran desprevenidos en un día que queremos estar solos: con decir que si estamos regando las huertas del fondo apenas si escuchamos el portero de la casa, vale para salir al paso.
Existen esos días en que la soledad no pesa.

Ya decía Oliver W. Holmes: " Para el hombre, como para el pájaro, el mundo ofrece muchos sitios donde posarse, pero nidos solamente uno: su casa".


avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Jul 01, 2013 8:08 pm

He disfrutado con el juego del rival. Felicitar  a Brasil porque fue mejor, y confirmar lo que auguraba días atrás: en que veríamos un gran espectáculo futbolístico.
España no jugó mal, pero con un equipo de esas características es imposible remontar después de un gol tan tempranero, y con el mismo ritmo en todo el partido.
'San Iker' lo tuvo complicado en todo el encuentro, trabajando más de la cuenta para que no nos marcaran una cesta de goles.
¡Otra vez será!


A José Mourinho , le habría gustado este poema.


Por qué

Elvio Romero.

Por qué no habremos de querer nosotros
Lo que nunca quisimos; por ejemplo, una casa
Sobre el remanso de un río,
Con camalotes en sus costados,
Con sus ventanas en regocijo.

Por qué no habremos de escuchar nosotros
Lo que la noche escucha; por ejemplo, una sombra
Que nos sirva de abrigo,
Que allí muera misteriosamente
Asumiendo el color de sus dominios.

Por qué no habremos de pisar nosotros
Lo que jamás pisamos; por ejemplo, un sendero
Con olorosos racimos,
Con una hoguera que allí se encienda,
Con grandes lluvias que nunca vimos.

Por qué no habremos de sonar nosotros
Con un eco que suene; por ejemplo, un murmullo
Que tiemble en el sonido,
El que responda a las preguntas
Que junto al fuego recogimos.

Y por qué no buscar siempre
Lo que es parada en un camino,
Lo que hay de otoño en un verano,
Lo que hay de ardiente en lo más frío,
Lo que es sonrojo en unos labios,
Lo que es recuerdo en el olvido,
Lo que es pregunta en la respuesta,
Lo que es jadeo en un suspiro,
Lo que es vital de esa alegría,
De esa tristeza en que vivimos.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Miér Jul 03, 2013 1:35 am

La tenía como mi herbolario particular. Ahora también es mi hechicera . Tiene soluciones para todo, y te lo cuenta con tal intensidad que dudas de tu poca fe para esos remedios. Llegando a la mitad de nuestro recorrido mañanero, no sé como salió dicha conversación, pero llegué a ese punto de exteriorizar mis temores por la mala racha que llevaba últimamente. Me cogió de la mano, parándose en seco, y me dijo: "Tú, mi reina, haz lo que te digo, y verás que en poquitos días te cambia la suerte. Hoy es martes, ideal para empezar con ello".
Consistía__ y vaya por delante de que sólo citarlo me siento un tanto ridícula__, en llenar hasta la mitad varios de vasos de vidrio, de agua, introducir unas pocas hojas de perejil, una cucharada de canela en polvo y una cucharada de azúcar. Poner cada uno de los vasos en distintas habitaciones y esperar al martes siguiente para acabar con la limpieza ( Uy, me ha costado un montó utilizar esa palabreja "limpieza")
Sí el perejil se estropea pronto, es que hay demasiada negatividad, y hay que reponerlo por más.
Yo a todo asentía. Estaba a putito de preguntarle si no servía igual el cortado que me tomaba todos los días con mi toque de canela, y mi vaso de agua mineral, atrás. Después de todo, no hay mejor limpieza para el alma que comer lo que a una le gusta, y vivir todo intensamente.
Pero esta vez también lo estaba enredando todo: ella me hablaba de la negatividad del ambiente, de mi entorno, y yo sentía que lo que no iba bien era yo misma. Y es que cuando eres poco creyente para esas cosas cuesta mucho más seguir una conversación de ese estilo y no queda más que prometerle ,con los dedos cruzados, que le informaré lo antes posibles de los buenos resultados.
Esperanza es su nombre y tiene setenta años. Sin colesterol, alegre y capaz de hacer seis kilómetros diarios. Puede que esos pensamientos le den la vitalidad y la fortaleza que a mi me falta.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Jue Jul 04, 2013 5:47 am

Ahora acaban de emitir un anuncio de un champú ( no haré publicidad de marcas), en donde una chica joven, algo apurada por la visita inesperada de un chico, opta por utilizar dicho champú __ un nuevo producto donde no es necesario mojarse el pelo, ni hacer suaves masajes en el cuero cabelludo, ni nada de nada: solo dárselo en seco. Y me entró un escalofrío por todo el cuerpo en pensar que ya no tendría la posibilidad de seguir aspirando a ser la protagonista de un sueño: la de ser cuidada y mimada, o más bien mi pelo, por un caballero de la talla de Robert Redford, en la escena más romántica de todos los tiempos.
¿¡En qué nos estamos convirtiendo con tantas prisas, con reducir todo al máximo!?
¿Se acuerdan de esta escena?


Poema de las cosas

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
Oirás que alguien te llama sin que tú sepas quién
Y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
Que existen ciertamente, pero que no se ven
Y también es posible que una tarde de hastío
Como florece un surco, te renazca un afán
Y aprenderás entonces que hay cosas como el río
Que se están yendo siempre, pero que no se van.

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
Recordará una pena que no tuviste ayer
Y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
Cosas que nunca han sido, pero que pueden ser.

Por más que tú prefieras ignorar estas cosas
Sabrás por qué suspiras oyendo una canción
Y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
Cosas que son hermosas sin saber que lo son.

Y una tarde cualquiera sentirás que te has ido
Y un soplo de ceniza regará tu jardín
Y aprenderás entonces que el tiempo y el olvido
Son las únicas cosas que nunca tienen fin.
José Angel Buesa.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  CarlosVg el Jue Jul 04, 2013 7:11 am

Me ha gustado este poema.

Lo del hechizo, en fin, cuestión de probar que tampoco sale tan caro el remedio, jeje.
Es que las meigas........, haberlas dicen que hailas. Very Happy
avatar
CarlosVg

Cantidad de envíos : 3331
Localización : Rias Baixas
Fecha de inscripción : 09/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Jue Jul 04, 2013 8:57 pm

CarlosVg escribió:Me ha gustado este poema.

