Ulises - James Joyce

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Johnny_c el Sáb Oct 25, 2008 6:55 am

Bueno yo entiendo a Joyce, el se refiere que le han quitado la que debería ser su lengua materna, que tendría que ser el Gaélico, a mi me pasa lo mismo, mi verdadera lengua materna tendría que ser el catalán, ya que en esta tierra nací, y no el castellano como es por circunstaqncias de la vida, abuela aragonesa y régimen fascista que no me dejó conocer mi lengua hasta que fuí adulto,
avatar
Johnny_c

Cantidad de envíos : 3424
Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 21/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Wara el Sáb Oct 25, 2008 10:07 am

Todo lo referente a la lenguas maternas es delicado. Yo todavía recuerdo cuando se nos decía que no habláramos en gallego, que quedaba como muy aldeano; supongo que con esta razón sólo pretendían encubrir todas las demás... Y bueno, que ahí está mi padre volviéndose loco cada vez que recibe alguna carta del Ayuntamiento, por ejemplo, y tiene razón, no se lo enseñaron, no le permitieron hablar gallego, y ahora parece que tiene obligación de comprenderlo y utilizarlo.

Respecto a lo que dice Neke de que Joyce pasaba tanto tiempo para pensar en el orden que quería dar a sus palabras para expresar una idea, se me ocurre que al final es verdad que ni siquiera estoy leyendo el Ulises de Joyce; lo que tengo en mis manos es el Ulises de José María Valverde, que no es lo mismo, por mucho reconocimiento que tenga como traductor y conocedor de la obra.
avatar
Wara

Cantidad de envíos : 5951
Localización : En algún finisterre
Fecha de inscripción : 30/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo II - 4.Calipso

Mensaje  Carmen Neke el Dom Oct 26, 2008 2:03 am

En el capítulo II nos encontramos al segundo protagonista de la novela, Leopold Bloom, que empieza el día preparando el desayuno para su mujer Molly. El matrimonio de Leopold y Molly ejemplifica lo que en Irlanda llamaban "el matrimonio silencioso", en el que dos personas consiguen compartir una casa pero no una vida (Joyce habló del "espectro abominable de la tolerancia mutua", que intentó evitar a toda costa en su relación con su pareja). Joyce denunciaba la falta de sinceridad en la sexualidad irlandesa: "personas que viven en la misma casa durante toda su vida al final están tan separadas como al principio". Esta es la realidad del matrimonio Bloom, a quienes no les gusta vestirse en presencia el uno del otro y que consiguen, con un acuerdo tácito, pasar todo el día separados. Bloom es entonces como Ulises en el momento de abandonar la cueva de la ninfa Calipso, que lo ha tenido prisionero durante siete años, para continuar sus viajes. En este caso, Molly es Calipso, la cueva es el dormitorio donde ella permanece y el viaje de Bloom será su recorrido de las calles de Dublin.

Al igual que Stephen Dedalus, Leopold Bloom ve plasmados sus pensamientos y sentimientos en la novela por medio de monólogos interiores. Pero hay una gran diferencia de estilo y de contenido entre los pensamientos de ambos hombres. Mientras los pensamientos de Dedalus, como literato, eran cerebrales y llenos de referencias culturales, mitológicas y lingüísticas, los de Bloom, dublinés de a pie, están basados en las experiencias inmediatas de su vida y de su realidad, lo que los hace bastante más accesibles para el lector.


Última edición por carmenneke el Sáb Nov 22, 2008 2:53 am, editado 1 vez
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Q el Dom Oct 26, 2008 10:55 pm

Con alguien como tu, analizando y comentado la obra con esta elegancia y buen hacer, dan ganas de leerselo!
avatar
Q

Cantidad de envíos : 9985
Localización : leyendo
Fecha de inscripción : 30/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Wara el Lun Oct 27, 2008 1:04 am

Pues no lo dudes, Elizq, vamos a descubrir en Neke a la mejor comentadora del Ulises. Y como yo siempre voy con retraso, pues eso, qué bien me viene... sunny

.
avatar
Wara

Cantidad de envíos : 5951
Localización : En algún finisterre
Fecha de inscripción : 30/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Ayla 08 el Lun Oct 27, 2008 1:45 am

A mí me parece que Camenneke se está convirtiendo en la traductora de la introspección del Ulises, cosa bien difícil. Enhorabuena, da gusto leerte.
avatar
Ayla 08

Cantidad de envíos : 4820
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Carmen Neke el Lun Oct 27, 2008 2:14 am

