Epístolas que encontré y me gustaron

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Epístolas que encontré y me gustaron

Mensaje  Madison el Vie Mar 20, 2009 11:00 am

Bekect a Michel Polac
París, 1952

Me pediste que te hablara de mis ideas sobre Esperando a Godot -de la cual has extraído fragmentos que me haces el honor de difundir en el Club d'Essai -y a la vez que te hablara de mis ideas acerca del arte dramático. No tengo ideas acerca del arte dramático. No estoy versado en él. No soy un asiduo al teatro. Ello es admisible. A la luz de tales condiciones, lo que quizá sea menos admisible es escribir una obra y, habiéndola escrito, no tener ni la más remota idea al respecto. Lamentablemente, ése es mi caso. No a todo mundo le es dado poder ir del reino que se despliega en la página a ese otro de ganancias y pérdidas, y luego volver, imperturbable, como quien va del diario trajín a la ociosa charla de cantina. No sé más sobre esta obra que cualquiera que se las haya arreglado para leerla con atención. No sé con qué ánimo la escribí. No sé más acerca de los personajes que lo que ellos mismos dicen, hacen y les ocurre. En cuanto a su apariencia, creo haber dado ya lo poco que pude vislumbrar. Los bombines, por ejemplo. En cuanto a los otros dos [personajes] que aparecen hacia el final de cada uno de los dos actos, debo haberlos puesto para romper la monotonía. He mostrado ya todo aquello de lo que pude darme cuenta. No es mucho. Pero a mí me parece suficiente, más que suficiente. Incluso, diría que pude haberla hecho mejor con menos. En cuanto a la idea de encontrar en todo esto un significado más amplio y más profundo que pueda llevarse a casa después de la función, junto con el programa de mano y el palito de la paleta, no veo el caso de hacerlo. No obstante, puede hacerse. Ya no estoy involucrado en el asunto y nunca volveré a estarlo. Estragón, Vladimir, Pozzo y Lucky, su tiempo y su espacio: si me las arreglé para familiarizarme ligeramente con ellos fue sólo porque pude mantenerme lejos de la necesidad de comprender. Tal vez a ti puedan darte respuestas. Déjalos arreglárselas por sí mismos. Sin mí. Ellos y yo hemos terminado.
avatar
Madison

Cantidad de envíos : 5195
Fecha de inscripción : 17/03/2008

Ver perfil de usuario http://cafedemadison.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Henry Miller a Brenda Venus

Mensaje  Medea el Mar Mar 24, 2009 5:21 am

Querida Brenda:

Y ahora un hombre de 87 años, locamente enamorado de una mujer joven que me escribe las más extraordinarias cartas, que me ama a morir, que me mantiene vivo y enamorado (un perfecto amor por vez primera) que me escribe tan profundas y emocionantes reflexiones que me siento feliz y confuso como sólo un adolescente podría estarlo. Pero por encima de todo, agradecido, y afortunado. ¿Merezco realmente tan hermosos elogios como tú me dedicas? Haces que me pregunte quién soy exactamente, si me conozco en realidad y qué soy. Me tienes sobrenadando en el misterio. Por lo cual aún te amo más. Caigo de rodillas y rezo por ti, te bendigo con la poca santidad que hay en mí. Viaja feliz, mi queridísima Brenda y no lamentes nunca este romance a mitad de tu joven vida. Los dos hemos sido bendecidos. No somos de este mundo. Somos las estrellas y el universo de más allá. Larga vida a Brenda Venus. ¡Dios le conceda dicha, plenitud y amor eterno!

Henry Miller
avatar
Medea

Cantidad de envíos : 6850
Localización : Ni ahí.
Fecha de inscripción : 04/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Epístolas que encontré y me gustaron

Mensaje  Jime el Miér Dic 14, 2011 8:02 am

Qué buena idea tuviste, Madi, con este hilo. Gracias.

Cartas a mi futura ex mujer, de Dálmiro Sáenz

Les dejo una epístola abierta que me parece fascinante. Si bien dice unas cuantas verdades, oraciones muy sabias como

Alguien inventó este mundo donde hay que esconderse para hacer el amor y en cambio se puede odiar a la luz del día.

(entre muchas otras) no comparto su forma de concebir la pareja ni la sexualidad, creo que jamás podría ser tan "superada" espiritualmente para poner en práctica lo que él promulga. Pero me parece tan tan tan interesante, que me gustaría compartirlo con ustedes. Creo que nadie se pronunciaría "neutral" ante algo así.