Lo del hechizo, en fin, cuestión de probar que tampoco sale tan caro el remedio, jeje.
Es que las meigas........, haberlas dicen que hailas. Very Happy



Ahora que no nos lee nadie, Carlos, lo intenté.  El perejil sigue intacto, supongo que en la casa nada de eso existe, así que tan equivocada no estaba y sigo pensando que tengo que reír más. Cuando uno está bien atrae lo bueno.
El caso es que, ayer recibí una llamada telefónica de una "conocida" después de varios años de no tener comunicación la una con la otra, y… me ha invitado a su entierro. Sé que es de locos, pero es tal como lo cuento.
¿Casualidad, remordimientos, fantasmitas que cruzan dos pueblos y se lo pasan bomba con nosotras… ?
Me temblaban las manos, por oírla. ¿Cómo alguien puede  hacer una cosa como esa? Pensé: "O estas aburrida y tu cabeza te juega malas pasadas, o no encuentra otra manera para volver a rebujar la mierda del pasado"
Era curioso poder controlar el tiempo  y  acelerándolo a posta verme en el lugar que me citó. Daba por sentado que yo la acompañaría a su último viaje.  Uf, me sentía desubicada por las miradas de los presentes, por las habladurías, por reencontrarme de nuevo con los supuestos que ya tenía olvidados. Ocupaba el último asiento, vestida de tonos pastel para pasar desapercibida. Era todo un compromiso rechazar esa invitación macabra.
A nadie le deseo que desaparezca, ya que todos estamos en el mismo barco. Pero era curioso la facilidad que tenía ella para predecirlo todo: "qué se iría primero , y con todo eso organizado hacerse un funeral de lo más íntimo, o familiar". Como dije al principio: DE LOCOS.
Cogí el vaso con toda la porquería que había puesto dentro, y lo tiré por la ventana. Adiós mala suerte, adiós mosquitos y adiós supersticiones.
¿Sí hoy pusiera algunos números que soñé, y los citara uno por uno,  crees que no serías capaz de ponerlos en un boleto y sellarlo por si acaso sale y te quedaras fuera?
Eso mismo hice con el vaso del agua, canela, azúcar y perejil, "INTENTARLO".



Sentí un funeral en mi cerebro...

Sentí un funeral en mi cerebro,
los deudos iban y venían
arrastrándose -arrastrándose -hasta que pareció
que el sentido se quebraba totalmente -

y cuando todos estuvieron sentados,
una liturgia, como un tambor -
comenzó a batir -a batir -hasta que pensé
que mi mente se volvía muda -

y luego los oí levantar el cajón
y crujió a través de mi alma
con los mismos botines de plomo, de nuevo,
el espacio -comenzó a repicar,

como si todos los cielos fueran campanas
y existir, sólo una oreja,
y yo, y el silencio, alguna extraña raza
naufragada, solitaria, aquí -

y luego un vacío en la razón, se quebró,
caí, y caí -
y di con un mundo, en cada zambullida,
y terminé sabiendo -entonces -

Emily Dickinson.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Vie Jul 05, 2013 4:35 am

Me gustaría compartir con vosotros, en esta tarde de jueves, este articulo, que a mí particularmente me ha llegado al corazón. A veces leo cosas así y … me emociono.
Juntar pasado y presente, y escribirlo de esta manera, es para quitarse el sombrero.

Caballero don dinero – Por Blanca Delia García.

Los domingos por la mañana mi madre calentaba agua; la vertía en un baño de hojalata y nos bañaba a conciencia. Mi hermana y yo disfrutábamos del placentero momento y nos dejábamos frotar hasta que nuestro pelo brillaba y nuestros cuerpos olían a jabón de lavanda.

La ropa de fiesta ponía la nota final a un proceso regular de aseo que se repetía en todos los hogares de mi barrio y eliminaba la suciedad de la semana. Desgraciadamente hoy nada es tan sencillo. Nos duchamos cada día, pero los rituales de limpieza ya no son suficientes para acabar con la porquería que bajo el paraguas del progreso se ha convertido en dueña y señora de una sociedad mugrienta y adinerada.

Apesta y se perfuma; se limpia la cara con un trapo asqueroso, sobado siempre por las mismas manos, que ha llegado hasta el Vaticano, un gobierno surgido para servir a los pobres, pero que también tiene banco y en el que también se realizan operaciones ilícitas.

Las informaciones que se publican son escalofriantes. La investigación realizada por las fiscalías de Roma y de Salerno apunta que tras las puertas terrenales del cielo se maneja gran cantidad de dinero, de inmuebles, de acciones y de títulos que, gracias a la opacidad mítica del Instituto para las Obras de la Religión, sigue ofreciendo a sus clientes la misma confidencialidad que el más oscuro de los paraísos fiscales.

Y es que, aunque parezca mentira, y aunque afloren algunos de los culpables -la Agencia Tributaria ha emitido un informe en el que multiplica los millones defraudados por el extesorero del PP, Luis Bárcenas, ahora líder en la cárcel de Soto del Real-, aún quedan demasiados espacios en los que siempre se esconden aquellos que más tienen.

La sociedad se derrumba y pocos pilares sujetan ya este mundo manejado a su antojo y sin escrúpulos por los grandes bancos y los grandes dirigentes de los grandes estados laicos y religiosos. Ni siquiera Quevedo sabía cuánta razón llegaría a encerrar su famoso poema sobre el dinero, poderoso caballero que a todos corrompe y a todos cautiva.

Después del baño a mi hermana y a mí nos esperaba otro premio. Mi padre nos daba una moneda para que pudiéramos ir al cine y comprarnos un delicioso bombón de chocolate o un paquete de fritolay, que apretábamos entre las manos, para deshacer las papas y comérnoslas muy poquito a poco, deleitándonos con cada bocado de aquella simple y lejana vida.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Vie Jul 05, 2013 7:33 pm