Bueno no me echéis demasiadas flores que las 3/4 partes de lo que escribo es la traducción de lo que dice el comentarista de mi edición en inglés Embarassed Embarassed Embarassed

Pero siempre he tenido muy claro que no hay libros fáciles o difíciles, hay libros que requieren una mayor o menor explicación. Si te dan las claves, te puedes leer (y disfrutar) cualquier libro. Y eso es lo que quiero hacer aquí con vosotros, compartir las claves de lectura que voy descubriendo.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO II - 5.Lotófagos, 6.Hades

Mensaje  Carmen Neke el Miér Oct 29, 2008 6:35 am

Leopold Bloom continúa su paseo por Dublin, visitando diversos lugares, entre ellos una iglesia católica donde presencia el rito de la Eucaristía, que es el símil de este episodio con la Odisea: en la isla de los Lotófagos, los habitantes consumían estas flores que les provocaban un estado de éxtasis y de olvido.

El siguiente episodio se corresponde con la visita que hizo Ulíses a Hades, el mundo de los infiernos griegos, antes del cual Ulises se comprometió a dar entierro a los restos mortales de un compañero fallecido. Igualmente, Leopold Bloom asiste en este episodio al funeral y al entierro de Paddy Dignam. Este episodio presenta muchos paralelismos con el episodio tercero, las meditaciones de Stephen Dedalus en la playa. Hay sin embargo una significativa diferencia en el estilo, pues Stephen se encontraba completamente solo durante sus meditaciones, mientras que Bloom se halla acompañado de varios otros hombres cuyos comentarios van guiando el rumbo de sus pensamientos. En cualquier caso, los dos episodios nos muestran mucho de la personalidad de ambos protagonistas y de su aislamiento social y personal. Este episodio también introduce la figura de Simon Dedalus, padre de Stephan y figura que presenta paralelismos con el propio padre de Joyce. Al igual que Stephan, Joyce tuvo que volver a Dublin desde París a causa de la enfermedad y posterior muerte de su madre. Y Simon Dedalus es originario de la ciudad de Cork, al igual que el padre de Joyce, y usará en su lenguaje muchos dichos y frases hechas típicos de ese lugar.

Bloom actúa como la consciencia central de la novela: vemos los hechos y las situaciones a través de sus ojos y de sus pensamientos, nada sabemos de los pensamientos internos de las personas que le rodean. En el diálogo que se desarrolla en el carruaje que conduce a los hombres al funeral, los comentarios de los otros hacen meditar a Bloom sobre las dos muertes que han marcado su vida: el suicidio de su padre y la muerte al nacer de su único hijo varón.

Cuando Simon Dedalus se queja de las malas compañías que frecuenta su hijo Stephen, Bloom cae en una enternecedora meditación sobre la paternidad de un hijo varón que le fue negada:
Estrepitoso hombre terco. Lleno de su hijo. Tiene razón. Algo que transmitir. Si el pobrecito Rudy hubiera vivido. Verle crecer. Oír su voz por la casa. Andando al lado de Molly en traje de Eton. Mi hijo. Yo en sus ojos. Extraña sensación sería. De mí. Solo una casualidad. Debió haber sido aquella mañana en Raymond Terrace que ella estaba en la ventana viéndoselo hacer a dos perros junto a la pared de la cárcel. Y el sargento mirando hacia arriba y sonriendo. Ella llevaba aquella bata color crema con el desgarrón que nunca cosió. Dame un toquecito, Poldy. Dios mío, me muero de ganas. Cómo empieza la vida.
Quedó embarazada entonces. Tuvo que renunciar al concierto de Greystones. Mi hijo dentro de ella. Yo podría haberlo ayudado a salir adelante en la vida. Podría. Hacerle independiente. Enseñarle alemán también.
Aunque padre de una hija a la que adora, como ha demostrado al leer su carta al principio de este capítulo, la sensación de pérdida por la muerte de su hijo continúa. Y se ve acrecentada por la muerte por suicidio de su padre:
La tarde del atestado. La botella de etiqueta roja en la mesa. La habitación de hotel con cuadros de caza. Aire sofocante. Luz del sol por entre las tiras de las persianas. Las orejas del forense, grandes y peludas. El limpiabotas prestando declaración. Creyó al principio que dormía. Luego vio como franjas amarillas en la cara. Se había resbalado a los pies de la cama. Veredicto: sobredosis. Muerte accidental. La carta. Para mi hijo Leopold.
No más dolor. No despertar más. Carga para nadie.
Un poco antes, Bloom había meditado sobre el suicidio:
No tienen misericordia con eso aquí, ni con el infanticidio. Niegan sepultura cristiana. Solían clavarle una estaca a través del corazón en la tumba. Como si no lo tuviera ya partido.