Pido disculpas de antemano por no ponerlo en texto. Yo tengo la versión impresa, pero me daba muuucha pereza tipearlo. Así que se lo pedí a mi amigo Bouhort que me enviara su jpg. (Él sí comulga con el escritor.) Las páginas no cabían en el texto, así que les dejo el enlace.

Si alguien lo puede mejorar, ¡¡adelante!!


Espero que les guste o, por lo menos, que los deje cuestionándose, u odiando al autor. En fin, que les despierte algo.


http://img3.imageshack.us/img3/3193/cartassenz01.jpg


http://img835.imageshack.us/img835/6995/cartassenz02.jpg


http://img845.imageshack.us/img845/1824/cartassenz03.jpg


http://img221.imageshack.us/img221/257/cartassenz04lq.jpg


http://img853.imageshack.us/img853/3858/cartassenz05.jpg



avatar
Jime

Cantidad de envíos : 395
Edad : 31
Localización : Monte VI de Este a Oeste
Fecha de inscripción : 29/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Epístolas que encontré y me gustaron

Mensaje  Lolita Nabokov el Miér Dic 14, 2011 8:38 am

Pues yo, la verdad, podría suscribir prácticamente todo lo que dice la carta, quizá algunas cosas con ligeros matices, para vamos,mi línea de pensamiento va bastante en esa dirección.
avatar
Lolita Nabokov

Cantidad de envíos : 2309
Fecha de inscripción : 23/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Epístolas que encontré y me gustaron

Mensaje  Jime el Miér Dic 14, 2011 8:40 am

Bueno, Lolita, entonces yo la felicito. Yo, sinceramente, no podría soportar algunas de esas cosas (se ve que soy conservadora, nomás), pero la admiro si usted puede dejar esos prejuicios atrás.
avatar
Jime

Cantidad de envíos : 395
Edad : 31
Localización : Monte VI de Este a Oeste
Fecha de inscripción : 29/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Epístolas que encontré y me gustaron

Mensaje  PatoBB el Miér Dic 14, 2011 10:12 am

Jime, le pasé el OCR y aquí la transcribo.