Ayer mandé un mensaje privado a mi amigo invisible. A veces cuando algo me produce curiosidad se lo comento por MP y me contesta amablemente.
El caso es que, esta última pregunta, o sugerencia, o ruego, no sé muy bien como definirlo, me está martirizando el cerebro por el efecto que le podría haber causado esa "frescura, espontaneidad o "imprudencia" qué también entra en el lote de las posibilidades.
Le preguntaba, más o menos, por ese estilo que utiliza al empezar una frase  "el de la NO utilización de mayúsculas en dichos mensajes". Supongo que la mayoría de los que entran habitualmente a este foro coincidirán de que soy la menos indicada para dar lecciones de nada y menos de ortografía.  Pero existe un motivo de peso para sentirme chiquita de nuevo al venirme la imagen de mi profesor de lengua dándome unas collejas por cometer repetidamente esa misma falta de ortografía. Es algo parecido a un trauma infantil que quedó ahí ubicado y que no entiende que se repita en una  persona tan inteligente como mi amigo invisible.  Yo se la achaco a esa juventud despistada, cómoda y libre, que permite ese error continuo, permitiendo, eso sí, dejar al descubierto siempre la elegancia en cada una de sus intervenciones. No recuerdo  nada feo en él a la hora de expresarse. La prudencia es su mejor carta de presentación. Es por eso que entré nuevamente en el foro por la noche y borré el mensaje que le había mandado.  Internet tiene muchas ventajas: cito nuevamente esa facilidad de mandar algo y rápidamente borrarla antes de que esa persona en concreto, lo lea. Las cartas que se mandaban antes, y que tardaban tanto tiempo en llegar, eran un arma de doble filo. Las vueltas que dan las emociones de un día para otro.
Bueno, lo que sí tengo claro es la facilidad de meter la pata por esa "confianza" que se crea a lo largo de los meses. Es mucho más difícil la comunicación por aquí. Mirarse a los ojos es tan imprescindible, o captar al instante la reacción del otro, o lo poco que puedas obtener de esa primera mirada , que no deja de preocuparte cómo habrá recibido dicho mensaje, o lo poco que has querido transmitir.
Me quedé con la duda si en el transcurso de esas dos horas habría leído el mensaje y estaría molesto conmigo.
Te mando una rosa y te pido perdón.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Sáb Jul 06, 2013 11:55 pm

Buenos días a todos.
Hoy me siento pletórica porque he provocado en mi amigo invisible unas carcajadas fantásticas. Ha recibido su rosa blanca ( también me cuidé que no fuera roja) y me sigue hablando. ¡Es que es tan buena gente!
Así que leyendo un artículo del periódico de hoy, me he dado un baño de psicología, que nunca está de más para ir normalizando mis temores.
No dejar que un problema se haga viejo es fundamental para pasar página y lanzarse a otra cosa. ¡¡ La vida no espera, amigos!!

Las experiencias óptimas – Por José Juan Rivero


Nuestra vida está llena de preocupaciones y de miedos que ponen freno a nuestro desarrollo como personas, ya que los disfrutes están limitados, porque no conseguimos abstraernos, y lo que emprendemos en muchas situaciones no lo saboreamos. Por esto, no conseguimos disfrutar ni experimentar felicidad. Mihalyi Csikszentmihalyi, en su obra Fluir, nos plantea la experiencia del disfrute a través de la vivencia de las experiencias óptimas. En esencia es disfrutar con lo que hacemos, puesto que nuestra fuerza psíquica fluye sin esfuerzos. Las preocupaciones no nos influyen. No me pregunto ni me cuestiono si soy capaz de hacer esto o aquello. Me siento autor de todo lo que emprendo. Tenemos la sensación de experimentar bienestar, potenciando en nosotros los pensamientos positivos, que nos fortalecen a través del disfrute, dado que no existen barreras que lo frenen. Por lo tanto, la meta es conseguir una armonía vital, que nos permita disfrutar con lo que hacemos. Donde la atención puede emplearse libremente para lograr las metas propuestas, porque no existen problemas ni amenazas de las que defenderse. A esta experiencia se la conoce como el estado de flujo. ¿Cómo podemos fluir y experimentar el disfrute? Fluir es un movimiento hacia adelante, caracterizado por un sentimiento de novedad, donde ponemos a prueba nuestra capacidad y nuestros sentidos a la hora de realizar una determinada tarea, con la que me tengo que identificar y sentirme capaz de poder realizar. Es por ello que convino acción y conciencia, es decir, debido a que la tarea absorbe nuestra conciencia. Normalmente, cuando comenzamos a realizar estas actividades, no las vivimos como placenteras, ni siquiera nos lo planteamos. Simplemente fluimos con la tarea, pero, a posteriori, valoramos esos momentos como positivos y enriquecedores. A esa sensación la llamamos disfrute. Asumir en nuestra vida las experiencias óptimas es entender el cambio como parte activa en nuestras vidas, porque, si no lo hacemos, nos centraremos más en el problema que en nuestros objetivos. Cuando algo no sale como esperábamos, solemos entrar en desesperación. Esta respuesta no es sana, si tenemos en cuenta que muy pocas veces las cosas se dan como las pensamos. Si aprendemos a fluir, seremos capaces de encontrar las oportunidades allí donde se producen los cambios. El resultado es una vida sin angustias y con la mente abierta a encontrar nuevos caminos. Ahora solo falta que incorpores a tu vida las experiencias óptimas. Creo que merece la pena.

*PSICÓLOGO Y MIEMBRO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA POSITIVA


ME ESTÁ SUCEDIENDO AHORA.

Tengo un ratoncillo a mis pies. Nos miramos y nos tememos mutuamente. Y mientras escucha el sonido que produce las teclas al presionarlas, retrocede hasta el punto de que ahora sólo diviso sus enormes bigotes por el lado izquierdo del escritorio.
Sabíamos que un huésped nuevo rondaba por la casa. Es habitual que por meses de verano, en el campo y con las puertas abiertas de par en par se cuele algún roedor despistado. Es tan menudo…, qué miro la trampa y le miro a el; y me sudan las manos por la impotencia de no no saber qué hacer. Y temo que el pegamento puesto a posta en un cartón, lo atrape.  Sí me levanto, cae en la trampa. Sí no me levanto no queda otra que seguir escribiendo, y contándoles mi reunión con el invitado indecente ( de abajo se divisa todo), mientras  los minutos pasan. Caigo en la cuenta de que tengo la comida al fuego y al mismo tiempo una necesidad urgente de ir al baño. Siento que no podré ayudarlo y que involuntariamente seré cómplice de una caída salvaje.

Por muy positiva que sea una, cuando algo está a punto de suceder no hay nada que lo pare.
Volveré a leer otra vez el mismo artículo.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Jul 08, 2013 5:47 am

Hoy tengo uno de esos días que necesito compañía por este hilo. Tampoco este año salgo de vacaciones ¿y tú?
Apetece un montó con esta temperatura tan ideal ¿frío o calor por tu zona? Libros pendientes para pasar los meses, pocos., pero sí que me interesaría que me recomendaras el que estas leyendo ahora, si es merecedor de ser recomendado. ¿Te apetece?
Te invito a un café y un trozo de quesillo canario.
Barriguita llena, corazón contento.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Jul 08, 2013 9:27 am

Sad Sad Sad Sad Sad Sad 
Nadie ha querido conversar hoy.
Recojo el postre y lo pongo en la nevera que puede estropearse con estos calores veraniegos.
Buenas noches.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Lun Jul 08, 2013 10:28 pm

Eso es lo que pasa queridos invitados por no participar en nada: "qué me como todo el quesillo yo sola y luego  tengo que quemarlo haciendo más largos de piscina" Very Happy .
Hoy los vestuarios parecía la sala de cualquier centro de salud: no había hueso que no doliera. Los lunes son complicados después de un fin de semana por medio.