Desde un punto de vista estilístico, hay una gran diferencia entre los monólogos interiores de Stephan Dedalus y Leopold Bloom. Stephan es el joven artista, lleno de referencias literarias y artísticas y asociaciones de ideas extraordinarias. Leopold Bloom, aunque un hombre culto, es un dublinés de a pie, que reacciona ante lo que ve y oye en su vida diaria con frases cortas y muchas veces inarticuladas, incompletas. La riqueza de registros de Joyce en su cambio de estilo entre los diferentes escenarios y personajes es admirable, y es capaz de dotar a ambos protagonistas de una voz propia e inconfundible.


Última edición por carmenneke el Sáb Nov 22, 2008 2:55 am, editado 1 vez
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

CAPÍTULO II - 7.Eolo

Mensaje  Carmen Neke el Lun Nov 17, 2008 3:23 am

El libro décimo de la Odisea cuenta cómo Eolo, dios de los vientos, introdujo todos los vientos desfavorables en una bolsa que entregó a Ulises. Pero los hombres de su tripulación pensaban que guardaba un valioso tesoro en esa bolsa y la abrieron cuando ya tenían Itaca a la vista. Los vientos desfavorables los llevaron de vuelta al punto de partida de su viaje. En este capítulo también se encontrarán diversas situaciones que siguen la idea de una buena oportunidad desaprovechada, como el encuentro fallido entre Bloom y Stephen Dedalus, encuentro que ya no se producirá hasta mucho más adelante en la novela.

La acción de esta sección se sitúa en la redacción de un periódico. Joyce, al igual que Yeats, se sentía aliviado de haber podido escapar personalmente de una carrera como periodista, pues consideraba al artista superior al periodista en exactitud, imaginación y uso del lenguaje. La sección imita la forma de un periódico de la época, cada párrafo tiene su propio titular paródico al estilo periodístico. Estos titulares también van explicando la acción del fragmento que introducen, lo que curiosamente va dando a la sección el aspecto de una película de cine mudo. Y conforme avanzamos la lectura, los titulares se vuelven cada vez más irónicos, como por ejemplo “Sólo una vez más ese jabón”, haciendo referencia a una pastilla de jabón que Bloom compró un par de secciones antes y que todavía lleva en el bolsillo. O el titular del ultimo párrafo (casi tan largo como el propio párrafo), que hace referencia a la estatua del almirante Nelson, quien quedó manco en una batalla y tenía fama de ser un gran mujeriego:

Disminuidos dedos resultan demasiado cosquilleantes para muchachas locuelas. Anne vacila, Flo se balancea – pero ¿quién puede acusarlas?
- El adúltero manco –dijo sombríamente-. Eso me cosquillea, debo decir.
- También cosquilleó a las viejas –dijo Myles Crawford- si se supiera toda la santa verdad.

A partir de esta sección cambia también la forma de la narración: cada nueva sección no estará necesariamente dedicada a la consciencia de un solo personaje. Nos moveremos del monólogo interior de Bloom al de Stephen y de vuelta al de Bloom, y el lector tendrá que fijarse en el estilo de uno u otro personaje para establecer quién está hablando en cada momento. Esta intercalación de monólogos interiores de dos personajes entre los diálogos se lleva a cabo de una manera enormemente natural y fluida, y dan muestra una vez más de la enorme maestría literaria de Joyce. Como muestra, este pequeño párrafo en el que Stephen marca el momento, insignificante a primera vista, en el que toma la decision de seguir su vocación artística:

Messenger took out his matchbox thoughtfully and lit his cigar.
I have often thought since on looking back over that strange time that it was that small act, trivial in itself, that striking of that match, that determined the whole aftercourse of both our lives.


El mensajero sacó la caja de cerillas pensativamente y encendió el cigarro.
He pensado más de una vez, volviendo la vista a aquella extraña época, que fue aquel pequeño acto, trivial en sí, de encender esa cerilla, lo que determinó el posterior transcurso de nuestras dos vidas.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

CAPITULO II - 8.Lestrigonos

Mensaje  Carmen Neke el Sáb Nov 22, 2008 3:10 am

Después de dejar a Eolo, Ulises llega con su tripulación a la isla de los Lestrigonos, donde sintiendo un ambiente siniestro no se atreve a anclar en la bahía. Otros capitanes, en cambio, aceptan la invitación que una joven les lleva en nombre del rey de los Lestrigonos a una cena donde se descubrirá el canibalismo de los habitantes de la isla. Todas las tripulaciones serán sacrificadas menos la de Ulises, que al no haber entrado a puerto consigue escapar.