CARTAS A MI FUTURA EX MUJER
Dalmiro Sáenz

No quiero acostumbrarme a vos, ni que vos te acostumbres a mí. No quiero que nos acostumbremos a nuestra pareja. En este momento te estoy escribiendo sentado en la mesa de un bar, frente a mi hay una pareja con un niño, probablemente estén casados, sí, seguramente están casados porque los dos se observan mientras conversan, pero no se miran las miradas, están acostumbrados el uno al otro, han perdido el asombro, parecen condenados al matrimonio perpetuo. Presumo que de novios han sido felices, presumo que ahora no se cuestionan demasiado si son o no felices porque han sido condicionados a aceptar las reglas del juego de la inercia. No se aburren todavía, pero tampoco se deben divertir. Si recién se conociesen o si fueran amantes clandestinos todo sería distinto.
Algún día vos y yo seremos así y no nos miraremos las miradas y yo no pensaré que vos podes ser mi futura ex mujer. Porque la características de esas parejas muertas en vida es negar la vida de la muerte. Y ese día no nos odiaremos porque si lo contrario del amor no es eI odio sino la indiferencia, nosotros seremos indiferentes a nuestra indiferencia. Si vivir de memoria es un crimen, amar de memoria es un crimen mucho mayor. La propiedad es hija del miedo, nadie cerca, alambra, limita o escritura algo que no tiene miedo de perder, pero al mismo tiempo nada se pierde tan fácilmente como las cosas que poseemos. La posesión es el pasaporte de la costumbre y la costumbre hace invisible al objeto poseído. Ser feliz es un problema de coraje:. Es imposible ser feliz prescindiendo del amor. El hombre tiene miedo de ser feliz porque tiene miedo de ser el mismo. Porque se sabe que el amor es el mayor antídoto contra el miedo. Te acordás cuando en mitad de alguna acostada te decía que eras un O.S.N.I. (objeto sexual no identificado)? Porque igual que en el karate, "no hay que pegar el golpe, hay que ser el golpe", nosotros no hacíamos las caricias, nosotros éramos las caricias. Tomemos una de las características más lindas del sexo que es el ahora, ahora y acá. Lo que 'buscamos no es "querer para" sino "querer por". Hablemos ahora un poco de la infidelidad. Si, O.S.N.I., de la infidelidad. La fidelidad en la pareja no consiste en ser fiel a una persona sino en ser fiel a la pareja. Muy pocas personas son fieles a la pareja, la mayoría se encierra en un cobarde pacto de no agresión. Si vos no me engañas yo no te engaño, está? Para no ser engañadas aceptan no engañar y muchas veces lo cumplen, o creen que lo cumplen. Por que hacer ese pacto de mediocres en lugar de mirarse francamente a los ojos y decirse, "mira, vos me gustas mucho, yo te quiero, quiero gustarte y ser querido, ayudame a que cada uno de nosotros sea lo más nosotros posible?" Ser "nosotros" es ser uno mismo y uno no es una persona castrada de universo, sino que quiere compartir con la otra persona el universo. No puede ser que se simule ser aséptico al atractivo de los demás seres humanos. Todos tenemos una necesidad ilimitada de querer y ser queridos., todos queremos concentrar al amor en una sola persona y todos necesitamos que en esa persona este concentrado todo el amor que necesitamos. Pero esa persona tiene que ser tan rica de universo, como nuestra necesidad de universo y e1 universo está compuesto de infinitos universos. Yo no quiero en absoluto que me seas fiel y no quiero serte fiel en absoluto, quiero en cambio que los dos seamos fieles a nuestra pareja.
Tengo en mi biblioteca un libro con la dedicatoria de alguien, que dice: "A fulano con quien tanto quise", no dice "a quien tanto quise", sino "con quien tanto quise". Todos queremos tanto y todos somos queridos, cómo vamos a pretender que esas maravillosas fuentes de vida mueran ahogadas en nuestro miedo? Si la gente fuera totalmente sincera aceptaría que a todos nos gusta la libertad amorosa para uno pero no para el otro. ¿Vos pensás que la libertad amorosa consiste en acostarse con quien se nos da la gana? Acertaste. Es exactamente eso, acostarnos con quien se nos da la gana. Pero con quien se nos da la gana, no acostarnos porque se nos dio la oportunidad o para apuntalar nuestra autoestima, o por venganza a por cualquiera de esos motivos que la represión sexual ha engendrado. Curiosamente o nada curiosamente, las parejas que disponen de total libertad sexual pocas veces la ejercen. Así como sucede con la economía en estos tiempos de crisis, el hombre va entendiendo que él es el administrador y no el dueño de sus bienes, y en 1a pareja el hombre comienza a entender que no es el dueño de la otra persona pero sí el que usufructúa los momentos del amor con la otra persona. Lo que llamamos celos generalmente implican desconfianza, inseguridad. Los celos que mas molestan son los celos a las personas símbolos. Si la mayor peligrosidad de la "otra" es ser desconocida, la mejor forma de neutralizarla es conocerla. Sacar a una persona de un pedestal y colocarla en una cama es bastante más fácil que lo contrario, sacarla de una cama y colocarla en un pedestal.