 
COMIENZA UN LUNES 

La eternidad por fin comienza un lunes 
y el día siguiente apenas tiene nombre 
y el otro es el oscuro, al abolido. 
Y en él se apagan todos los murmullos 
y aquel rostro que amábamos se esfuma 
y en vano es ya la espera, nadie viene. 
La eternidad ignora las costumbres, 
le da lo mismo rojo que azul tierno, 
se inclina al gris, al humo, a la ceniza. 
Nombre y fecha tú grabas en un mármol, 
los roza displicente con el hombro, 
ni un montoncillo de amargura deja. 
Y sin embargo, ves, me aferro al lunes 
y al día siguiente doy el nombre tuyo 
y con la punta del cigarro escribo 
en plena oscuridad: aquí he vivido. 

Eliseo Diego.



Un párrafo sobre EL LUNES, del libro: INFERNO de Dan Brown
__pero hoy no estamos a ... lunes?
Ella asintió.
__Los florentinos prefieren celebrar el descanso semanal en lunes.
Longdon maldijo entre dientes al recordar el inusual calendario laboral de la ciudad. Como el dinero de los turistas entraba en mayor cantidad los fines de semana, muchos florentinos habían decidido trasladar el día de descanso al lunes para que no se interpusiera en exceso con su principal medio de subsistencia.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Miér Jul 10, 2013 5:06 am

Sobre el último libro de Dan Brown, un regalo inesperado que me llegó hace días, no tengo nada más que añadir. Creo que formará parte de unos cuantos libros que tengo en la parte baja de la librería, libros de publicidad engañosa.
Hace poco me adentré en la librería de un pueblo cercano al mío y ojeando entre los múltiples ejemplares que tenía a la venta, fijé la mirada en un autor que está de moda en España. Permítanme no dar el nombre ni el título de su obra por el respeto que me produce quién ha promocionado su trabajo en las redes sociales, y el interés que arrastra con tal iniciativa.
El caso es que, me produjo una repulsión espantosa sin saber de qué iba la historia en sí. Podía más la saturación de su nombre, de leerlo día sí y días también, que perdí todo interés por su último trabajo. Quizás me dejé influenciar más por la manera tan "singular" de promocionarlo,  que dejé de lado la trayectoria literaria de ese escritor de moda.
En esos momento de indecisión me cuestioné sí es justo para muchos autores que permanecen bajo mínimos, ser arrollados por otros menos "brillantes"  que luces con una luz artificial, engañosa.
Lo mismo sucede con otros artículos: "me he tenido que poner maleducada con los acosadores de la compañía Jazztel.
Qué publicidad más buena la que hacían en otros tiempos, pongo por ejemplo cuando anunciaban aquel detergente de lavadora que decía: !busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo!
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Jue Jul 11, 2013 1:55 am

Sabe más el loco en su casa que el cuerdo en la ajena.
Pequeño relato.

Empiezo con este proverbio para agradecer el interés que ponen en leerme. Tres son las candidatas que asoman sus hociquillos por este remanso de paz, para cargar sus neuronas saturadas de sabiduría, y regalarme unos minutos de su valioso tiempo: "poner mi mente a buen recaudo"
Con mi ordenador a cuesta me presenté en la consulta de una psiquiatra y le regalé los consejos de mis estimadas candidatas.  Acudí porque sinceramente no mostraba ningún sentimiento con esos mensajes a destiempo, y me parecía de un infantilismo absurdo seguirle el juego, sobre todo por la pérdida de mi hora de riego,  lectura, caminata, y porque ya tengo una edad para deshacerme de cotilleos absurdos. Como dicen por mi pueblo: "lo que no mata, engorda"
Me hizo ponerme delante de un espejo, y me dijo: ¿Qué ves ahí? Me tomé todo el tiempo del mundo porque la psiquiatra era mi mismo reflejo, que me lo preguntaba en la habitación, la misma estancia donde minutos antes había hecho el amor, después de haber desayunado ligero.
Sentí lástima de ese tipo de personas que pierden su valioso tiempo en cuestionar la mente de otros, cuando lo que les falta es un poco de sexo para relajar  tensiones.

Y hoy, una muchachita con esclerosis múltiple, que nada conmigo, me dio una gran lección de vida: nunca perder la sonrisa.

De esto hará unos seis o siete años, cuando conocí en el hospital a una señora elegante, de fuerte personalidad. Su hija había nacido con problemas serios de salud, y durante el año los ingresos de la menor era continuos. Coincidí con ellas de una manera casual: por falta de cama la derivaron a esa planta, provisionalmente.
Y hablando, le pregunté cómo podía llevar ese sufrimiento sin ayuda médica " me había dicho que su mejor psiquiatra había sido ella. Se ponía delante de un espejo y hablaba. Soltaba lo que llevaba dentro, lloraba, se enfadaba, se permitía caer. Qué cuando no podía más, no renegaba de una ayuda profesional, pero que para saber remontar y tirar para arriba, lo ideal era complementar ambas cosas" .
Cuando salí del hospital me encontré un espejo de pie en mi habitación, y lo más curios es que  cuando lo miro me acuerdo de ella, y de su valioso consejo.
Hay personas que son imprescindibles en este mundo, y que es todo un lujo coincidir con ella en algún encuentro fugaz de la vida.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Jue Jul 11, 2013 9:18 pm

No quiero perder la costumbre de entrar aquí y desearos un día maravilloso.


Me había olvidado de poner música.Very Happy 
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Sáb Jul 13, 2013 6:07 am

Llevo un buen rato escuchando a este grupo, y quería compartirlo con vosotros. Para mi, uno de los mejores.
Les pondría diariamente algún tema de ellos, pero no sería justo para los que no les va este estilo. No hay que atiborrar a nadie con nuestros gustos.
Disfrútenlo.
Y feliz fin de semana.