El paralelismo con los Lestrigonos caníbales aparece en varios planos del capítulo. De forma directa se ve en el asco que siente Bloom hacia los devoradores de carne en el restaurante. De manera indirecta, hay una metáfora de la situación de los nacionalistas irlandeses con respecto a la potencia dominadora de Gran Bretaña, capaz de captar a estos nacionalistas y “devorarlos” introduciéndolos dentro del sistema del imperio británico.
El salon de té de la Compañía Panificadora de Dublín. Sociedad de debates. El republicanismo es la mejor forma de gobierno. Que la cuestión de la lengua deba tener precedencia sobre la cuestión económica. Arreglad a vuestras hijas para que los atraigan a casa. Hinchadles de comer y beber. El pato por San Miguel. Aquí tiene un buen pedazo de relleno al tomillo debajo de la pechuga. Tome otro poco de jugo de pato antes que se enfríe. Entusiastas a medio alimentar. Un panecillo de a penique y a andar detrás de la banda. […] El día no muy lejano. El sol de la autonomía levantándose en el noroeste.
El tema del nacionalismo irlandés es algo recurrente a lo largo de la obra. Joyce no es antinacionalista ni mucho menos, pero sí que tiene grandes críticas para los líderes politicos y los defensores de este nacionalismo, a los que acusa de demagogia y de vender un discurso pomposo y vacío. Estos mismos líderes que con tanta fuerza defienden un nacionalismo a ultranza, también en el terreno lingüístico, no dudarán en aceptar ventajosas posiciones dentro del funcionariado británico si se les presenta la ocasión.

Un segundo tema recurrente y que también está ampliamente presente en este capítulo es el de la familia y la vida familiar. Joyce afirmaba que el tema de Ulises no era el amor sexual sino el amor familiar; y sostenía que los hombres judíos (como Leopold Bloom) eran mejores maridos y padres que los gentiles. A Bloom le aterroriza que si pierde a Molly, perderá la oportunidad de tener un hijo varón (sus pensamientos se van dirigiendo regularmente al recuerdo de Rudy, el hijo que perdió al nacer). Este miedo agrava aún más si cabe la inminente infidelidad de Molly con Boylan, a la que se va hacienda alusión de manera cada vez más clara conforme avanza la obra. Este es el motivo por el que Bloom no puede volver a casa antes de tiempo, por mucho que anhele ese regreso. Aquí se expresa de manera evidente en la conversación que mantiene Bloom con Flynn en el pub sobre la organización de la gira de Molly:
-[…]No anda Blazes Boylan metido en eso?
Un golpe de aire caliente de calor de mostaza mordió el corazón del señor Bloom. Levantó los ojos y se encontró con la mirada fija de un reloj bilioso. Las dos. Reloj de taberna cinco minutos adelantado. El tiempo pasa. Las manecillas se mueven. Las dos. Todavía no.
A pesar del enorme detallismo con el que se nos transcriben las observaciones de Bloom de todo lo que le rodea y de sus pensamientos al respecto, sus sentimientos apenas se expresan con palabras y frases entrecortadas. Son sobre todo sus reacciones físicas las que nos van a mostrar el efecto que tienen sobre él ciertas palabras, imágenes y pensamientos. Es más, la capacidad de observación tan detallada de Bloom viene muchas veces provocada justamente por su deseo de huir de pensamientos demasiado confrontantes: intenta distraer la mente de estos pensamientos por medio de la observación y la reflexión.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Capítulo II - 9.Escila y Caribdis

Mensaje  Carmen Neke el Mar Ene 06, 2009 7:47 pm

En este capítulo, dedicado a las dicotomías, el protagonismo vuelve a Stephen Dedalus y a su vocación literaria. El referente de la Odisea es la necesidad de Ulises de atravesar en barco el peligroso estrecho flanqueado por el monstruo de roca de Escila y el remolino de Caribdis. Este referente se dramatiza al final del capítulo cuando Leopold Bloom sale de la biblioteca pasando entre Stephen y Mulligan, siendo éste el primer encuentro entre los dos personajes principales de la obra y que representan ambos la figura del propio Joyce en su juventud y en la madurez. Toda la trayectoria del libro consiste en conseguir que Stephen encuentre a Bloom y ambas figures consigan confluir en armonía.