El fantasma de la soledad, el miedo al cambio, la comodidad y otras cosas mantienen vivas a parejas muertas, y esas parejas muertas deambulan por la vida, engendran hijos, transmiten costumbres y cumplen con su misión de atroces centinelas del conformismo. ¿Te das cuenta lo lindo que sería un mundo donde sólo se pudiera ser dueño de los instantes, de las oportunidades? Imaginate un mundo donde no se gozaran los objetos sino el uso de los objetos, donde no existiera el goce de la posesión de las casas sino el goce del disfrute de los momentos que engendran las casas. Porque es así, tu cuerpo no es un simple envase, sino el símbolo de los momentos futuros que puedo vivir en tu persona. Es por eso también que los apetitos que otras personas tengan por vos nutren mi apetito. La verdadera fidelidad es la fidelidad a uno mismo.
¿Que sabemos del sufrimiento ajeno? ¿Del dolor de la persona engañada? Es un dolor que se mezcla muy íntimamente con ideas falsas, el delirio de propiedad, el orgullo mal colocado. El error fundamental consiste en considerar al matrimonio como algo inmutable. Los encuentros ocasionales en el plano sentimental no inciden en modo alguno en la verdad de una relación, al contrario, pueden enriquecerla cuando hay una verdadera fusión entre los seres. Alguien invento este mundo donde hay que esconderse para hacer el amor y en cambia se puede odiar a la luz del día. En este mundo está mal visto que yo no odie al que te desea. Admito que tengo celos de tu amistad con ellos Y quiero que me ayudes a vencer esos celos. Tener celos de la amistad es algo que me impresiona bastante porque creo que la relación sexual tiene mucha que ver con la amistad, o mejor dicho una pareja haciendo el amor se comporta de acuerdo a las leyes de la amistad. En la vida cotidiana de la pareja muchas veces se reserva la amistad para el acto sexual dedicando el resto del día a la agresión o a algo aun peor: la indiferencia. Compañero significa etimológicamente compartir el pan. Ser compañero es compartir una inquietud, un ideal, una vocación, se puede ser compañero sin ser amigo pero en cambio no se puede ser amigo sin ser compañero. En los matrimonios es muy común ver compañerismo sin amistad. Se comparten hijos, objetos, costumbres, soledades, pero no se comparten las personas, no se comparten uno al otro, se aburren.
A menudo la alegría de los amantes clandestinos no es otra cosa que una amistosa relación, de ahí esa fresca y transitoria felicidad que emana de sus personas, de ahí que gocen tanto la relación sexual aun en el caso de coger pésimamente mal, de orgasmos a destiempo o frigidez. Comparten y no compiten, son amigos.
Yo te estoy pidiendo en esta carta que me enseñes a ser amigo tuyo. Por lo pronto tenemos un elemento bastante útil que es estar unidos ante un enemigo común. El mundo del consumo es el rival a vencer, la orden de aburrirnos o de odiarnos ya ha sido dada para que pronto necesitemos compensar nuestra soledad con cualquiera de los juguetes del catálogo. Yo no voy a definir lo que es la pareja, porque definir es limitar.
Muchas veces te he dicho: “Si me perdés a mi, quien te va a dar inseguridad?" Te lo digo muy en serio, porque veo a las parejas marchitarse buscando obsesivamente la seguridad, sin darse cuenta que lo que normalmente se llama lograr la seguridad consiste en buscar certezas fuera de la pareja, seguridades económicas, garantías de seguridades afectivas. Recordá esta frase que dijo Virginia Wolf: "yacer en la inseguridad es la más segura cualidad de la alegría". Claro que no es cuestión de intelectualizar esto sino de sentimentalizar. Uno puede captar con el intelecto la atracción que ejerce una persona sobre nosotros, pero hasta que ese acto mental no se transforme en un acto emocional, hasta no ser capaces de amar esa atracción no estaremos en condiciones de formar una pareja. Y puedo ver que muchos de ustedes todavía no están en condiciones de formar una pareja.
avatar
PatoBB