BIOGRAFÍA DE EFECTO PASILLO

Efecto Pasillo es una banda canaria nacida en Gran Canaria en 2007. Debutaron con la canción "Chacho" en 2010, con el lanzamiento de su álbum homónimo Efecto Pasillo'
Índice

1 Historia
1.1 Inicios
1.2 Primer álbum: Efecto Pasillo
1.3 De 2010-presente
2 Componentes
3 Discografía
3.1 Álbumes
3.2 Álbumes
3.3 Sencillos
4 Referencias
5 Enlaces externos

Historia
Inicios

Efecto Pasillo empezó a participar como banda en 2007, presentándose a un concurso de bandas que ganaron. El grupo empezó a grabar su primera maqueta, titulada "En el aire", que fueron emitidas por las cadenas locales. Durante un concierto en Las Palmas de Gran Canaria, Mohamed El Said, productor musical barcelonés, viajó desde la capital de Cataluña hasta Canarias para escucharlos, y la crítica fue tan favorecedora que decidió acoger al grupo.
Primer álbum: Efecto Pasillo

A principios de 2010, se lanzó su primer álbum, titulado igual que la banda. Su primer sencillo, "Chacho", los hizo famosos en todo el país. Hombres G decidió que Efecto Pasillo fueran los teloneros de la gira que estaban haciendo por toda España. Tuvo buena acogida por el público español y consiguiendo que sea uno de los músicos más importantes del archipiélago canario.

El grupo había fichado por Vicious Records y por M2 Music Group como agencia de promoción. Ese mismo año ganan el premio "Grupo Revelación del año" en Gran Canaria. La gran dificultad de que los miembros del grupo puedan estar juntos y hablar con Latorres fue tan complicada que debían de hacerlo vía Skype, hablando con él desde Las Palmas a Barcelona.
De 2010-presente

Gracias a la canción Chacho, recorrieron gran parte del país actuando en directo en una series de canales importantes como TVE, Antena 3, la Sexta o Televisión de Cataluña, entre otros. Antena 3 escogió su sencillo "Pan y mantequilla" para ser la canción del verano 2012. Este single es el principal tema de su segundo álbum: "El misterioso caso de...".

El 15 de noviembre de 2012 fueron nominados para los premios 40 principales 2012 en la categoría de mejor artista revelación y la de mejor canción por su single "Pan y mantequilla".
Componentes

Iván: vocalista
Javier: batería
Nau: guitarra
Arturo: bajo

Discografía
Álbumes
Año Detalles de álbum
2010 Efecto Pasillo

Lanzamiento: febrero de 2010
Sello: Vicious Records

2013 El misterioso caso de...

Lanzamiento: 5 de febrero de 2013
Sello: Vicious Records

Álbumes
Año Álbum País
Bandera de España
2010 Efecto Pasillo -
2013 El Misterioso Caso De... 10
Sencillos
Año Canción País Álbum
Bandera de España Ventas Bandera de España Radios Bandera de España Los 40
2009 Chacho - - - Efecto Pasillo
2010 Chocolate Y Vainilla - - -
Un Poquito Más De Ti (Ft. Maffy) - - -
2012 Pan Y Mantequilla 15 9 1 El misterioso caso de...
No Importa Que Llueva 28 25 7
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Dom Jul 14, 2013 8:11 am

Contrasto la temperatura de la calle y la hora del día: cuatro y media de la tarde y treinta y cinco grados.
Desde la cocina diviso a un hombre de piel cetrina recogiendo la cosecha de papas. Me extraña verlo solo. Me pregunto si la crisis no da para obsequiar a los conocidos con el almuerzo de rigor y la bolsa de papas por prestar tales servicios. Calculo lo que le quedará con las bolsas que ha recogido y el trozo de terreno que aún queda por limpiar. Mañana, seguramente, lo veré en el mercadillo, detrás de su puesto, ofreciéndome lo que yo desde mi ventana he visto meses atrás: a él,  preparando la tierra  para la siembra, colocando los artilugios para el riego, y recogerla en la más absoluta soledad.
Las comparaciones son odiosas, pero calculando los tres cuarto de hora que ese hombre ha invertido en llenar un saco, agachado, o de pie con la espalda doblada, repitiendo los mismos movimientos: de centro a izquierda, del surco al cubo, del cubo al saco vacío, no dejo de preguntarme ¿cuánto tardaría un corrupto como Bárcenas en gastar unos veinte euros que cuesta una bolsa con veinte kilos? . ¿Un para de minutos, quizás?
Yo mandaría a ese corrupto político  a pelar los sacos que entren en prisión. Pero no, hasta en la cárceles los sinvergüenza  tienen mejor vida.



Jaime Sabines

Para hacer funcionar a las estrellas

Para hacer funcionar a las estrellas es necesario apretar el botón azul.

Las rosas están insoportables en el florero.

¿Por qué me levanto a las tres de la mañana mientras todos duermen? ¿Mi corazón sonámbulo se pone a andar sobre las azoteas detectando los crímenes, investigando el amor?

Tengo todas las páginas para escribir, tengo el silencio, la soledad, el amoroso insomnio; pero sólo hay temblores subterráneos, hojas de angustia que aplasta una serpiente en sombra. No hay nada que decir: es el presagio, sólo el presagio de nuestro nacimiento.

avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Mar Jul 16, 2013 11:19 pm

El proceso de envejecimiento de los seres humanos no es igual para todos. Hay personas que envejecen más en su aspecto físico que en el mental, otras que teniendo una buena "percha" se estancan en unos recuerdos difuminados ( porque eso tiene el tiempo) que todo lo transforma, y metidos en esos pensamientos repetitivos, esa costumbre de comparar lo de antes con lo de ahora, va dejando de lado "lo que verdaderamente tienen: presente"
Cómo cada año se reúnen en un punto distinto de la isla, la familia Salazar.
La idea partió de una de las componentes de la tercera generación, la más cercana a todos,  Convocó una comida urgente por ese distanciamiento que se veía notando con el paso de los años, sobretodo entre los primos más jóvenes: la generación más olvidadiza. A ellos les llega un cinco por ciento o casi nada de lo que iniciaron los más longevos, por falta de interés o simplemente porque en sus cabecitas esas "batallitas", sobran.
Quedaron en la plaza del pueblo y desde allí partir en una guagua al sitio dónde nacieron y se criaron . Después de enviar los mensajes correspondientes, contabilizó la asistencia de unas cuarentas personas que partirían del sur de la isla para encontrarse con el otro grupo que esperaría en dicho restaurante en la zona norte.
Diez y media de la mañana y el chófer que se impacienta. Va apareciendo como cuenta gotas. La hora de salida estaba prevista para las nueve y allí solo esperaba tres matrimonio no muy bien avenidos, con sendos abanicos y a la espera del resto.
Una quincena de almas ocupaban sus respectivos asientos entre un silencio roto por una de las hijas más díscola, que nos deleitaba con un popurrí de canciones y chistes y una imitación forzada como guía improvisada. Me pesó no haber cargado un bolso más grande para meter un libro dentro.
A mitad de camino hicimos una parada para reponer fuerzas. Allí, en la basílica, los poquitos que habíamos nos dispersamos de tal manera que tuvimos que utilizar los móviles para reunirnos de nuevo. Cada uno delimitaba su parcela en la calle, en la cafetería, ya dentro del transporte y acoplados en sus asientos. La armonía brillaba por su ausencia.
Se me hizo interminable el viaje con otra nueva intervención frente al micrófono de la guagua: esta vez la encargada de amenizar las dos horas que nos faltaba para llegar al punto de encuentro nos deleitó con canciones a medio terminar, chistes subidos de tono, caídas bruscas de alegría por la nostalgia que le producía nombrar algunos miembros ya desaparecidos, o las miserias que pasaron entre juventud y tomateras.
Era una especie de coctelera donde introducía llantos con alegrías, poemas con chistes verdes, pasado con presente, silencios y estruendos.
En el restaurante un loquero se habría puesto las botas analizándonos a todos. Era muy curioso como engullían carne asada porque el reducido precio incitaba a llenarse al máximo. Allí se olvidaron los diabéticos de su azúcar, los fóbicos, de su estrés, por tanta aglomeración de gente ( no solo nosotros ocupábamos ese recinto), allí todos iban a rentabilizar lo invertido en el viaje.
Allí bailaron al son de una orquesta, y  en ese lugar los más jóvenes ocupábamos las sillas de la terraza esperando a que los más longevos terminasen con la fiesta  para subirlos al transporte. Alivié cuando partimos rumbo a casa.
Si yo puedo, a mí no me cogen para otro evento de tales características. Estoy convencida de ello.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Miér Jul 17, 2013 9:13 pm