Pero la mayor parte del capítulo está dedicada a una discusión literaria en la biblioteca acerca de la figura y la obra de Shakespeare, más concretamente Hamlet. Esta discusión le sirve a Joyce para parodiar el estilo pomposo y vacío de los escritores y estudiosos de su tiempo, que se refugiaban en pseudónimos y citas cultas para no tener que revelar ninguna idea original o propia.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

II. - 10. Rocas andantes

Mensaje  Carmen Neke el Vie Ene 09, 2009 2:10 am

Ulises tuvo que atravesar el estrecho entre Escila y Caribdis para evitar navegar por la zona de las Rocas andantes. Y eso es justamente lo que hace Joyce en este capítulo: nos ofrece una visión de conjunto de Dublín y los dublineses, alternando en cortas secuencias los monólogos interiores de Stephen y Bloom con los de muchos otros personajes. Con esto nos recuerda que, mientras su narrativa se ha centrado en los pensamientos, palabras y actuaciones de los dos protagonistas citados, al mismo tiempo otros miles de vidas y monólogos han estado teniendo lugar a nuestro alrededor sin que fuéramos conscientes de ello. Es decir, pone en evidencia las limitaciones del narrador de una historia, que nunca podrá abarcar la totalidad del mundo que quiere recrear en su obra.

Al ofrecernos tantas perspectivas de una hora de un día en Dublín, la técnica de Joyce tiene el mismo efecto que el cubismo en las artes plásticas: la manera de mirar las cosas es más importante que lo que contemplamos. La misma multiplicidad de ángulos nos hace conscientes de que cada uno de ellos es subjetivo y limitado. Y todos estos puntos de vista vienen en detriment de la acción del capítulo: nada parece ocurrir, el resultado es el de la imagen paralizada de una ciudad y el lector se queda con la impresión de que la acción está ocurriendo al margen del capítulo.

Toda la experimentación formal y narrativa llevada a cabo por Joyce en “Ulises” viene provocada en mi opinion por la misma insatisfacción creativa como narrador, su incapacidad de recrear en su obra la totalidad del mundo que el autor quiere que contenga su novela. Y es esta insatisfacción y esta búsqueda de los autores de principios del siglo XX la que ha dotado a los narradores actuales de una gran libertad creativa y una enorme libertad de movimientos a la hora de dar forma a sus obras. Desgraciadamente, para la novela de Joyce toda esta experimentación ha ido a costa de la propia historia que pretendía contar. “Ulises” es una gran novella, pero el lector actual tiene que ir apartando enormes cantidades de pasajes efectistas, experimentos vacíos y ajustes de cuentas personales del autor para poder dar con la esencia de la novela: la doble búsqueda de Bloom y Stephen, a lo largo de un día y por las calles de Dublín, del sentido de la vida y de su propia existencia.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ulises

Mensaje  atabaka el Lun Ene 12, 2009 12:30 am

Mi hermana no ha leido tanto como mi madre pero es buena lectora y no le entusiasmó esta obra a pesar de ser tan popularmente reconocida...
Y es que para gfu8stos, los colores, las pleículas, música,...
avatar
atabaka

Cantidad de envíos : 338
Localización : Bergara
Fecha de inscripción : 18/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Siberia el Lun Feb 16, 2009 1:04 am

Este es un buen ejemplo de lo que decíamos a propósito de Galdós y de la ausencia de eco entre la gente de muchos escritores del siglo XX. Joyce es un clásico, muchos lo ponen entre los tres o cuatro elegidos de su tiempo, pero su obra lleva al extremo la premisa de la separación entre lo elitista y lo popular. Sí, claro, es un revolucionario de la forma de narrar y del lenguaje, pero adentrarse en su obra precisa de un bagaje previo y una aceptación de sus premisas tan absoluto, que en realidad queda reservada para una exigua minoría, no ya de ilustrados, sino casi de militantes. PAra la inmensa mayoría de la gente, que no son ni tontos ni zafios, Joyce es una castaña de dimensiones considerables. ¿Puede un escritor así ser considerado un camino a seguir? Porque además, com bien dice Neke, Joyce no pone su arillería estilística al servicio de algo que brille demasiado. EM Foster, al que no le gustó nada el Ulises, decía que era una trasmutación del Victorianismo: poner lo bajo de esa época en lo alto y lo alto en lo bajo. PEro eso no es más que malabarismo: el verdadero gran creador es un generador de valores, distintos, pero valores. Por ejemplo, lo que hablábamos de la música: Beatles, Dylan, etc. No me parece que sea el caso de Joyce.
avatar
Siberia