Cantidad de envíos : 7207
Edad : 53
Localización : Paralelo 38 - Argentina
Fecha de inscripción : 17/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Epístolas que encontré y me gustaron

Mensaje  Jime el Miér Dic 14, 2011 10:14 am

Gracias, Pato, qué gran colaboradora Wink
avatar
Jime

Cantidad de envíos : 395
Edad : 31
Localización : Monte VI de Este a Oeste
Fecha de inscripción : 29/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Epístolas que encontré y me gustaron

Mensaje  Madison el Mar Dic 20, 2011 11:13 am

Son las cinco y diez de la madrugada, está a punto de pasar el primer autobús; entra una brisa fresca por la ventana del estudio que me araña los hombros. Y suena Gershwin, bajito y dulce: I want to stay here.
Se está acabando el paquete de cigarrillos que abrí mientras hablaba contigo por teléfono esta noche.
He visto en la televisión dos películas estupendas seguidas (La mujer del teniente francés y Manhattan), me he tomado dos vasos largos de Havanna Club con mucho hielo. La vela de jazmín que he encendido hace unas horas se ha consumido hace un rato.
De alguna manera (es absurdo, ya lo sé), estoy de guardia. Sosteniendo este extremo del universo para que no caiga sobre ti.
Un extremo donde suena la música (muy bajito), la madrugada de verano es hermosa y fresca, y la luz, suave. Donde el alcohol no hace daño y las sonrisas son dulces.
Ya sé que es absurdo, pero pienso que mientras esté aquí, despierta, no se desbaratará el cielo y la tierra seguirá girando bajo las estrellas con una cadencia perfecta.
Pienso que, mientras tú duermes, alguien debe vigilar para que las pesadillas no te toquen. Alguien debe tener la luz encendida y quererte. Aunque sea armada tan sólo del tercer vaso de ron con hielo y el enésimo cigarrillo. Cabalgando sobre la música de Wonderful. Aunque sea sin escudo... Vestida únicamente con una camiseta de seda azul. Y una sonrisa. A través de la larga noche.
Es absurdo, lo sé de sobra. Un clarinete no puede hacer nada frente a una tormenta de negrura y culpa, mi sonrisa no es nada si en este momento te giras en la cama y murmuras tu pesar entre sueños; Gershwin murió hace tiempo y además, con la música puesta, no oiré siquiera el autobús. Y si no oigo el autobús, puede que no amanezca nunca.
Y aun así, aquí estoy, sujetando mi extremo del universo, como si éste fuera, en lugar del caos, un arco geométricamente perfecto que pudieran sostener a pulso mis brazos desnudos. Al mismo tiempo que un cigarrillo y un vaso de ron. Absurdo, realmente.
They can't take that away from me.
Un arco iris en medio de la lluvia, o unos labios curvados en una sonrisa. El arco de un violín. Un puente y, debajo, un río; o la luna en cuarto creciente y tú dormido en ella.
No veo la luna desde aquí y el eclipse parcial de Torre Picasso tras el edificio Windsor está ya (o aún) a oscuras. Ahora suena The man I love y es tan dulce el clarinete... Y el piano suena tan ligero como siento yo el corazón mientras estoy aquí, imaginándote a salvo.
Qué absurdo. ¿Cómo ponerte a salvo con un violín que preludia en la madrugada Someone to watch over me?
Tan absurdo como sacarte a bailar. Bueno: estás dormido. No puedes negarte. Te pregunto sin hablar: «¿Bailas?». Y tú sonríes, y te tomo de la mano, apoyo la otra en tu hombro y giramos, cerca, muy cerca, mientras el clarinete se eleva y amanece sobre Madrid. Y el autobús pasa por fin, trayendo el día, frena con estrépito en la esquina, mete la primera y prosigue su ruta calle abajo. Tu barba me roza la frente cuando la música se amansa y el piano retoma la melodía, acompañado de los violines. Y bailamos, despacio, sin prisas. Tú, soñando, y yo, despierta.
Escucha... No pienses: sólo escucha.
Dentro de un rato despertarás y no recordarás nada. Se apagarán las luces del edificio Windsor bajo el empuje de la luz del sol (el amanecer es ya una certeza, una franja ancha donde antes había una línea de claridad). Y entonces yo me iré a dormir. Comenzará un nuevo día lleno de ruidos, el mundo volverá a ser un caos sostenido sobre pilares lógicos y razonables en lugar de un arco sujetado, en este extremo, por mi sonrisa.
Huele bien la mañana recién hecha. Y la brisa es dulce sobre mis hombros. Es hermoso ver cómo es el mundo instantes antes de que sea real, con un trozo de hielo que se derrite con sabor a ron en la boca, mientras oigo que el reloj del vecino da las seis.
Pasa el segundo autobús, y se acaba el disco: otra versión de Someone to watch over me. Un portero guarda los cubos de basura haciéndolos rodar con desgana. La calle se despereza. Pasa un coche. Alguien sube una persiana. Ahora suena una moto. Y yo apuro el baile hasta que suene tu despertador y te despiertes y te olvides de que bailamos esta canción, este amanecer imposible de tan suave.
Estoy llorando, mi amor, y es de ternura. Y, seguramente, de ron. Pero son lágrimas dulces y porque me gusta cómo bailas y siento una mano en mi cintura y la otra sosteniendo la mía mientras giramos al mismo tiempo que la tierra. Al encuentro del día.
Pronto se acabará mi turno de guardia y el día entero se pondrá en pie. Se ha disparado una alarma en la calle y su sonido se superpone a las últimas notas de la canción. Voy a lavarme los dientes y a quitarme las lentillas y la camiseta.
Y a ponerme el alma porque ya llega el día.
Nos cruzamos debajo del arco, tú camino del trabajo y yo de la cama. Buenos días, mi amor.

(Berna Wang, Carta ganadora del I Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor).


avatar
Madison

Cantidad de envíos : 5195
Fecha de inscripción : 17/03/2008

Ver perfil de usuario http://cafedemadison.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Epístolas que encontré y me gustaron

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.