Pequeño relato.


EN CLAVE DE HUMOR

Una estupenda señora me aconsejó entre líneas que me hiciese un blog y dejar allí lo que cuento en el foro.
Lo malo de un blog, y perdonad porque sólo he visitado algunos, es el freno que existe a la hora de emitir un juicio con respecto a lo que han subido recientemente: la propietaria/o de ese rincón personalizado es la encargada de  permitir dejar la crítica emitida a sus pensamientos más íntimos. Optan por los halagos y los suspiros. En cambio un foro, con sus hilos correspondientes para soltar lo que a una/o le de la gana ( siempre bajo la libertad de expresión y nunca faltando al respeto), es más NATURAL". Sí, hay que estar hecho de otra pasta para que a uno/a LO ANALICEN en la distancia, y muchas veces en clave de humor.
Otra señora entre líneas, diagnosticó  esa compulsión que "padezco" de compartir todo lo que pasa por mi mente con el resto del mundo mundial.Very Happy 
Saqué el látigo y me fustigué un rato.¡¡ Pobre de mi andar entre intimidades tan reservadas!!
Lo curioso es que, viajo por tierras lejanas participando de comentarios parecidos al mío, eso sí, más reducidos y con ese toque de humor para que pase desapercibido.
Sí lo suben es porque necesitan compartirlo.  Entonces deduzco que los que hablan de mí, los que se parten el trasero conmigo y se molestan en adornarlo, son simplemente PERSONAS que necesitan que se les escuchen. Y eso he hecho: leeros.
Te animo a que participes de esta PANTALLA gigante, por cierto, muy terapéutica, y que os toméis la vida  como lo que es: un juego divertido.



CHISTE:D 

Por qué un casado/a siempre estará más gordo que un soltero/a?
- Porque el soltero/a llega a casa, abre la nevera y dice: “¡Hay que fastidiarse! Lo de siempre.” Y se va a la cama.
- En cambio el casado/a llega a casa, abre la cama y dice: “Lo de siempre.” Y se va a la nevera.



El chiste no traía la siguiente rectificación: soltero/a, casado/a. Solo: SOLTERO Y CASADO.
¿Encontráis muchos chistes machistas?
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Vie Jul 19, 2013 12:25 am

Aquí dejo una muestra de mi alegría por ver a alguien registrado de mi tierra. Pide lo que quieras, estás invitado


Saludos Lorencito.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Sáb Jul 20, 2013 5:44 am

PARA RECORDAR



positivando >
Pensamientos: amigos o enemigos – Por José Juan Rivero



Una noche, cuando era un niño y me disponía a dormirme, me sentí temeroso, no sabría decir desde la distancia del tiempo por qué, pero en el momento que como cada día mi madre me daba las buenas noches, noté que algo era diferente, ya que cuando apagó la luz, sentí un miedo atroz, veía monstruos y fantasmas por toda la habitación. Recuerdo que me escondía bajo las sábanas, pero era incapaz de apartarlos de mi mente, hasta que mi madre nuevamente acudió a mi habitación mostrándome cómo aquellas imágenes eran producto de mi mente. Pues amigos de esta manera funcionan los monstruos de nuestra mente, son aterradores y dan miedo, nos paralizan, nos generan ataques de pánico, crisis de ansiedad y miedo, mucho miedo; sin embargo, cuando alguien acude a la habitación de nuestra mente y nos dice calma, no tengas miedo niño, y nos enciende la luz interior, vemos como son los peluches de siempre, nuestras ideas, es decir, palabras y palabras que nos recuerdan nuestros temores. La personas estamos todo el día teniendo pensamientos de todo tipo, la gran mayoría negativos, nos criticamos en exceso: eso no está bien, qué torpe eres, no vas a poder hacer eso. Casi el 80% de los pensamientos que tenemos nos recuerdan cosas negativas. Y lo hacen principalmente mediante las palabras, nuestra mente parece una emisora de radio emitiendo el parte diario con el título Desprestigiar y humillar. Emite todo el día, nadie puede parar esos pensamientos, perdón, sí se pueden parar, pero momentáneamente, y cuando regresan se han recargado de energía negativa, es decir, son peores. Ante esta situación debemos hacer conscientes esos pensamientos y debatirlos. Para ello es bueno que apuntemos esos pensamientos negativos e intentemos invalidar sus afirmaciones, diciéndome: mi mente está afirmando que soy mala persona, que no valgo para nada, etc. Y cambiar esa idea argumentándola. Lo que conseguimos es darnos cuenta de que los pensamientos no son más que palabras a las que yo doy relevancia. Así identificaremos nuestros pensamientos negativos, lo que nos ayudará a acostumbrarnos a su presencia. También podemos quitarle relevancia al pensamiento negativo y obligar a nuestra mente a que preste atención al mundo que nos rodea, evitando esos pensamientos circulares sin sentido. Para ello podemos hacer el esfuerzo de centrarnos durante un minuto en nuestra respiración, si los pensamientos vuelven los observamos, pero no les prestamos atención, de esta manera conseguimos más presencia en nuestra vida, incrementando nuestro bienestar. Cuando apagues la luz de tu habitación, cuando cierres el interruptor de tu vida, porque la temes, recuerda buscar pensamientos positivos que te ayuden.