Cantidad de envíos : 5344
Fecha de inscripción : 02/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Carmen Neke el Miér Feb 18, 2009 7:46 pm

Siberia escribió: Pero eso no es más que malabarismo: el verdadero gran creador es un generador de valores, distintos, pero valores. Por ejemplo, lo que hablábamos de la música: Beatles, Dylan, etc. No me parece que sea el caso de Joyce.
No estoy nada de acuerdo con eso que has dicho, Siberia. Si lees los siguientes versos:
Era del año la estación florida
En que el mentido robador de Europa
—Media luna las armas de su frente,
Y el Sol todo los rayos de su pelo—,
Luciente honor del cielo,
En campos de zafiro pace estrellas,
Cuando el que ministrar podía la copa
A Júpiter mejor que el garzón de Ida,
—Náufrago y desdeñado, sobre ausente—,
Lagrimosas de amor dulces querellas
Da al mar; que condolido,
Fue a las ondas, fue al viento
El mísero gemido,
Segundo de Arïón dulce instrumento.

seguramente también te van a parecer malabarismo lingüístico o una perogrullada incomprensible. Y lo son, la "Soledad primera" de Góngora no hay manera de leérsela sin un buen manual de instrucciones, lo mismo que el "Ulises" de Joyce. Pero ambas obras tuvieron exactamente el mismo efecto: abrir nuevos caminos para los escritores que vinieron después. Sin Góngora no habría habido Generación del 27 ni García Lorca, sin Joyce no habría habido Rayuela. Las obras en sí te pueden gustar mucho, poco o nada: pero no les neguemos su valor histórico ni su mérito como pioneros de la literatura.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Siberia el Jue Feb 19, 2009 8:53 am

carmenneke escribió: Las obras en sí te pueden gustar mucho, poco o nada: pero no les neguemos su valor histórico ni su mérito como pioneros de la literatura.[/color]

Exactamente, eso son. Obras para eruditos, de interés histórico, para leer con el manual encima de la mesa. Si debes acudir al valor histórico o a tirar de manual o a convertirte en militante de cualquier obra, mal asunto. NO digo que no sean literatura estimable, porque además no hay una sola clase de literatura y a cada uno le gusta la suya, pero para mí la razón primera es recoger el espíritu de un tiempo y devolverlo en una forma en la que los lectores se reconozcan. Los lectores, no los escritores ni los eruditos.
avatar
Siberia

Cantidad de envíos : 5344
Fecha de inscripción : 02/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Carmen Neke el Vie Feb 20, 2009 3:57 am

Siberia escribió: Obras para eruditos, de interés histórico, para leer con el manual encima de la mesa. Si debes acudir al valor histórico o a tirar de manual o a convertirte en militante de cualquier obra, mal asunto.
No son obras para eruditosSiberia, o al menos no lo eran en sus orígenes. Se han convertido en eso con el paso del tiempo.

Cuando Góngora escribió las "Soledades", su público sabía directamente que el "mentido robador de Europa" era Júpiter en forma de toro, con lo que se hacía referencia a la constelación de Tauro en el cielo, por lo cual era primavera; hoy necesitamos dos páginas de notas para saber eso. Igualmente, con "Ulises" James Joyce quiso hacer un retrato lo más detallado posible de la vida diaria en Dublin, las personas que andaban por las calles, sus ocupaciones, sus conversaciones, los temas del día, las comidas y la música. Pero todo eso nos resulta incomprensible a la distancia de casi cien años, y necesitamos un manual de instrucciones justamente porque no compartimos esa realidad, para sus contemporáneos era una obra mucho más comprensible.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

I I – 11. Sirenas

Mensaje  Carmen Neke el Vie Feb 20, 2009 8:01 pm

James Joyce declaró una vez que el estilo es el asunto principal de Ulises. Y esto es algo que se va haciendo cada vez más patente: una vez establecidos los personajes de Stephen Dedalus y Leopold Bloom y las circunstancias socialesde ambos, el autor se siente libre de experimentar con la forma que da a los capítulos. En esta ocasión, el tema central es la música (por paralelismo al episodio de las Sirenas de La Odisea, donde Ulises se hace atar al mástil del barco para poder oír los cantos de las sirenas que llevan a los marineros a su perdición). En los capítulos anteriores se nos mostraba lo que Leopold Bloom veía, ahora se construye el capítulo alrededor de lo que Bloom oye.