RATONCILLO DE LABORATORIO QUE CHATEA CON OTROS RATONES
pequeño relato.

"Hoy he tenido un presentimiento muy malo: "saludaba a  un nuevo invitado y ese alguien era un habitual  entre nosotros, con otro rabo, otro estilo, otros motivos diferentes. Me siento observado, y eso no me gusta nada
Yo, ratoncillo de laboratorio, un roedor templado que acostumbra  a permanecer despierto; que  se comunica con otros roedores sin que nadie lo sepa ¿o sí?, porque soy un bichito inocente. Lo que no sabían los que habían montado la trampa, es que yo, roedor pequeñito, de campo, desconfiaba hasta de mi sombra, y cuando visitaba otras madrigueras me cuidaba para no dejar fuera, mi rabo largo.
Soy roedor pequeñito, pero viejo para ser cazado.
¡Gira, carrusel, gira, que el aire no pesa tanto!".

Leyenda.

SABE MÁS EL DIABLO POR VIEJO QUE POR DIABLO....

Un granjero sale de compras y regresa con un gallo joven para las gallinas del corral.  El gallo joven mira a su alrededor, camina hasta donde esta el gallo viejo y le dice, "Bueno viejo, llego la hora de retirarte". El gallo viejo le dice, "Vamos, no me digas que tu vas a poder con TODAS estas gallinas.”. ¡Mírame a mí como me han dejado! Por qué no me dejas aunque sea aquellas dos gallinas viejas que están en el rincón?" Pero el gallo joven le contesta, "Piérdete viejo. Tú no sabes que las viejas son mejor caldo? Ya estás acabado y ahora soy yo quien está a cargo." El gallo viejo le contesta, "Hagamos una cosa, jovencito. Vamos a echar una carrera alrededor de la finca. El que gane se queda con el control absoluto del gallinero."

El gallo joven se echa a reír. "Vamos viejo, tu sabes muy bien que vas a perder. Pero para no ser injusto te voy a dejar que salgas primero." El gallo viejo arranca a correr. A los 15 segundos, el gallo joven sale corriendo detrás de él. Le dan la vuelta al portal de la casa corriendo y el gallo joven cada vez está mas cerca. Ya está a sólo 5 pulgadas detrás del gallo viejo y cada vez se le acerca más. Mientras tanto el granjero, sentado en su sitio de costumbre en el portal, ve a los dos gallos que pasan corriendo. Agarra la escopeta y - BUM - le dispara al gallo joven y lo mata.

El granjero tristemente sacude la cabeza y dice, "¡C*o*ñ_o, pero qué suerte la mía ...es el tercer gallo ma**ri++cón que compro este mes!".

Moraleja de esta historia: No te metas con los VIEJOS. La edad y la experiencia siempre le ganan la partida a la juventud.

Nota importante: la palabra ma_ ri_ cón, es fea.
Y matar a un gallo con un BUM, también.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Dom Jul 21, 2013 10:14 am

Lo que daría yo por tener un saludo de Iván, Larama, Maldito, Susana, Jimena, Joma, y Ilona.
Buena gente.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Dom Jul 21, 2013 10:45 pm

Se sacan tantas lecturas de este video, positivas y negativas, que estoy pasándolo una y otra vez y acordándome del esfuerzo que lleva "el descuidarse".

Nota: borraría la humillación de la entrada.



¿Vivir para comer, o comer para vivir? ¿Depender de la comida para sentirse bien, o comer y disfrutar de ese rato placentero sin ningún trauma?
Ya hablo en pasado, cuento mi historia en pasado, dejé mi enfermedad, en el pasado. Hablo por boca de Clarisa ya que ella lo ha vivido a mi lado.
Siempre me ha gustado comer fritos, asados, grandes bocadillos en las mañanas y hacer de cuatro a cinco comidas diarias. Era joven y lo quemaba todo. Estaba metido en un ritmo frenético de trabajo, diversión y enamoramiento. Poco a poco empezaron a definir mi barriga sobrante con el típico comentario de "LA LÍNEA DE LA FELICIDAD : un matrimonio consolidado, buenos cuidados   extras ( sin entrar en detalle) y una vida a punto de convertirse en RUTINARIA, sin grandes sobresaltos.
La gordura es como un niño que no ves durante muchos años y cuando tropiezas con ese "niño más crecidito" te asombras de los cambios. No es igual a verlo día tras día e ir adaptándonos a lo evidente. Pues con el sobrepeso es algo similar: "Lo notaban los de fuera", pero por cortesía, callaban. El implicado, en este caso, yo, giraba en torno a un círculo vicioso en el que si no comía me sentía mal, débil, de mal humor, poco cariñoso y … feliz cuando me saciaba. Mi yo, en el cuerpo de otro.
Para que mi compañera durmiera, me trasladé a otra habitación. Para que no me viera que me quedaba con hambre, me alimentaba previamente de grandes cantidades de fruta, y para no salir de marcha, cogía la puerta y me sentaba en el bar de la esquina a tomarme unas cañas y contar batallitas de mi adolescencia. Escuchar también se me ha dado bien. La vida sedentaria era el hobby que mejor me sentaba.
Una tarde me empecé a sentir mal. Mi corazón palpitaba más deprisa de lo acostumbrado. Y  ya no sigo.
Tras múltiples pruebas, soy diabético por una obesidad descontrolada. Me tomo cuatro pastillas diarias, y llevo una vida de anciano siendo medianamente joven.
Lo estoy intentando, no quiero que esta enfermedad silenciosa que trabaja en la asombra, que va destruyendo uno, dos o varios órganos por dentro, esta epidemia que muchos la estamos viviendo por un descuido, por una forma errónea de alimentarse, y que ciertamente  PASA FACTURA con el tiempo.
Sé que me quiere mi esposa, pero principalmente me tengo que querer yo.

En una ocasión recibí un mensaje de un forero en el cual me decía que contar esta clase de intimidades no era muy ético. En esa época puede que me hubiese pasado con el tema en cuestión. Suelo poner mucho corazón en mis palabras y a veces me traiciona la razón.
Lo que quiero decir con este comentario "sobre la gordura" es que si se puede dar ánimos a lo que lo llevan, llamar a las cosas por su nombre y poner remedio para que no avance el deterioro físico y mental, el contarlo, el compartirlo: AYUDA.
O así lo creo yo.
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Mar Jul 23, 2013 9:56 pm

En el día de hoy, sólo una poesía: tan grande, tan intensa. Perfecta.



Paz Molina

Tan solamente.