Joyce estaba obsesionado por encontral efectos verbales equivalents a los diferentes efectos musicales (originalmente había querido ser cantante profesional, la literatura fue una segunda elección). Esto hace que el capítulo esté lleno de onomatopeyas, repeticiones, juegos de sonidos. La gramática se altera o se abandona a favor del efecto musical. El capítulo entero se estructura como el encadenamiento de una serie de canciones y las reacciones que su audición provocan en la mente de Bloom.

El efecto es estilísiticamente impresionante pero por completo ilegible. Conforme avanza la novella, el lector desea con cada vez mayor fervor que Joyce se hubiera dejado de experimentos y hubiera seguido contando la hjstoria de Bloom y Dedalus, que tan prometedora parecía en los primeros capítulos.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Carmen Neke el Sáb Mar 16, 2013 12:43 am

Y ahí lo dejé en su momento. Vuelvo a abrir el libro cuatro años después y vuelvo a empezar desde el principio, a ver si esta vez soy capaz de llegar hasta el final.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Ese maldito yo el Mar Mar 19, 2013 6:58 am

Ulises tiene pasajes ejemplares. Sin embargo, se me antoja un intento fallido de obra maestra. Pese a su elaboradísima construcción, su unidad es externa, artificiosa, trabajosamente forzada. Pedante. Carece de la unidad escultórica, orgánica, de otras obras maestras. Pese a que todos los capítulos y los pasajes tienen su justificación estructural, uno tiene la impresión de que Joyce podría haber escrito otros capítulos y pasajes completamente distintos y la novela habría sido, esencialmente, la misma [esto se acentúa aun más en Finnegans Wake]. Pues Ulises es, en todos los sentidos, un experimento. No un logro.

Por ello, para la inmensa mayoría de los lectores, la lectura acaba (si es que acaba) resultando tediosa, agotadora. Y no por impericia o incapacidad: Ulises no es difícil por profundo, sino por complicado. De ahí que la satisfacción del lector que lo concluye se parezca mucho a la del alpinista que corona un ochomil o al arqueólogo que descifra un jeroglífico elusivo. Un reto, un desafío: no una experiencia (est)ética. Para desentrañar Ulises no son precisas las claves del alma (de la existencia; de los otros), sino las claves del código literario y retórico. Sí: Ulises es, esencialmente, retórica. Soberbia retórica. Nada menos. Poco más.

Ese maldito yo

Cantidad de envíos : 600
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Siberia el Mar Mar 19, 2013 7:52 am

Es el paradigma de lo que llamaría "arte ayudado". Como aquellas pelis de arte y ensayo de los setenta: necesitabas "estar en el ajo" para encontrarles sentido, porque nadie fuera de la tribu lo hacía. No disfrutabas esa clase de cine, te convertías en un militante. El Ulises es deslumbrante por muchas cosas y probablemente sea una obra maestra, pero para mí es también una mala novela. Necesitas ser un degustador fanático del lenguaje, un enamorado de los aspectos formales, tener presente siempre su aspecto histórico, su importancia literaria ... porque como simple novela es casi ilegible (Finnegans Wake, su prolongación lógica, es ilegible del todo), una sucesión de fogonazos, lodo y oscuridad. Otros muchos clásicos son difíciles, pero devuelven sentido a la dificultad. Ulises no. Como un dios caprichoso, sólo exige. Lo que da es tan inaprensible como su prosa.

PD. Bienvenido, Maldito.
avatar
Siberia

Cantidad de envíos : 5344
Fecha de inscripción : 02/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Ese maldito yo el Miér Mar 20, 2013 3:10 am

Bienhallado, maese Siberia.

Ese maldito yo

Cantidad de envíos : 600
Fecha de inscripción : 24/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Mala el Jue Mar 21, 2013 3:30 am

Más que hablar del Ulises como un enredo pedante, que descorazona y resulta tedioso si uno pretende entretenerse con su lectura de un tirón; habría que hablar de él como una obra exagerada, compleja y difícil, e inabarcable en el sentido de pretender aislar toda su comprensión en la lectura. Es, en este aspecto, un legado de la inteligencia y la estética de la humanidad. Y ¿por qué? Nos guste más o menos, es una muestra del inmenso talento de su autor, que prefiere optar por una estilística extrema, por una artesanía revolucionaria y agitadora, que seduce por la maestría de su léxico, por sus propuestas formales, por la anormalidad absoluta de su propio proyecto. En este sentido, banalizar el impacto del Ulises, por que su lectura no se amolde a las estructuras obvias, desterrarlo o no recomendar su lectura, depende del gusto de cada cual, y no desde luego desde un prisma objetivo que valore debidamente la creatividad literaria. El Ulises es un monumento literario por sí y en sí. Y pena me da no saber inglés para el original. Hace tiempo ya que lo leí, pero recuerdo sensaciones muy claras: entre ellas, no todas buenas, la del deslumbramiento de su lenguaje, por encima de todo su artificio estructural, la de estar, es cierto, experimentando una tribulación literaria que me intrigaba, a la vez que me complacía. No tengo un mal recuerdo, pese a estar tentado a veces de ahogarlo en una cerveza Guiness.
avatar
Mala

Cantidad de envíos : 3801
Edad : 46
Localización : Valencia
Fecha de inscripción : 14/03/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Carmen Neke el Jue Mar 28, 2013 5:30 am

Acerca del capítulo 3, donde aparece el primer monólogo interior de Stephen Dedalus, el profesor Geert Lernouts afirma que el interior de la cabeza de Stephen no es un lugar agradable en el que permanecer unas cuantas páginas. Pero me temo que yo discrepo de esta opinión. No es un lugar cómodo porque cada cabeza es un mundo y pretender comprender lo que piensa otra persona en asociaciones mentales libres es una empresa vana. Pero sí que siento una gran simpatía por Stephen, que al final del "Retrato del artista" partió para convertirse en un artista integral para ahora volver a aparecer por Dublín fracasado, dubitativo y con toda la carga de conocimientos y cultura a sus espaldas que le impide realcionarse con la realidad sin pasar por el filtro de treinta siglos de arte. Todo lo que sabe no le basta para ser un artista pero tampoco le permite volver a ser un ciudadano de a pie.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Lizzi el Jue Mar 28, 2013 11:34 am

Me había perdido este hilo tan interesante. Espero seguiros, ahora que ya he escrito recibiré aviso de las actualizaciones. Mis despistes y yo, todo un libro, digo un tomo.
Gracias carmen neke por ayudar con este señor, y si tenéis tiempo podíamos leer algo de Los muertos.
Lo mismo tengo suerte y encuentro un hilo de pelis de libros.
Gracias por vuestros aportes.
avatar
Lizzi

Cantidad de envíos : 236
Fecha de inscripción : 24/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Carmen Neke el Lun Jun 10, 2013 2:42 am

Lo acabé. Cinco años después, con una gran pausa intermedia que me obligó a volver a empezar desde el principio. Esta vez he conseguido leérmelo "de un tirón" en cuatro meses, combinándolo con otros libros y con el apoyo moral y real de un grupo de lectura. Ya no es lo mismo que cuando lo compré y lo empecé hace cinco años, pero tampoco entonces habría podido leer el monólogo de Molly Bloom de la manera como lo he hecho ahora.

Este libro ilustra como ningún otro la pérdida de los sueños y las ilusiones en el transcurso de la vida, el abismo que se abre a cada paso entre nuestra vida interior y la realidad que nos rodea. Antes de empezar a leerlo es mejor dejar a un lado toda esperanza, sabiendo que después de la lectura no la volveremos a encontrar. No me extraña que el libro tenga tantos detractores ni que Joyce sea uno de los autores más odidados de la literatura universal. Pero opinemos de su obra lo que opinemos, ese hombre era un puto genio. Así, con todas las letras.
avatar
Carmen Neke

Cantidad de envíos : 17764
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Ver perfil de usuario http://actosdelectura.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Cuando sea...

Mensaje  papapepe47 el Mar Jun 11, 2013 6:57 pm

Cuando sea mayor quiero leer "Ulises"
Ahora, en plena juventud-madura de mis 65 años, no pasé de "El guardián entre el centeno"
¡Algo es algo!
(En términos cofrades y usando el léxico de los capataces, diría: ¡Ahí quedó!)
Saludos
avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  papapepe47 el Lun Feb 17, 2014 12:50 am

Pues lo compré-de Cátedra en su colección Letras Universales- y empecé.
Me parece muy interesante - y necesaria- la introducción de Francisco García Tortosa.
Leído la explicación del primer capítulo, me atrevía con él.
Y hallé una referencia a dos cordobeses -mis paisanos- ilustres:
“Averroes y Moisés Maimónides, hombres oscuros en semblantes y gestos, difundiendo desde sus espejos burlones el alma turbia del mundo, oscuridad brillando claridad que la claridad no podía comprender” (3, 192-196)


avatar
papapepe47

Cantidad de envíos : 283
Edad : 69
Localización : Andalucía
Fecha de inscripción : 26/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ulises - James Joyce

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.