Yo rivalizo conmigo:
No estoy a la altura de mi condición.
Me topo con sorpresa contra mi propio yo.
Me sucede que no canto como quisiera.

Balbuceo y escucho una lejanía.
Tímidamente me alzo en lluvia.
Escojo, por no dejar, un nombre para darme.
Y no me siento interpretada.

Tan torpe como soy. Tan solamente.
Tan única y tan ella y tan dolida.
Y la gran carcajada que me gasto.
Y las ganas de ser y de quebrarme.

Rivalizo conmigo y esta pugna
vagamente grosera me invalida
las mejores gestiones amatorias.
Y mi propio amor, mi boca para el beso
mi discutible condición angélica
se me van convirtiendo en impostura.

avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Miér Jul 24, 2013 9:01 pm

"TRES NOCHES" de AUSTIN WRIGHT.
El libro que he terminado de leer recientemente.


"En una ocasión le pregunté a Edward por qué quería escribir. No por qué quería ser escritor, sino por qué quería escribir. Sus respuestas eran diferentes cada día: Es un alimento para mí. Escribes porque todo muere, para salvar lo que muere. Escribes porque el mundo es un caos en el que sólo puedes ver cuando trazas un mapa con palabras. Te fallan los ojos y escribir es como ponerte las gafas. No: escribes porque lees, para rehacer a tu modo las historias que hay en tu vida. Escribes porque tu mente es una confusión de ruidos y abres una senda en ella para orientarte acerca de ti mismo. No: escribes porque estás encerrado en la cápsula de tu propia cabeza. Envías sondas a otras personas que están en sus cápsulas craneales y aguardas una respuesta. En fin, la única forma de mostrarte por qué escribo es mostrarte lo que escribo, para lo cual no estoy preparado".
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Vie Jul 26, 2013 3:34 am

Un abrazo muy grande a los gallegos.






Rosalía de Castro


Dicen que no hablan las plantas.



Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
Ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
Lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso,
De mí murmuran y exclaman:
—Ahí va la loca soñando
Con la eterna primavera de la vida y de los campos,
Y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
Y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.

—Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha,
Mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula,
Con la eterna primavera de la vida que se apaga
Y la perenne frescura de los campos y las almas,
Aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.

Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños,
Sin ellos, ¿cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos?
avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  CarlosVg el Vie Jul 26, 2013 4:59 am

Grácias por la parte que me toca, ha sido una auténtica tragedia.
avatar
CarlosVg

Cantidad de envíos : 3331
Localización : Rias Baixas
Fecha de inscripción : 09/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Clarisa_42 el Dom Jul 28, 2013 7:46 am

Mañana me despertará el panadero a eso de las siete. Bajaré los pocos  escalones que me llevan a la puerta de entrada y abriré la bolsa, y contaré hasta cinco recién hecho. Trataremos el precio semanal y la manera habitual de abonarlos: sí directamente con el dueño o acudiendo a su pequeña tienda dos calles más arriba.
No tuve problema con dar con la panadería: le pregunté a un señor parado por fuera de su casa sí sabía del lugar que buscaba: " te acompañaría si no tuviera que esperar al electricista, pero no tiene pérdida" Me guió con  muchas palabras y gestos, y detallando cada giro, cada establecimiento que hacía esquina con el negocio citado. Después de un recorrido minucioso por las calles del pueblo, le agradecí la información y su bendita paciencia. Tendría alrededor de setenta años y una mente muy lúcida. Me extrañó la valentía de ofrecerse a subirse con un desconocido para acompañarlo al lugar. Esa buena voluntad de ayuda y en no sopesar las consecuencias de fiarse de cualquiera por quedar bien con el que pregunta o anda despistado por el mundo.  Esa buena voluntad de ayuda que estos días se ha reflejado, también, en los vecinos solidarios de Galicia, gente humilde, pero servicial. Gente de pueblo.
Me  encontré cerrada la panadería. Estaba repartiendo. Aguardé unos minutos y pude conversar con un empleado que llegaba con  llave en mano. El dueño hacía el recorrido bien temprano , según me informó, y tenía suerte que pasaba  por mi casa en su ruta establecida para el reparto. Hablaría con él sin ningún problema.
Mañana es el gran día para disfrutar de pan artesanal, tibio, y sin la agonía de cambiarse de ropa y salir a buscarlo a unos kilómetros de casa.
Esos pequeños detalles que perduran en el tiempo: bolsa de tela colgada de un cordón de algodón  por la pared de la casa, mientra la lluvia no aparezca. Ya habrá tiempo para  inventar la manera de colocar un cajetín inoxidable donde irá un artículo de lujo y de primera necesidad como es el pan recién hecho. Un pan elaborado artesanalmente y sin los recortes en harina.
Hay lugares en la isla, como en otros  sitios, que no es seguro dejar esa bolsa de tela colgada en las madrugadas, aunque dispongas de una casa terrera. Hay gente para todo. Hay necesidad, y ante eso, desaparece dejando la bolsa de pan vacía y con el producto pagado.
Me da que mis pocos vecinos imitarán la forma que he elegido para disfrutar de un desayuno exquisito.
Ayer iba a subir este escrito pero no me sentía con ganas para contar nada con la que estaba cayendo. Las grandes tragedias lo cubre todo. No puede haber una queja personal viendo las imágenes continuas en los informativos. Todo a mi alrededor estaba bien comparado con el sufrimiento de los que se quedaron esperando … con tanto. Porque lo duro les viene ahora, cuando deje de encabezar las primera página de los diarios, la noticia más actual, el choque emocional de un país entero. Las familias que han perdido algún familiar continuarán solos y con una pesada carga.
Pienso que la vida carece de sentimientos. Y me explico: Días atrás una periodista acababa de fallecer y en cada cadena veíamos su imagen, su curriculum en su exitosa profesión. Nos llegaba su despedida por secuencias. En el mismo diario donde se anunciaba la tragedia de los trenes, casi al término del informativo se daba la noticia de un premio concedido por su labor periodística. Muy merecido. En mi caso, y perdonad por ser tan sincera, apenas si me acordaba de ella. La noticia estaba en el número de fallecidos en un solo viaje. El impacto, lo inusual, el despropósito. Se está preparado para asumir que la muerte forma parte de nosotros, pero es impensable las FORMAS que elige la vida para llevarse a tantos a la vez. Así que creo que la vida carece de sentimientos.

¿Estás de acuerdo?
Dime algo y nos tomamos un café juntos en este hilo.



avatar
Clarisa_42

Cantidad de envíos : 3509
Edad : 47
Fecha de inscripción : 03/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuéntame algo y te sirvo un café.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.